La Nota

El Medio para tus ideas

DestacadaTucumán

Las infancias trans y los avances en el reconocimiento de derechos

Los casos de niñas y niños transgénero que lograron el cambio registral y obtener un DNI conforme a su autopercepción, se multiplicaron durante el año 2018, como así también las consultas en los consultorios de endocrinología que funcionan en la provincia. Desde La Nota, conversamos con Claudina Rukone, referente de LOTO, y con Fabiana Reina, médica referente en Diversidad de Género de la provincia.

El 2018 fue un año donde las infancias trans cobraron gran visibilidad. Los casos de niñas y niños transgénero que lograron el cambio registral y obtener un DNI conforme a su autopercepción se multiplicaron, y esta semana, en Tucumán, una adolescente de 15 años recibirá su DNI, luego de dos años de lucha.

Desde La Nota, conversamos con Claudina Rukone, integrante de LOTO (Libertad y Orgullo Trans Organizadas), la primera organización de mujeres trans de Tucumán, y con la doctora Fabiana Reina, ginecóloga infanto-juvenil especialista en endocrinología, y médica referente en Diversidad de Género de la provincia.

LOTO Surgió en a fines del 2017, a raíz del transfemicidio de Ayelén Gómez. “El año pasado nos encontramos que, una vez más, teníamos que marcar una rayita de una compañera caída y nos vimos obligadas a empezar a organizarnos, a juntarnos, acompañarnos. Hasta ese momento siempre fuimos cola de otras organizaciones. Nunca fuimos protagonistas de nuestra propia lucha”, comentó la referente.

A raíz que surgió el proyecto de Loto, se encontraron con un panorama desolador: todas las chicas que conocían estaban pasando por alguna situación de violencia, naturalizando esos hechos como parte de la vida cotidiana. La violencia institucional, la violencia médica, la violencia policial, la exclusión social.

Ante este panorama, con más fuerza, se empezaron a juntar para acompañar a otras mujeres que estaban en situaciones de vulnerabilidad, y para poner en común experiencias de vida y diseñar estrategias para modificar su realidad.

Cupo Laboral Trans, una demanda sin respuestas

Entre las banderas que se levantaron, la de Cupo Laboral Trans fue la demanda que venía a saldar una de las deudas del estado y de la sociedad con el colectivo: la de un trabajo digno.

Hasta el día de hoy siguen sin respuestas. Un proyecto presentado en agosto del año pasado fue rechazado y cajoneado por la legislatura de Tucumán. Mientras tanto, las mujeres trans siguen en las calles, donde el único destino que encuentran es la prostitución. “De las que conformamos Loto, muchas de las chicas migraron, y siguen viviendo del trabajo sexual. Nos encantaría decir que siguen militando, pero se están prostituyendo para sobrevivir, y poder armarse una vida, para proyectar un futuro”, contó Claudina.

“Por el trabajo sexual se nos estigmatiza. La sociedad no se da cuenta que es lo único que nos da de comer, porque vivimos en estado de indigencia. Formamos parte del gremio PPC: puta, peluquera, costurera. Es todo lo que la sociedad nos permite ser. No podemos acceder a otros espacios y las compañeras no están llegando a centro por miedo a la discriminación, al maltrato, al acoso”, lamentó la referente.

Durante el 2018, 79 mujeres trans murieron, según un relevamiento que lleva adelante la monja Mónica Astorga, que vive en Neuquén. 13 fueron asesinadas, dos de las cuales son de Tucumán: Cynthia Moreira y Lourdes Reinoso.

Ley de identidad de género – La realidad en Tucumán

“Las leyes van más rápido que la sociedad”, analiza Claudina, respecto a la Ley de Identidad de Género, sancionada en 2012. “Ninguna compañera puede proyectar a futuro que va a hacer, porque no saben si van a estar vivas, o si el cuerpo les va a reaccionar a la silicona industrial y nos vamos a ver imposibilitadas de salir a la calle a trabajar. Obra social, olvídate, la salud pública, olvídate, porque son los espacios de los que fuimos expulsadas y maltratadas. Es muy difícil para el colectivo integrarse”.

Pero el sistema de Salud comienza a tener sus excepciones. En marzo de 2017, a través del Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva, Fabiana Reina, médica ginecóloga infanto-juvenil especialista en endocrinología, fue nombrada referente del área Diversidad de Género en Tucumán.

En casi dos años, de 8 pacientes pasaron a atender a 219, bajo tratamiento y control. Un 70% de este número se atiende en el Sistema público de Salud, y actualmente los servicios de endocrinología que atienden a personas del colectivo de la diversidad se pueden encontrar en El Centro de Salud, en el Hospital de Concepción, en la Maternidad, en Monteros y en el Hospital Avellaneda, que fue el precursor.

Fabiana además se especializa en ginecología infanto-juvenil, donde actualmente atiende a 25 jóvenes, niños y niñas menores de 16 años, que según el código civil deben tener autorización de los padres o madres para el acceso a la medicación.

Como docente de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán, Fabiana logró incorporar un seminario de Diversidad dentro del Programa de Ginecología y Obstetricia. Cada 10 semanas, alrededor de 35 estudiantes, abordan las problemáticas vinculadas a la salud del colectivo LGBT, que, hasta ese momento, nunca fue abordado en la currícula de la carrera. “Abordamos la realidad de lo que son las identidades transgénero, empiezan a conocer la ley, que es lo que se hace en Tucumán, quienes son los médicos referentes y se les abre un panorama bastante importante”, comentó al respecto.

“Hay una necesidad de saber de qué se trata”, agregó, y contó que entre el 2017 y el 2018, las invitaciones a participar de congresos y charlas se multiplicaron. En el Congreso Nacional de Sociedades Científicas de Estudiantes de Medicina, que se realizó en Tucumán, el anfiteatro donde dio la conferencia titulada “Introducción a la Diversidad de Género”, estallaba. “Había más de 500 personas ahí. Todo esto habla de la necesidad de querer saber. Poder mostrarlo desde lo científico, desde lo médico, desde lo social, y que se lo encare de una manera integral, saber que son personas como cualquier otra y que necesitan estar integradas en la sociedad”, expresó.

En febrero de este año se conformó el grupo Trans formando Familias – Tucumán, con el objetivo de agrupar a los padres y madres de estos niños y niñas, jóvenes y adolescentes, que van desde los 9 hasta los 21 años. El espacio funciona de apoyo y contención, brinda orientación, acompañamiento, información y asesoramiento en todo el proceso que se presenta una vez que aparece la identidad trans en la familia.

En este primer año que funciona el grupo, fueron aumentando las consultas y los acercamientos. La coordinación del grupo está conformada por una mamá y un papá de un chico trans, dos mujeres trans y un varón trans adulto, Fabiana Reina, como médica, y un psicólogo. Además, hay 15 familias que participan de las reuniones mensuales, más otras que van rotando y muchas que se van sumando.

“En general hay todo un movimiento social desde el momento en que la gente se hace un signo de interrogación y en principio escucha un poco o intenta asesorarse”, explicó la doctora. “Me han tocado tres colegas que tiene un familiar directo y a partir de allí se buscaron informar y cambiaron su opinión”.

Hoy, niños y niñas trans están siendo contenides por sus familias, y luchando por sus derechos.

Hace poco tiempo Claudina viajó a Salta y conoció con Tiziana, la primera niña trans del norte que logró cambiar su identidad de género con 10 años. Ella manifestaba desde pequeña su identidad trans y fue su madre la que se hizo cargo porque notaba que su hija la estaba pasando mal.

“La identidad de género de una persona se define entre los 4 y los 7 años. La definición de una identidad de género transgénero, esto de entender que no soy lo que mis genitales me dicen, aparece a temprana edad. Por eso es que hablamos de infancias transgénero”, explicó la doctora Reina. “Incluso algunos mucho antes, como en el caso de Luana, la niña del libro Yo Nena, Yo Princesa, que a los tres año dijo: yo soy una princesa“, ejemplificó. 

“Yo necesitaba conocerla a Tiziana. Pude vivenciar lo que a muchas nos hubiera gustado vivir y es crecer siendo niñas felices. Yo vi eso en Tiziana, vi una niña feliz. Acompañada por su mamá, que la peinó, que le armó un postizo porque ella quería tener el pelo largo, y ponerse la cinta del colegio. Ver eso me llenó el corazón de alegría, pero sin embargo saber que toda esa alegría sigue bombardeada por la ignorancia, por la poca gana de la sociedad de conocer, de entender, es durísimo”, lamentó Claudina. Graciela, madre de Tiziana, sigue recibiendo escraches por las redes sociales, y hostigamiento por parte de los sectores conservadores de la sociedad.

La mayoría de las mujeres trans que hoy son adultas no tuvieron la posibilidad de una infancia trans feliz. Ese momento clave en el desarrollo de cualquier persona, también es un derecho del cual fueron despojadas. Fueron expulsadas de sus hogares, y es el momento donde comienza el calvario del estigma social.

“A todas nos tocó abrir los ojos, cuando una quiere ser niña, jugar y disfrutar de ese momento donde a una no le pesa ninguna responsabilidad de adulta. En esa instancia es donde a todas nos hacen madurar de golpe, a todas nos quitaron ese poder disfrutar de nuestras infancias”, reflexionó.

La gente tiene la idea de que nacemos a los 18 años paradas en una esquina trabajando de putas”, dice Luisa Paz, una referente trans de Santiago del Estero, a la que Claudina cita para graficar el ideario que hoy existe en la sociedad sobre las mujeres trans. “Nosotras también tenemos una infancia, tenemos un despertar a nuestras identidades, tenemos un sentir, eso es algo que la gente ignora. Por suerte, estas mamás que están apareciendo y peleando por los derechos de sus hijas, están pudiendo poner sobre la mesa que hay una primera infancia donde manifestamos nuestros deseos”.

Claudina también contó que, en Tucumán, esta semana una adolescente trans recibirá su DNI, que lo viene peleando hace dos años. Gracias a su hermano, que es parte del colectivo LGBT y que pudo acompañar su deseo, hoy, con 15 años recibirá su nuevo documento, con su identidad autopercibida.

Las nuevas generaciones ya nacieron con los derechos bajo el brazo. “Le diría que peleen para hacerlos valer. Lo bueno de haberme encontrado con esta niña que esta por recibir su nuevo DNI, que tiene todos los temores de ese aparecer socialmente como una, lo hace desde otra posición. Hay una familia y amigos apoyando, hay adultos ayudando a que estos caminos no sean tan duros como los que nos tocó transitar a nosotras”.

El desafío de las nuevas generaciones es luchar por la aplicación de las leyes que hoy existen. “Siendo ellas, es la única forma que van a cambiar la sociedad”, cerró Claudina.

¿Dónde consultar?

Si necesitas información te podes comunicar por facebook con el grupo Transformando Familia.

También se puede consultar en los siguientes centros de atención gratuita:

1. HOSPITAL AVELLANEDA. CÁTEDRA DE GINECOLOGÍA : DRA FABIANA REINA 
2. HOSPITAL MATERNIDAD NUESTRA SRA. DE LAS MERCEDES: DRA VERÓNICA PAPALARDO – DRA ANDREA AGUILAR 
3. HOSPITAL CENTRO DE SALUD. SERVICIO DE ENDOCRINOLOGIA: DRA PATRICIA GONZALEZ FRAILE – DRA EUGENIA VALDEZ – DRA NORMA DIAZ. 
4. HOSPITAL DE CONCEPCIÓN: DRA CECILIA MORENO – DRA. PAOLA SANNA 
5. HOSPITAL DE MONETEROS: DRA SONIA PATTON – DRA BRUNA PEREZ

Chateá Con La Nota