Comienza el juicio por el femicidio de Ana Ríos

UwAAAABJRU5ErkJggg==

Este lunes 1 de agosto comienza el juicio por el femicidio de Ana Rios, quien murió al caer del balcon de un 4º piso, en un departamente ubicado en San Juan al 800. Desde la Fiscalía y la querella sostienen que la joven estudiante de veterinaria fue empujada por quien era su pareja en aquel momento, Facundo Guerrero.

“Hay elementos suficientes que lo colocan a Facundo como alguien que peleó con Anita en ese momento, que forcejeó con ella porque hay heridas que son coincidentes con eso”, expresó Vanessa Zanacchi, abogada que forma parte del equipo de Juan Mussi, que representa a la querella.

Guerrero esta cumpliendo prisión preventiva. “Salió un tiempo porque se le había cumplido el plazo, pero luego la querella tuvo que llegar hasta la Corte Suprema para lograr que nuevamente sea puesto en prisión preventiva por la peligrosidad que corría la causa al estar en libre. La Corte nos dio lugar y sentó jurisprudencia incluso respecto de ese derecho de la querella, porque le estaba a vedado solamente a la Fiscalía. La Corte dijo que la querella sí tiene derecho a pedir una prisión preventiva cuando la Fiscalía no lo hace”,explicó Zanacchi.

Aní Rios era una joven de 26 años, oriunda de Jujuy que estudiaba Veterinaria en la Universidad Nacional de Tucumán. Cursaba sus últimas materias y trabajaba como moza en un bar para poder solventar sus gastos. Con guerrero mantuvo una relación durante siete años, y contaba con una denuncia previa por violencia de género contra él. Los hechos sucedieron el 30 de marzo de 2018, cuando Ani habría sido arrojada por el balcón por Facundo luego de mantener una fuerte discusión. Estuvo internada durante dos días y falleció el 1 de abril.

“Cuatro años después de su fallecimiento, estamos frente a una instancia tan decisiva como dolorosa de la cuál exigimos como resultado que Guerrero sea condenado a cadena perpetua en cárcel común y que abandone la condición privilegiada que hasta el día de hoy sostiene en una comisaría de Famaillá, donde se encuentra detenido recién desde septiembre del año pasado”, expresaron desde su cículo de amistades a través de una página de facebook Justicia para Ani.

Según la defensa de Guerrero, Ani se suicidó tras haberle dicho que había quedado desempleada. Esta hipótesis fue descartada por el propio empleador y propietario del local donde ella trabajaba.

Desde su grupo de amistades, también expresaron: “Una pregunta sobrevuela el ambiente cada vez que la recordamos: si Facundo era golpeador, ¿por qué no se separó de él antes? La respuesta es testimonial, porque todas las personas conocemos o conocimos alguna vez mujeres que no logran romper con el círculo de violencia que habitan, por temor. El temor que tiene múltiples argumentos y no merece ser juzgado porque transforma a la víctima de un hombre en víctima de toda una sociedad, de las instituciones, de los dispositivos que ofrecen ayuda, de quien esté leyendo este comunicado”.

Además denuncian que “Facundo Guerrero es hijo del poder. Hijo de una madre y un padre profesionales que portan una amplia cartera de contactos y un excelente pasar económico. Ani, Ana, la flaquita (como le decíamos también), era hija de una familia trabajadora, que además de estudiar, trabajaba para demostrar que podía valerse por sí misma y porque con su dinero ayudaba a animales abandonados”.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior
Boleta de la Luz a contraluz

Subsidios de luz y gas: extendieron la inscripción hasta el 31 de julio

Artículo siguiente

Expo Interior: el interior en un sólo lugar

Artículos Relacionados
Total
0
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico