Ser abuelo no es destino

Durante la cuarentena pudimos ver cómo un grupo que suele ser  ignorado comenzó a recibir la atención de la sociedad.  Luego de años de hacer filas interminables para cobrar el dinero de su jubilación, ese calvario rutinario se convirtió por primera vez  en noticia nacional.

Aparecieron también coloridos relatos de abuelas. En Uruguay una señora cercó la vereda de su casa para poder tomar mate. En Buenos Aires, otra  de 83 años se cruzó al parque frente a su edificio  con una reposera a tomar sol. Esta semana, en un geriátrico de Belgrano, diecinueve personas dieron positivo en el test de coronavirus.

La culpa, la ternura y los distintos posicionamientos sobre el lugar que “los abuelos” ocupan en las familias tomaron por asalto la TV. y la radio.

Las personas mayores están siendo observadas y ya no tan solo para hablar de la jubilación, sino también para afianzar un estereotipo fuertemente arraigado. Ser una persona mayor no parece ser posible de pensarse sin la figura de abuelo/a, sin infantilizar todas sus prácticas y verles como seres inferiores, como objetos de cuidado  sin capacidad de decisión.

WhatsApp Image 2020 04 25 at 18.02.11

Ser abuelo representa el destino  impuesto por una sociedad heteronormada, que sigue repitiendo incansablemente el mantra de la reproducción. Todas las personas tenemos que nacer, crecer, reproducirnos-ser productivos en general- , luego ser abuelos y morir. La vejez es  un estadio que, gracias al avance en las condiciones de vida y de la ciencia,  se hace cada vez más largo y necesita  con urgencia ser repensado en su totalidad.

No se trata solamente del reclamo justo de los derechos económicos y sociales, sino de poder garantizar los derechos humanos básicos. De poder cambiar nuestra mirada sobre la vejez, para que deje de ser  sinónimo de incapacidad. 

Existe desde  hace pocos años una Convención Interamericana de los derechos de las Personas Mayores, a la cual Argentina adhirió en 2017. Allí se retoman los avances en derechos humanos de la niñez, adolescencia, de las mujeres y la  comunidad LGBT. 

La vejez es entendida como una construcción social sobre el último estadio de la vida, aunque nos empeñamos en pensar este momento como un punto de llegada en el que las personas deben ser buenas, cariñosas y sumisas. 

placa

Ser viejo también es un disvalor para la sociedad de consumo-producción que aún ordena  jerárquicamente a la ciudadanía, colocando al varón blanco joven y heterosexual en la cima de todas las potestades. La romantización de las  abuelas cocinando hasta el último día de su vida y los relatos de abuelos jugando a la bocha están lejos de representar la realidad de los adultos mayores, más bien sirven para esconder las vulneración de derechos.

La familia es el lugar a donde se arroja la responsabilidad de ese adulto que ya no es productivo, en términos capacitistas en los que actualmente leemos a las personas. Son los descendientes quienes tienen la obligación de “hacerse cargo” de aquellas personas que se ven como una carga. Afectivamente se nos explica que así como ellos nos cuidaron de niños/as, nosotros tenemos que cuidarlos de grandes. El círculo de la vida.

El negocio de los geriátricos y las múltiples violaciones de derechos se muestra como realidad. Siempre acorde a lo que esa familia pueda pagar. O de otro modo, recae en las tareas de cuidado de las mujeres de cada familia la responsabilidad de los adultos mayores.

WhatsApp Image 2020 04 26 at 19.00.09

 Decir abuelo a cualquier adulto mayor que vemos  no es respetuoso ni cariñoso sino que  da cuenta de nuestra visión compartida y estigmatizante de la vejez.  Una persona es tipificada a simple vista  solo por la edad que tiene y se anula su subjetividad,  se la coloca en ese universo de representaciones que nos gusta tener sobre “los abuelos”.

Quienes transitamos otras construcciones familiares, quienes no entendemos los roles de  paternar y maternar  como destino divino elegimos también no ser abuelos de nadie.  Y nuestros modos de vida no se diluyen con el tiempo, a pesar de que, por ejemplo,  en el presente muchos adultos mayores gays y lesbianas  viven en una suerte de segundo closet en la vejez. Porque la mirada estereotipada viene de la mano de la invisibilizacion de todo lo que no es la familia tradicional heterosexual.  

Sentir ternura  por “los abuelos”, pero no garantizar condiciones de vida digna ni respetar la autonomía es otro síntoma de nuestra época. A la vuelta de esta hipersensibilidad sobre la vejez están los derechos que aún faltan y la necesidad de pensar otro entramado social, político y económico para nuestro último estadío de vida.La pandemia nos muestra, como  en un juego de espejos, las necesidades, los grupos vulnerados y sobre todo nuestra hipocresía. 

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro + 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Internos del penal de Villa Devoto reclaman excarcelaciones ante la pandemia del coronavirus

Artículo siguiente

Piden medidas de alivio para medios cooperativos, recuperados y comunitarios

Artículos Relacionados
Total
0
Share
Absolvieron al imputado por el transfemicidio de Cynthia Moreira