TAViT se constituye como Asociación Civil y lo festeja invitando a la comunidad de las artes visuales

Con el ánimo de celebrar la constitución de la personería jurídica oficial, lxs integrantes de TAViT (Trabajadorxs de las Artes Visuales de Tucumán) convocan, tanto a las autoridades de instituciones y proyectos de gestión cultural como a lxs trabajadorxs vinculadxs a las artes visuales, al acto de presentación y brindis que tendrá lugar en Santos Discépolo la semana próxima. “Este logro nos facilitará herramientas legales y el acceso a ciertos recursos que activen, colectivamente, un escenario que empiece a dar respuestas a la precariedad laboral que históricamente arrastra el sector, pero que se agudizó con la pandemia”, señala Sol Rodríguez Díaz, presidenta de la Comisión Directiva.

A casi dos años de la emergencia sanitaria desatada por la pandemia del COVID-19, desde el colectivo de Trabajadorxs de las Artes Visuales de Tucumán (TAViT) festejan la constitución oficial de una Asociación Civil, invitando a la comunidad artística al acto de celebración y brindis que se realizará en Santos Discépolo (calle La Rioja 219, San
Miguel de Tucumán) el día jueves 9 de diciembre, a las 17.00 h. A su vez, también oficializan la apertura de una sede ubicada en el barrio Villa 9 de Julio, cuyo objetivo apela, por un lado, a la activación de un lugar de encuentro y de trabajo para lxs asociadxs y, por otro, al despliegue de diversas actividades vinculadas, por ejemplo, a la formación y capacitación profesional.

Al respecto, desde la Asociación remarcan que el acto de presentación simboliza el inicio de una etapa de gestión que pretende desarrollar estrategias, articulaciones y acciones en pos de beneficiar a lxs trabajadorxs y agentes que activan las diversas incumbencias y circuitos del sector artístico ligado a las artes visuales. Por esta razón invitan no sólo a la participación activa y comprometida de todxs las personas que se sientan identificadas como trabajadorxs de dicho ámbito de intervención, sino también, por un lado, a las autoridades de las instituciones que nuclean parte del desarrollo cultural de la provincia, como el Ente Cultural y los museos coordinados por el mismo; las dependencias vinculadas de la Universidad Nacional de Tucumán, como el MUNT, el Centro Cultural Virla, la Facultad de Artes y la Escuela de Bellas Artes; la Universidad San Pablo T; la Municipalidad de San Miguel de Tucumán y su respectiva Secretaría de Cultura y, entre otros, el Centro Cultural Alberto Rouges de la Fundación Miguel Lillo.

Por otro lado, también convocan a lxs trabajadorxs y gestores de espacios culturales y proyectos autogestionados, como, por ejemplo, Tamañoficio, La Veleta, Charó, Fulana y, entre otros, Galpón 20.99. A su vez, también apelan a la participación de las autoridades y trabajadorxs de diversos agentes nacionales, como del Museo Nacional
de la Independencia y del Fondo Nacional de las Artes. También se hace extensiva la noticia e invitación a las organizaciones locales y nacionales afines al sector, como La Lola Mora Trabajadorxs de las Artes de Tucumán, Nosotras Proponemos, Artistas Visuales Autoconvocades Argentina y, entre otros, la Organización de Artistas de
Córdoba. Finalmente, se convoca a los medios de comunicación de la provincia, como La Nota, La Palta, El Tucumano y, entre otros, La Gaceta.

El fondo como punto de inflexión y un cambio de conciencia Ciertamente, el fenómeno pandémico no sólo agudizó una profunda crisis en el sector, incluso a escala internacional, sino que también marcó el punto de partida para que un importante grupo de trabajadorxs activaran reuniones y reflexiones en medio del parate masivo que significó la cuarentena. En efecto, desde el mes de abril de 2020, la histórica y latente necesidad de organización devino en urgencia a lo largo y ancho del país, cuya principal consecuencia culminó en la construcción de redes de contacto entre comunidades, provincias y regiones, a partir de los recursos de comunicación habilitados por la tecnología digital actual e internet.

Al respecto, según la escritora y especialista en estudio crítico de la cultura contemporánea Remedios Zafra, el escenario de precariedad laboral es un hecho para el sector cultural en general, cuyo entusiasmo, vocación y profesionalismo son instrumentalizados por un sistema que favorece la ansiedad y el conflicto de la agenda neoliberal y el mundo en red; la burocratización de la vida de lxs trabajadorxs culturales corre el riesgo de neutralizarlxs, cansándolxs de antemano para aliarse y reivindicar sus derechos como trabajadorxs.

WhatsApp Image 2020 06 02 at 09.18.56

En esta línea, desde la Asociación destacan la necesidad fundamental de generar un cambio de conciencia social, hacia una que comprenda el valor que tienen las producciones artísticas y culturales, puesto que, lamentablemente, parece necesario aún dar cuentas alrededor de la importancia que significa la inserción social de diversos y disímiles discursos artísticos, además de señalar que también se traducen en una fuerza de trabajo que, como la mayoría de los trabajos, no acusa el reconocimiento oneroso merecido. Al respecto, Zafra indica también que históricamente hablar de dinero
cuando unx produce arte era de “mal gusto”; “La precariedad es una de las formas más habituales que adquiere la desigualdad en el capitalismo y es importante porque caracteriza los modos predominantes de trabajo en un mundo conectado”, señala Zafra en el ensayo El entusiasmo. Además, “cuando el sistema cultural se sostiene en la precariedad y en la competitividad, los vínculos entre iguales corren el riesgo de fracturarse”.

