La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

CineDestacada

RESEÑA| “Bazán Frías. Elogio del Crimen”

Hoy a las 20hs se repone el docu ficción de Lucas García Melo, que reflexiona sobre el delito como refugio de la voluntad popular, retomando la historia de un bandido de fines de siglo XIX y un mito justiciero en tierra de injusticias. Una reseña de la docente Bárbara Tarcic.

Esta noche, a las 20hs. reponen en el cine Espacio INCAA (Orestes Caviglia) “Bazán Frías. Elogio del Crimen”, escrita y dirigida por Lucas García Melo, recientemente premiada en la Competencia Nacional del Festival Tucumán Cine.

La película dura 65 minutos y narra cuatro tiempos:

1) La documentación del proceso creativo de un equipo de realizadores audiovisuales, actores y maestros de teatro (brillantes, conmovedores Silvia Quirico y César Romero) quienes tienen como objetivo contar la historia de Bazán Frías, el Santo de los Bandidos, preparando a un grupo de reclusos de Villa Urquiza que serán los encargados de interpretarla.

2) La historia de Bazán Frías recreada entre muros, con un diseño de arte maravilloso, a cargo de Carolina Gramajo.

3) La reflexión del autor, en la voz de la actriz que protagoniza a la mujer de Bazán Frías, valiente y talentosa Alejandra Monteros.

4) Pequeñas ráfagas sobre el tiempo de los que vivimos “libres”, fuera de la cárcel.

Entretener: mantener atrapado al espectador. La película no deja de entretener ni un minuto. El tiempo documental, lejos de mostrar un zoológico humano, es sumamente sensible a ese grupo de hombres encerrados, quienes son retratados con el respeto que merece todo ser.

El tiempo de la historia, filmado intramuros, es una puesta en escena que tiene la lucidez de quienes logran ser elevados por el arte al punto de ser libres para viajar adonde se quiera viajar.

El tiempo de la reflexión del autor, una protesta a la injusticia de la desigualdad social que deja entrever que quienes estamos presos, en realidad, somos los que no estamos encerrados y sin embargo corremos presos tras quién sabe qué felicidad.

Y el tiempo del afuera. La cámara sobrevuela autos 0km, ciudad, consumo, countrys con piletas enormes mientras se oyen las frases de los medios de comunicación y la “gente de bien”. No quiero replicar esas frases. Son horribles e injustas.

Hago un paréntesis a la película: Luquin, (así pidió Lucas que le llamáramos el primer día de clases en la Escuela de Cine, Video y TV de la Universidad Nacional de Tucumán) eligió seguir otra orientación en la carrera, sin embargo cursó la de guión en nuestra cátedra de manera extra oficial. En un trabajo práctico en el que debían crear ocho capítulos para una miniserie, él eligió escribir un unitario en el que cada capítulo contaba la historia de un “bandido” de nuestra provincia y el NOA. Uno de los capítulos era dedicado a Andrés Bazán Frías. Puedo contar, con total orgullo, que la semillita de su curiosidad, chispa de todo proyecto, fue sembrada en la Escuela de Cine.

Y hago este paréntesis en estos tiempos, en los que la Universidad Pública, como todo lo público, es vapuleado, vaciado, ultrajado. ¿Qué tiene que ver todo esto? El camino a la igualdad es más y mejor educación. Al final todo está unido con todo.

Cuando vi Bazán Frías, me fui del cine sin saludar con un nudo en la garganta, mezcla de dolor por la realidad que golpea, y dolor por saber que varios de los hombres presos murieron allí adentro en condiciones deplorables. También nudo en la garganta de orgullo enorme, por saber que el cine verdaderamente tucumano vive, crece, está en movimiento, moviliza y que formar a estos chicos – hoy artistas audiovisuales- es una tarea de las más dignificantes entre tantas que me toca atravesar.

Una vez filmé una entrevista a Dolina, él nos dio una definición de artista: es aquel que se detiene donde otros pasan de largo.

Salud entonces, por Luquin que ha sabido detenerse ahí… Y gracias, en lo personal, por movilizarme.

El equipo de “Bazán Frías. Elogio del crimen” es íntegra y verdaderamente tucumano, la mayoría formado en la EUCVYTV. Salvo el montajista, Juan Mascaró quien es, además, docente de la escuela de cine.

Sebastián Ernesto Suarez (dirección de foto)
Duilio Gatti Virginia Augur (Producción)
Lucas García Melo (Guión y dirección)
Música de Savonet Surfers



Autor/a
Realizadora Audiovisual – Docente en la Escuela Universitaria Cine, Video y Televisión de la Universidad Nacional de Tucumán.
Chateá Con La Nota