Campamento Torta: politizando las identidades lésbicas como fuga del patriarcado

Foto de Fernanda Rotondo

En el marco del Día de la Visibilidad Lésbica, compartimos una crónica de lo que fue el Tortazo, primer encuentro de identidades lésbicas que se realizó en Córdoba el 26 y 27 de febrero.

La fantasía de la isla de Lesbos se volvió realidad por dos días en Villa La Bolsa, Córdoba. Casi 300 identidades lésbicas viajaron de diferentes puntos del país para darse encuentro. Tortas organizadas, deseos politizados, cuerpos contra la heterocisnorma, amontonados, apilados, transpirados, mojados, gozados. 

Córdoba, ese territorio en el corazón del país, fue elegido como escenario de este encuentro por que también fue el lugar donde Pepa Gaitán fue fusilada por lesbiana y chonga el 7 de marzo 2010. “Hay una bala que todavía nos duele, que nos rozó a cada identidad lésbique que grita por una justicia que nunca terminó a ser”, dijeron en la apertura. 

MG 0458
Foto de Fernanda Rotondo

También nos acompañó Higui, un símbolo de lucha. “Nos movilizas a la acción. No queremos nunca más una compa presa por defenderse y no queremos nunca más una sola agresión sin respuesta”, leyeron al micrófono. El 15 de marzo comienza el juicio donde la acusan por defenderse de una violación y exigimos su absolución.

Este encuentro fue soñado, deseado y amasado desde el 2019. La pandemia llevó a cancelarlo, y finalmente se concretó en este verano. “Reconocemos la singularidad de nuestras poéticas y la importancia de darle el lugar en el que suceden. Juntes, los horizontes de transformación se reconfiguran, se vuelven más posibles, porque estamos convencides de la posibilidad de otras formas de llevar nuestras vidas, más plenas y con muches lesbianes más libres y orgulloses de serlo”. 

Se logró un espacio cuidado no solamente de quienes nos violentan del otro lado de la vereda, sino también de quienes habitan el feminismo disfrazadas de aliadas pero con discursos lesboodiantes y trans excluyentes. La elección de hablar de “identidades lésbicas” y no solamente de lesbianas, permitió la riqueza de lo disidente y disruptivo que siempre tuvo el activismo lésbico. 

MG 0504
Foto de Fernanda Rotondo

El camping Trasmitaxi fue el único que, luego de una ardua búsqueda, le abrió las puertas a este tortazo, permitiendo que sea exclusivo para que nuestros cuerpos lo habiten durante dos días. Es que Córdoba tiene una gran impronta conservadora, y parece que a ningún emprendimiento turístico de la zona le convencía la propuesta de asegurar 300 lugares durante dos noches. Ese camping fue soñado, con una pileta enorme y profunda, el río manso y ancho a pocos metros, y cada carpa perfectamente ubicada. Porque a las lesbianas nada se les pasa por alto, una arquitecta armó un plano del camping y dispuso como se ordenarían las carpas, los espacios de circulación donde se ubicarían los talleres, etc. 

El dueño del camping era un señor grande, canoso, redondo y bajito. El día de la apertura alertó a algunas que observábamos a un extraño filmar lo que estaba pasando. Lis, una de las organizatortas, tomó el micrófono y nos tranquilizó presentándonos a este intruso que en realidad nos había abierto las puertas. Resulta que su hija se había casado con otra mujer, había sido la segunda pareja de Córdoba en casarse después de que se aprobara el matrimonio igualitario. Tal vez de ahí la empatía de recibirnos en su espacio. 

MG 0532
Foto de Fernanda Rotondo

El nivel de organización de este evento permitió que todo suceda sin contratiempos. Y es que si de algo saben las lesbianas es de gestionar y organizar, hacer que las cosas sucedan. “Somos la mano de obra barata del feminismo”, se escuchó decir entre risas en alguna charla entre mates. Sobre este tema, lesbianismo y feminismo, también se debatió y surgió en más de uno de los diez talleres que sucedieron en simultáneo con modalidad de asamblea y al aire libre. 

Educación, cultura, comunicación, justicia, trabajo, violencias, conformaciones familiares, salud, goce e identidades fueron los ejes que atravesaron los debates, tanto en los momentos de taller como en los espacios destinados al ocio alrededor de una pileta enorme o a la orilla del río. 

También hablamos de las palabras que aún no tenemos, que urgen inventar. “Si me apropio del mundo, que sea para soltarlo inmediatamente o para crear nuevas relaciones entre el mundo y yo”, dice Monique Wittig en “Guerrilleras”. 

MG 0433

Al disciplinamiento de la heterocisnorma, las identidades lésbicas le opone la “bravura, el coraje, la caotización, la politización de la ira, el grito vital, la desestabilización de las identidades. A la captura individual y empobrecedora, respondemos con multitud desfachatada, la explosión de todo lo binario, de todo lo que solo es el reflejo de aquello que queremos destruir”, dice el prólogo de ese libro al que inmediatamente me remito para encontrar palabras para narrar.

Es importante destacar que el campamento lésbico fue gratuito para que todes puedan estar. Dos noches de camping, cena, desayuno, almuerzo y una merienda con tortilla, valga la redundancia, fueron garantizados por Asamblea Alerta Torta, la organización a cargo. Entre 17 y 20 personas se ocuparon de gestionarlo todo, de pensar en cada necesidad, en posibles emergentes, o en posibles emergencias, como la lluvia o una crecida repentina del río. “Estábamos preparadas para todo”, dijeron al momento del cierre. Pero nada pasó, o todo pasó en realidad, y la lluvia nos dejó jugar en paz, nadie se lastimó y el covid desapareció. 

MG 0523
Foto de Fernanda Rotondo

Encuentro, celebración del reconocimiento, la mirada y la escucha de otres, de aquelles que enunciamos como comunidad. Tejer y tensar las redes. Organizarnos y reconocernos. 

El desafío quedó en como continuar tensando estas redes, qué combinaciones de nuestras ideas son posibles, después de un fin de semana idílico, en el que todas las personas presentes quisimos quedarnos, volver a la realidad significó además de ponerse el barbijo y la remera, chocarnos con una realidad que nos golpea, nos persigue, nos invisibiliza, nos criminaliza, nos expulsa. 

Lo que nos llevamos de este encuentro potente no son solo reflexiones o debates políticos, nos llevamos también la riqueza de la forma que las identidades lésbicas tenemos de construir nuestros vínculos, de habitar el espacio, de escuchar y construir colectivamente otros mundos posibles.

En el marco del Día de la Visibilidad Lésbica, en Tucumán se realizará una proyección del documental “Ilse” en la Sociedad Francesa (San Juan 751) a las 21hs.

WhatsApp Image 2022 03 05 at 5.41.15 PM
Total
16
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 − 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

La Rioja | Acusados de abuso sexual contra niños demandan a feministas por acompañar a las madres protectoras

Artículo siguiente

Comienza el juicio por la violación grupal en Burruyacú: el calvario de la sobreviviente y su familia

Artículos Relacionados
Total
16
Share