En efecto, este exacerbado (pero histórico) estado de precarización laboral en que se encuentran lxs artistas y trabajadorxs del circuito de las artes no descansa, y, como contracara, la función social de sus producciones resulta de vital importancia para las sociedades en las que se insertan; lxs artistxs, curadorxs, críticxs, investigadorxs, docentes, gestorxs culturales, museos, galerías, espacios autogestionados de exhibición, y todos los agentes que articulan y propician diferentes mecanismos de circulación alrededor del arte, activan y ponen de manifiesto un colectivo estético
compuesto de múltiples intereses, puntos de vista y posicionamientos políticos, constituyendo uno de los tantos lenguajes que funcionan como una caja de resonancia de sus propias comunidades y sociedades.

Constituirse como trabajadorxs con derechos Efectivamente, como describe Zafra, TAViT (Trabajadorxs de las Artes Visuales de Tucumán) surgió no sólo a partir de un escenario laboral complejo y hostil, sino también de una necesidad puesta en contexto para reflexionar sobre los derechos de lxs trabajadorxs de las artes visuales de la escena tucumana; luego de decenas de reuniones virtuales por Meet, intercambios y discusiones -y con una participación de más de cien asociadxs– desde el colectivo trabajaron por casi dos años para concretar los trámites pertinentes que habiliten la constitución de la personería jurídica como Asociación Civil, cuyos objetivos apelan a la creación, transformación y, entre otros, representación de diversas actividades y medidas que defiendan los intereses de lxs trabajadorxs de las artes visuales, mediante la promoción de condiciones laborales adecuadas y la garantía de sus derechos como trabajadorxs y profesionales. “Desde el comienzo nos encontramos proyectando la creación de un organismo que nos convoque y nuclee para afrontar, mediante acciones conjuntas, las problemáticas comunes e históricas que arrastra el sector”, señala la Lic. Sol Rodríguez Díaz, presidenta de la Asociación.

Por otro lado, desde la Asociación consideran de suma importancia el fomento y la creación de un marco normativo y/o regulatorio para sus actividades, razones por las que articulan con diversas organizaciones nacionales que vienen impulsando diferentes proyectos de ley. A su vez, la actual gestión se propone contribuir con el logro de beneficios sociales (tales como obra social, previsión social y vivienda) para sus asociadxs, mediante la articulación de acciones con organismos gubernamentales y no gubernamentales. En efecto, lxs asociadxs señalaron enfáticamente que la presencia y la articulación con estas autoridades, especialmente del Ente Cultural, resulta fundamental para atender, escuchar y dar respuestas reales a las necesidades del sector, activando propuestas y recursos que se correspondan a sus demandas y propicien la gestión de trabajo genuino, puesto que, ciertamente, las propuestas actuales de la institución vienen desatendiendo por completo las voces de lxs trabajadorxs y de las personas que llevan años estudiando y formándose en torno a los lenguajes visuales y su respectiva puesta en circulación.

“Entre nuestros objetivos también se encuentran los de generar condiciones más favorables para el desarrollo de la actividad artística en la provincia y lograr que TAViT se posicione como un organismo de referencia, de asesoramiento para artistas y de regulación para las instituciones, sobre todo a la hora de celebrar concursos y propiciar contratos laborales”, agrega Rodríguez Díaz. Por su parte, la Lic. Rocío Valdivieso, Secretaria General de la organización, indica que “es de vital importancia para la gestión estimular el interés público y privado en relación a la producción, difusión y distribución de las artes visuales que facilite tanto la circulación como el consumo de arte local.

Además, también queremos articular con diferentes puntos y localidades de la provincia, tales como Tafí del Valle, Monteros y Concepción, con el ánimo de establecer redes, cruces y dinamizar el circuito por fuera de San Miguel de Tucumán”, reflexiona. A su vez, lxs asociadxs destacan su predisposición y voluntad para integrar mesas de trabajo o cualquier instancia que pudiera existir en un futuro próximo con instituciones afines; “necesitamos cambios estructurales para reivindicar la situación del sector. Un ejemplo de ello sería que el Poder Ejecutivo activara la destinación de un presupuesto más notable para Cultura y que éste sea distribuido de forma equitativa entre las
diferentes áreas y provincias. También resulta inadmisible comprender que no existe aún una Comisión de Cultura en la Legislatura, por ello, queremos trabajar en todas estas direcciones y que lxs funcionarixs públicxs se involucren y tomen medidas al respecto”, concluye Valdivieso.

Camino recorrido

Además de la gestión burocrática de la personería jurídica, TAViT se constituye como una organización con perspectiva/enfoque de género y cuenta con una Comisión de Género y Diversidad, la cual atiende varias de las diversas aristas que atañen las incumbencias de género en su ámbito de intervención. Al respecto, cuenta con un
protocolo de acción en caso de detectarse situaciones negativas que lo requieran.

A su vez, entre las actividades que se realizaron hasta la fecha se encuentran una bolsa de trabajo, un censo interno y un relevamiento de datos e información sobre el campo de las artes visuales de Tucumán. También se activó una reformulación de la ordenanza 3671/05 de San Miguel de Tucumán, correspondiente a Obras de arte en edificios, y
una participación notable dentro del grupo de trabajadorxs de la cultura que viene impulsando la Ley de Emergencia Cultural para la provincia de Tucumán. “Además de participar del brindis y del acto de inauguración de la figura jurídica, invitamos a la comunidad artística a sumarse y comprometerse para lograr colectivamente un marco
laboral más digno y que nos beneficie a todxs”, finalizó Sol Rodríguez Díaz.

Total
28
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos Relacionados
Durante las próximas semanas estaremos actualizando y renovando el diseño y la usabilidad de nuestra página. Esperamos sepan disculpar las molestias ocasionadas. Por cualquier consulta o sugerencia podes escribir a redaccionlanota@gmail.com