La Florida: avanzan las acciones positivas dispuestas por la Justicia en una causa por abuso sexual

En el contexto de una causa penal por abuso sexual, la Justicia emitió una sentencia en la que, además de condenar a los autores, ordenó que se implementaran acciones positivas para la comunidad del Bario El Bosque, localidad de La Florida (Departamento Cruz Alta).

La decisión fue dictada por la jueza María Alejandra Balcázar, quien entendió que los delitos de esta naturaleza se inscriben en una problemática más amplia, donde las desigualdades de género y las violencias hacia las mujeres juegan un papel fundamental, relacionadas con un contexto cultural y social, y por ello requieren de acciones que involucren a todos los poderes del Estado. A un mes del fallo, los distintos organismos que intervienen para el cumplimiento de estas disposiciones reflejan avances significativos.

La jueza destaca la interdisciplinariedad desplegada en las audiencias: “La participación de la psicóloga de la Oficina de Asistencia a Víctimas como la de la propia víctima fueron centrales para tener información de calidad y conocer la dimensión del conflicto y sus alcances. La denunciante pudo contar su cotidianeidad a partir de estos hechos como repercutió en su familia, en su barrio, en su cuadra. Escucharla implicó pensar y encontrar soluciones que iban más allá de una sentencia de condena donde los otros poderes del Estado debían intervenir en propiciar conductas transformadoras que en definitiva pugnen por el cambio cultural. Es así que además de aplicar una pena, se gestionó la participación de otros organismos, quienes, de forma conjunta con un plan de acciones creativas y positivas podían pensar y ponderar lo necesario en el caso. Desde esa mirada, el servicio de justicia tiene una función adicional a la de lograr el respeto por la ley y con ella el sistema de los DD HH, permitiendo la transformación hacia una sociedad más justa e igualitaria”.

Al analizar su resolución, la magistrada destacó que parte del nuevo paradigma promovido por la interdisciplinariedad debe situarse en tomar al Derecho desde su potencial transformador. “El Código nos da, junto al Sistema de Derechos Humanos, otras herramientas para resolver el conflicto e intervenir positivamente en la sociedad promoviendo el cambio cultural”, afirmó la jueza

Entre las medidas complementarias que dictó, destaca la convocatoria para que organismos de los distintos poderes del Estado trabajen conjuntamente con acciones positivas en ese sentido. Forman parte de esta mesa de trabajo representantes del Ministerio de Desarrollo Social (Observatorio las mujeres y violencias por razones de género); del Ministerio de Salud Pública (Secretaría de Adicciones y el Área de Salud); del Ministerio de Educación (equipos técnicos de la Secretaría de Asistencia Social Escolar –SASE– y del Gabinete Pedagógico Interdisciplinario –GPI–); de la Secretaría de Estado de Derechos Humanos y Justicia; del Ministerio Público Fiscal (la Oficina de Contención a la Víctima), y de la Corte Suprema (la Oficina de la Mujer, la Oficina de Derechos Humanos y Justicia y la Oficina de Asistencia a la Víctima del delito).

En consonancia con esta visión, el Dr. Fernando Nicolás Blanno, titular de la Unidad Fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual n° 2, dijo que la nueva dinámica instaurada por el sistema adversarial posibilita “actuar más allá del delito en particular, en el sentido de fomentar la instauración de valores éticos-sociales de acción en una comunidad determinada, precisamente para colaborar en la modificación de estos patrones culturales que subyacen en los casos de violencia de género”, explicó.

Acciones

Tal como lo dispuso el fallo, tanto los imputados como la víctima comenzaron el tratamiento psicológico en el Observatorio de las Mujeres y Violencias por Razones de Género. La titular del organismo, Verónica Ale, comenta: “Es importante reconocer y visibilizar que el objetivo fundamental de las medidas proteccionales es que se cumplan, entonces generalmente los varones que son atendidos inician un proceso mínimo de seis meses donde lo que se busca es visibilizar estas conductas naturalizadas”. Además, señaló que el 95% de varones que están en el espacio sostenido en el Observatorio cumplen las medidas impuestas.

Con los primeros resultados de la resolución a la vista, la Dra. Balcázar considera que ante estas situaciones siempre debe tenerse presente que detrás de cada legajo hay personas. “Una vez escuché al maestro Luigi Ferrajoli decir en una conferencia que los jueces y las juezas nos olvidamos de las personas que pasan por los juzgados, pero las personas nunca se olvidan de nosotros: de cómo las tratamos si fueron escuchadas y qué pasó con su conflicto en definitiva. Entonces –reflexiona– me parece que este caso es una excelente oportunidad,  para reconocer que este cambio de paradigma, este nuevo sistema adversarial y las herramientas que nos da el Código Procesal sirven para que la ley se cumpla y en definitiva se transformen conductas en pos de una mejor sociedad, más justa e igualitaria, cumpliendo en definitiva con la función de pacificar conflictos y las trasformaciones que el plexo normativo de respeto a los Derechos Humanos de las Mujeres nos exige, lo que en definitiva tiene que ver con un sistema de valores dentro de la sociedad que sirve para un cambio, para una transformación, utilizando el Derecho como herramienta de ese cambio”.

Total
2
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Más de 15 mil tucumanas podrán acceder a un nuevo programa jubilatorio que reconoce las tareas de cuidado

Artículo siguiente

Podrán ingresar 1.700 argentinos desde el exterior

Artículos Relacionados
Total
2
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico