Giuliana Lescano Sinkovec, entre el rap y la poesía

Foto de Belind Quinteros

A Giuliana Lescano Sinkovec la conocemos del rap, de cantar en marchas y en plazas, de unir palabras para derribar violencias y entonar melodías contra el patriarcado. 

En esta oportunidad, la joven oriunda de Santiago del Estero y tucumana por adopción, presenta un poemario publicado por Inflorescencia Editorial, dentro de la colección Glitter.

El poemario se puede adquirir en el perfil de la Editorial, a través de Instagram o Facebook o por mail: [email protected]

Lo que me gusta de la poesía es que a veces no sé de qué escribo y eso me da curiosidad”, cuenta la autora. Hay toda una nueva generación de escritores y escritoras que encontraron en la poesía un refugio, una guarida o un punto de partida desde donde enunciar, describir y contar el mundo que nos rodea. Inflorescencia Editorial, el proyecto de Gabriela Olivé y Mateo Diosque, reúne y publica esos trabajos generando una colección para reivindicar y visibilizar esas nuevas voces LGBT+ y de mujeres.

¿De qué escribis cuando escribis?

Cuando estoy empezando a escribir no siempre tengo en claro que es lo que quiero decir, son ciertos momentos que son muy aleatorios en mi vida en los que me siento de alguna manera o tengo alguna idea que quiero después desarrollar. He trabajado mi escritura en momentos muy distintos de mi vida. Habré escrito de las cosas más ridículas que me han pasado hasta tal vez las que más dolor me han generado.

¿Qué encontras en la escritura?

Me parece una gran herramienta formadora de sensibilidad. De alguna manera siento que me ha permitido estar más abierta al mundo y a sus sucesos, a estar más atenta o a escuchar las cosas que pasan alrededor mío. Es una herramienta de escucha, una predisposición a que también sucedan cosas.

¿Cuál es la distancia entre el rap y la poesía?

me preocupa el poco espacio
que deje entre la cama y el placard
entre el rap y la poesía
entre lo que realmente me duele
y lo que quiero mostrar

Siempre me he sentido muy anónima escribiendo poesía. Quizás no es lo mismo que me ha pasado cuando he empezado a rapear, ha habido como cierta demanda que me ha hecho sentir mucho más expuesta a la mirada de otras personas. Antes cuando yo escribía lo compartía con algunas personas y con mis seres queridos, pero no pensaba tanto esto que tiene que ver con la militancia y el rap.

Creo que son juegos distintos de palabra. Eso implica otras libertades y quizás otras limitaciones a la vez tanto en la poesía como en el rap. Si bien todo parte de un mismo espacio propio, de mi espacio personal, de lo que yo soy internamente, la poesía es algo mucho más íntimo para mí que el rap.

Cantas en plazas feministas, en marchas, tu canciones se repiten en los auriculares de muchxs chicxs que se levantaron contra el patriarcado ¿Es la palabra hecha poesía, hecha rap, tu arma para luchar contra las injusticias del mundo?

Creo que la palabra puede significar muchas otras cosas que van a ir variando según el contexto. Ojalá el arte siempre sea un lugar, una herramienta para sobrevivir en este mundo, pero también para organizarnos y poder luchar contra las cosas que están mal. No quisiera limitarlo a que sea eso solamente, puede ser muchas cosas más.

Lo que me ha pasado con el rap, es que me ha permitido entender la importancia que ocupamos las mujeres y otras identidades en el arte y por qué tenemos que apropiarnos de los espacios públicos. Por eso también lo hago desde otro lugar distinto a lo que hago con la poesía, siento algo mucho más íntimo.

Total
11
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 + diecinueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Violencia policial a la salida de un boliche: "Buscaban coimear a los chicos"

Artículo siguiente
Foto de una pintura feminista donde hay mujeres gritando y levantando el puño

Tramas y Entramados, la muestra de arte que se puede ver en Las Talitas

Artículos Relacionados
Total
11
Share