Una revolución de mujeres en la Costanera

Fotos de Sebastián Lorenzo Pisarello y Eugenio José VM

Más de 150 mujeres marcharon este martes en el Barrio Costanera Norte, en contra de la violencia machista. Vecinas, madres, compañeras, hermanas, amigas, abuelas, niñas, todas marcharon unidas por una vida libre de violencias. 

La iniciativa surgió de un grupo de mujeres que forman parte del Comité de Crisis de la Costanera. “Nos reunimos y nos encontramos con la intención de pensar juntas y realizar acciones que ayuden a generar más condiciones de seguridad para las mujeres de nuestro barrio. Escucharnos entre nosotras, informarnos, acompañarnos y luchar por el derecho a nuestra integridad”, explicaron desde el espacio.

E5FeMcDWUAINPxZ
Fotos de Sebastián Lorenzo Pisarello y Eugenio José VM

La genealogía de mujeres luchadoras se desparrama por los barrios. Es allí donde ellas sostienen comedores y merenderos que aseguran comida para sus familias y su comunidad. Están al frente de la organización barrial, acompañan a jóvenes en situación de calle y son protagonistas de la lucha cotidiana.

Isabel Pérez tiene 39 años y tiene una hija, es referente en el barrio de la organización Barrios de pie. “Yo manejo un comedor nocturno para personas con adicciones y otro de día que es para la comunidad en general”, cuenta por teléfono.

A pesar de que ya participó de otras marchas con la consigna Ni Una Menos, la del barrio tuvo otro peso, dice. Caminar por las calles que recorren todos los días, levantar carteles para que los lean las vecinas y sepan que no están solas, alzar la voz para que todos escuchen: “Vivas y libres nos queremos”, “Si tocan a una respondemos todas”

“Yo creo que la violencia nos mueve a todas. Muchas veces prefieren callarse, no contarle a nadie. Esta marcha es para que ellas sepan que no están solas. Que estamos para escucharlas, para decirles a qué número pueden llamar, que no se encierren, que no den lugar a que la violencia vaya creciendo día a día“, explica Isabel.

Desde que empezó el año, este grupo de mujeres se reúne cada 15 días donde cuentan sobre situaciones de violencia que viven o vivieron en otro momento de sus vidas. Se escuchan, se ayudan, se acompañan. La violencia naturalizada en los cuerpos femeninos cada vez tiene menos lugar.

E5FeVjkXIAAGtMW
Fotos de Sebastián Lorenzo Pisarello y Eugenio José VM

Marina tiene 24 años y dos hijas. Este año se sumó al grupo. “Es un espacio donde podemos desahogarnos, contar las cosas que nos pasan y escucharnos”. 

“Hoy ya no dependemos de los hombres, dependemos de nosotras mismas, no nos tenemos que quedar viviendo situaciones que no hacen mal. Sabemos que tenemos un grupo que nos escucha y que nos va a ayudar si hace falta”, agrega.

Fernanda López tiene 34 años y fue la primera marcha en la que participó. En los encuentros con otras mujeres, contó por primera vez la violencia que sufría en su casa de niña. “Me crie con violencia, nunca me había animado a contarlo, y después otras se animaron y me sentí orgullosa y acompañada”.

“Desde hace muchas generaciones venimos concordando que es algo habitual. Muchas chicas cuentan sus experiencias de niñez, de cómo era algo inculcado en cada familia. Y esto es algo que se tiene que terminar”, dice Isabel.

“Nuestro barrio es crítico”, cuenta Martina Rodríguez, referente de la organización Costanera en Movimiento y madre de cinco niños. “Vivimos en un barrio muy marginado por el tema de la droga. Hay muchas personas que comercializan. Hay muchas mujeres que son adolescentes y que de chicas se han juntado. O hay chicas que están viviendo con personas que son adictas y llega el fin de semana y son maltratadas”, relata.

“Desde la organización les enseñamos que eso es maltrato y que tienen que empezar a valorarse, a respetarse a ellas mismas para poder salir de la violencia”.

Además, denuncia que el Estado está ausente. “Muchas veces las chicas van a la policía y no les toman las denuncias, no les creen a las mujeres. Viene la misma autoridad, se acerca a la casa, no le dice nada al esposo y el marido después va y le pega y de nuevo con lo mismo. Nosotras vemos y entendemos que el Estado está muy ausente en todo”.

Sobre punto, Fernanda acuerda y dice que muchas veces la propia policía las cuestiona: “Qué habrás hechos vos para que te pegue“. “Queremos que se capaciten compañeras como promotoras y queremos un refugio para todas las chicas”, agrega en reclamo al Gobierno.

209537952 328106405620819 2161301013517383762 n
Fotos de Sebastián Lorenzo Pisarello y Eugenio José VM

Para todas, la marcha fue un éxito. “Estamos orgullosas por el acompañamiento de todas las mujeres que se sumaron y también porque estamos viendo que el trabajo que venimos haciendo en el Comité de Crisis está dando frutos, porque hay mujeres que están saliendo a la calle y se están empezando a valorar a ellas mismas y a independizarse”, afirma Martina.

Aunque en el trayecto, algunos hombres les gritaban que vuelvan a sus casas, en general, para Martina, lo tomaron bien. “Muchos vecinos nos saludaban, mucha gente que nos felicitaba por el trabajo que venimos haciendo”. 

También, otros les gritaban “que las maten a todas”. “Nosotras no contestamos, seguimos al frente, y eso nos da más ganas de salir a luchar, ya no nos vamos a callar“, defiende Fernanda.

“Estaban sorprendidos”, dice Isabel. “Una revolución de mujeres en la Costanera. Nos miraban mientras íbamos caminando. Nosotras nos sentíamos fuertes y pienso que ahora sabiendo que las mujeres estamos organizadas de alguna manera van a poner un alto. Es lo que queremos generar”.

Las expectativas de todas fueron superadas por la participación. “No me lo esperaba. Fue una experiencia muy linda”. 

Muchas mujeres quedaron interesadas en asistir a esos encuentros, en participar de una próxima marcha, en acompañar a otras mujeres. La solidaridad que ya brindaban se transforma en sororidad para acompañarse entre ellas y tejer un futuro libre de violencias para todo el barrio.

Las organizaciones que convocaron a la movilización son Costanera en movimiento, Comedor Monseñor Melitón Chávez, Barrios de pie – Libres del sur, Comedor de noche Costanera, Grupo ganas de vivir,  FOL (Frente de Organizaciones en Lucha), CCC (Corriente Clasista y Combativa), Comedor Pancitas llenas, corazones contentos, Frente social Nueva Independencia. Además acompañaron el Equipo territorial CAPS Costanera Norte, Equipo técnico territorial de la Secretaría de adicciones, Pro.Me.Ba y adhirieron Casa de las Mujeres Norma Nassif y MUMALA.

Total
68
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

A partir de hoy se habilita el turismo entre provincias del Norte

Artículo siguiente

¿Cómo serán los protocolos para los actos por el 9 de Julio?

Artículos Relacionados
Total
68
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico