Actualidad

Día Internacional del Cáncer de Ovario

El 8 de mayo se conmemoró el Día Internacional del Cáncer de Ovario. La médica especialista en tocoginecología, Luz Araujo, explicó detalles sobre este tipo de cáncer, el cual dispone de una mayor tasa de mortalidad que el cáncer de mama. La clave: controles ginecológicos en tiempo y forma.

De acuerdo a distintos datos estadísticos internacionales, el cáncer de ovario se trataría de una enfermedad que no es atravesada por la baja calidad de vida, debido a que la cantidad de casos es proporcional en cada continente. “Se trata de la primera causa de muerte por enfermedades ginecológicas y se debe al diagnóstico tardío y no a la frecuencia de la enfermedad en sí misma” Explicó la médica tocoginecóloga Luz Araujo, agregando que “los síntomas son muy dispersos y no llevan a los estudios indicados de manera inmediata. Dentro de los cánceres de mujeres, en Estados Unidos, se trata de la séptima causa de muerte y en Argentina los datos son similares”.

Factores de riesgo

Entre las personas con útero, el 1,8% de la población general, está propensa a esta enfermedad. El grupo de mayor riesgo lo integran las personas que tienen entre 50 a 75 años y aquellas con predisposición genética (pariente directo hasta dos generaciones previas). “Desde luego existen excepciones de casos que exceden al grupo de riesgo”, indicó Araujo.

Detección temprana

“Actualmente se dispone de dos métodos de diagnóstico. Uno, de carácter imaginológico, es la ecografía, que puede derivar luego a una tomografía. Si los resultados aparejan algún signo de sospecha se procede a solicitar el segundo método diagnóstico que es un análisis de sangre para evaluar los marcadores tumorales. Lamentablemente, si nos remitimos a distintas bibliografías, no encontraremos un consenso que aconseje que las personas con riesgo debieran, o no, someterse al screening (prueba de control). Esto va de la mano del costo-beneficio del mismo, porque para que una prueba se considere válida como screening, se necesitan datos estadísticos de un 10% mínimo de un valor predictivo positivo. Se continúa aún la búsqueda de un método ideal”, explicó.

Síntomas

-Dolor pélvico y/o abdominal
-Distención abdominal,
-Puede acompañarse de pérdida de peso, saciedad precoz.

“Como todo cáncer, siempre que sea diagnosticado a tiempo, tiene una mejor sobrevida. A los 5 años el 90% de un estadío I sobrevive, pero este número va cayendo al 15% a los 5 años en un estadío tipo III. El principal problema de este cáncer es la precariedad en métodos para una detección precoz para hacer luego un tratamiento oportuno”, agregó la especialista.

Control ginecológico y posibles medidas preventivas

“A las mujeres con antecedentes familiares se les recomienda más revisiones sistemáticas, recordando que el control ginecológico es anual e incluye una ecografía ginecológica. El uso de anticonceptivos orales, los embarazos, la lactancia y la supresión de la ovulación, reducen las posibilidades de desarrollar la enfermedad, debido a que el estigma que queda en el ovario luego de ovular, se considera la génesis de esta enfermedad y si se interrumpe la ovulación, disminuye el riesgo aunque no lo garantiza”, finalizó Luz Araujo para La Nota.