Alberto Lebbos: “Espero que alguno se quiebre y cuente la verdad de lo que pasó con mi hija”

Alberto Lebbos, padre de la joven asisinada en 2006, declaró en el juicio contra el ex fiscal Carlos Albaca, que enfrenta por encubrimiento agravado e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Alberto Lebbos, padre de Paulina, la estudiante de 23 años asesinada en 2006, aseguró que el ex fiscal Carlos Albaca “se dedicó a perseguir a las víctimas”, al declarar en el juicio contra al funcionario acusado de haber cometido irregularidades durante la instrucción del caso.

Albaca comenzó a ser enjuiciado el martes pasado por la sala III de la Cámara Penal por los delitos de “incumplimiento de deberes de funcionario público y encubrimiento agravado”, en el marco de la causa por el crimen de Paulina Lebbos. Desde fines de abril de 2006 y durante 11 años, estuvo a cargo de la investigación. Su primera medida fue dictar secreto de sumario, que se mantuvo durante siete años.

“Albaca se dedicó a perseguir a las víctimas, en su mente perversa llegó a caracterizar a Paulina como una loquita sexual. Solo le falto decir que la asesinaron porque usaba polleras cortas”, declaró Lebbos, al tomar ayer la palabra frente a los jueces Fernanda Bähler, Wendy Kassar y Raúl Cardozzo.

En una entrevista con La Nota, Lebbos manifestó su enorme tristeza ante las hallazgos en el juicio, por el mal desempeño de los funcionarios judiciales que intervinieron en el caso no para encontrar la verdad de lo sucedido con Paulina, sino para enterrarla. De hecho, el padre de la víctima recordó que confiaba en el fiscal cuando fue designado para investigar la causa, sin embargo “lo primero que hizo fue llamarnos nuevamente a declarar a mi familia y a mí”.

En ese contexto, recordó el testigo, Albaca “se me arrima y me pregunta: ¿por qué usted acusa a los hijos de José Alperovich? (actual senador nacional en uso de licencia y exgobernador de Tucumán). Me atribuía algo que nunca había dicho”.

“Nosotros veíamos que pasaban los años y este hombre (Albaca) mantenía el secretismo, planteaba hipótesis que no investigaba”, continúo Lebbos. “Recién en 2013 ordenó las pericias de los cabellos que se encontraron sobre los restos de Paulina ya que sabían que lo investigaban”, y esto habría coadyuvado a la pérdida de material importante para detectar perfiles genéticos, agregó.

Por último, el testigo aseguró que Albaca formó parte de la “banda delictiva integrada por exjefe de policía Hugo Sánchez, el exsecretario de Seguridad Eduardo Di Lella, el exsubjefe de policía Nicolás Barrera, el exsubjefe de la Regional Norte Rubén Brito”.

Todos ellos fueron funcionarios durante el Gobierno de Alperovich- actualmente senador en uso de licencia acusado de haber abusado sexualmente de su sobrina segunda- y fueron condenados en 2018, a entre 5 y 6 años de prisión por el encubrimiento del asesinato de la estudiante universitaria.

Lebbos tiene la esperanza de poder conocer a quien protegió la Justicia durante todo este tiempo. “Espero que alguno se quiebre y cuente la verdad de lo que pasó con mi hija”, dijo en diálogo con La Nota.

En la misma jornada prestó declaración Bernardo Lobo Bugeau, quien, en 2013 como abogado de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, y por pedido de Lebbos, realizó un informe sobre la actuación de Albaca en la causa hasta ese momento.

En el informe, el abogado sostuvo que el fiscal había cometido “numerosas fallas y entorpecimientos en la investigación”, entre los que describió pruebas técnicas y estudios científicos que no habrían sido practicados, sospechosos que no habrían sido indagados y pistas que habrían sido dejadas de lado.

“Mi conclusión es que no había ninguna razón legal para que el crimen no sea esclarecido”, sostuvo Lobo Bugeau durante la audiencia, en la que consideró: “Entiendo que causas de otro tipo impidieron llegar a la verdad, tal vez la excesiva politización del caso. Mi sensación es que (Albaca) nunca tuvo autoestima investigativa”.

El crimen de Paulina Lebbos ocurrió el 26 de febrero de 2006, cuando la joven salió de un boliche ubicado en la zona conocida como el exAbasto, en la capital tucumana, donde había ido a bailar con su amiga Virginia Mercado.

Según determinaron los pesquisas, alrededor de las 6.30 de ese día, ambas subieron a un remis color bordó: Virginia descendió primero en su domicilio de La Rioja al 400 y Paulina siguió viaje hasta la casa de su novio, aunque nunca llegó.

Por el encubrimiento del crimen de la estudiante, en 2019 fueron condenados a entre 3 y 6 años de prisión cinco hombres, entre ellos cuatro exfuncionarios de Alperovich.

Con información de Télam

Total
2
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + trece =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

#25N Tucumán marcha en el "Día Internacional contra la Violencia de Género"

Artículo siguiente

La UNT aprobó la paridad de género en las listas en el Estamento Estudiantil

Artículos Relacionados
Total
2
Share