28M | El clítoris y el derecho al goce

clítoris

En el Día Internacional de Acción para la Salud de las Mujeres, hablamos sobre el clítoris, el único órgano del cuerpo humano que tiene la exclusiva y única función de brindar placer.

La información sobre el placer, es un privilegio de autogestión. Su acceso siempre nos ha sido censurado. Es necesario promover actitudes positivas en torno a la sexualidad y el goce.

Historias y anatomía del clítoris

El paradigma imperante en el estudio de la sexualidad femenina ha sido, históricamente, androcéntrico: las necesidades y todo lo concerniente a la reproducción masculina son prioridad.  Esto tiene como consecuencia una invisibilización y desinformación sobre la anatomía de los cuerpos con vulva.

Una de las etimologías de la palabra clítoris proviene de kleitoris, que significa pequeño monte. Se dice también que proviene del griego kleitoriánzein, término específico para designar que su estimulación es para procurar el placer.

Sin mucha precisión, se estima que en el siglo II a.c se conoció de su existencia, pero formalmente el Dr. Colombo habla por primera vez de él en 1559. No es hasta 1884 que se realizaron los primeros dibujos de este pequeño gran órgano, que fueron incluidos a inicios del siglo XX en el famoso Gray´s Anatomy. 

En 1865, el director de la British Medical Society decretó al clítoris como causa de desviaciones y enfermedades que acarreaba consigo la masturbación femenina, patología llamada “histeria”, teoría que derivó en la mutilación genital masiva que continuó hasta mitad del siglo XX. 

El enemigo número uno de este pequeño gran amiguito fue Sigmund Freud, al inventar, en 1905, el concepto de orgasmo vaginal, relacionando directamente al placer y a la capacidad de orgasmear con la penetración (el orgasmo vaginal no existe, pues este es resultado directo de la estimulación del clítoris desde el interior de la vagina)

Como resultado de todo esto, en 1948 desaparecen los dibujos anatómicos de este órgano en todos los libros. Recién en el 60, Masters y Johnson estudiaron en profundidad el clítoris, aunque no es hasta 1998 que la uróloga australiana Helen O’Connor realiza una publicación que revoluciona el campo de la medicina, describiendo con exactitud la anatomía del clítoris, órgano que sigue siendo su objeto de estudio en la actualidad. 

Si, leíste bien. 1998, hace poco más de 20 años. Actualmente, este órgano es el menos estudiado por la medicina hegemónica y los anatomistas, ya que no cumple ninguna función reproductiva, sino que tiene directa relación con el placer. Ni más ni menos.

¿Dónde se ubica el clítoris?

El clítoris mide entre 9 a 10 cm y va creciendo con el paso de los años. Posee, en su estructura, un cuerpo cavernoso que tiene terminaciones nerviosas que, al ser estimuladas, causan placer. Es un órgano que se erecta con la estimulación.

Todo el sistema clitorial y el pene son, embrionariamente, homólogos. El pene tiene 4 mil terminaciones nerviosas, el clítoris de 6 a 8 mil. No pertenece al sistema reproductivo ni urinario, ya que es un órgano exclusivo de placer.

Esta localizado en la parte superior de la vulva, donde podemos visualizar comúnmente la corona, la capucha y el glande. 

  • Capucha o prepucio: piel que recubre corona o glande y se forma con la unión protectora de labios internos de la vulva.
  • Corona: es la parte visible.
  • Glande: está situado debajo de la capucha y produce placer. Está conformado por tejido eréctil y tiene una rica irrigación de vasos sanguíneos. Es sensible al tacto, sale de su capucha al ser estimulado, puede crecer y cambiar de tonalidad.
WhatsApp Image 2022 05 24 at 12.40.49 PM
Imagen de Aimé Celeste Martinez. Fotografa y activista de vulvas @aimediomundo

La vagina es un órgano que siempre ha tenido un papel protagonista en los debates referidos a la sexualidad, no por ser un órgano especializado en el placer, sino porque era considerado “receptáculo” del pene, suponiendo a priori vínculos sexuales heterosexuales con penetración. Es un tubo muscular cubierto de membranas mucosas que conecta al útero con el exterior. Históricamente han sido anatomistas varones los que realizaron los análisis de los cuerpos con vulva, de ahí las denominaciones y nombres que analógicamente tienen relación con el falo. Vagina: vaina, estuche para la espada (pene).

Desde hace bastante tiempo, el arte nos muestra cuerpos desnudos, y aun eso no nos ha permitido diferenciar la vagina del resto de las partes que constituyen la genitalidad, la cual debe ser reconocida, experimentada y visualizada, para ser cuidada por cada unx y tratada con amor y respeto.

Es interesante analizar un sistema que, por un lado, utiliza el cuerpo femenino como principal referencia de la sexualidad, inundándonos de publicidad y arte que hipersexualizan nuestros cuerpos, mientras que el clítoris es totalmente invisibilizado por tratarse de un verdadero órgano sexual.

Derecho a la información y al goce

El mensaje educativo, en general está centrado en la Educación Sexual Integral como material para prevención de enfermedades (ITS) y control de natalidad (prevención de embarazos), pero muy poco orientado hacia el goce y los vínculos sexuales con placer.

Necesitamos profundizar los conocimientos en cuanto a la sexualidad de las personas con vulva, esta visibilización nos permitiría legitimar el derecho al goce sexual en un modelo de sociedad que siempre nos ha visto como simples incubadoras. La educación sexual no deja de tener un tinte coito y falocéntrico.

La información sobre el placer, es un privilegio de autogestión. Su acceso siempre ha sido censurado, no ha sido replicada en nuestra educación a lo largo de la vida y no aparece con precisión en los libros que la academia ofrece. El feminismo ha puesto sobre el tablero el debate sobre el placer, la corporalidad y todo lo que abarca, no solo cuerpos diversos sino cuerpos con la real y diversa anatomía que existe. Urge presentar el debate en los pequeños semilleros escolares, exigiendo representatividad en el material de estudio: dibujos, videos, etc. 

En las personas con pene, el mecanismo de placer y reproducción suceden, anatómicamente, en el mismo sitio. La genitalidad de las personas con vulva está conformada por diferentes órganos externos e internos, con innumerables terminaciones nerviosas y gran irrigación sanguínea, lo que le permite una alta capacidad de excitarse ante un estímulo. Estos son mecanismos que, si bien están articulados, no son lo mismo. Hay personas que han parido varios hijos sin haber sentido nunca placer en una relación sexual. La sexualidad debe ser autónoma y no reproductora. Tiene que ser lo que la persona decida que sea, sin imposiciones.

Aleccionamiento patriarcal sobre los cuerpos con clítoris

El clítoris es el único órgano del cuerpo humano que tiene la exclusiva y única función de brindar placer. Muchas personas con vulva en el mundo sufren la ablación del clítoris por cuestiones culturales y misoginia patriarcal bajo la figura de la religión y la fe, especialmente en algunas regiones africanas, asiáticas y sudamericanas (Colombia y Perú). En esta parte del continente, nuestra ablación sobre el clítoris es más bien mental, al haber sido suprimido este órgano de nuestra educación. La OMS estima que la mutilación femenina afecta a más de 140 millones de niñas y mujeres en todo el mundo. Esto es casi el total de población que tiene Rusia.

Se han registrado diferentes grados de mutilación, pero nombraré las tres más conocidas: la Clitoridectomía (eliminación de la piel que recubre el clítoris y a veces parte del órgano); la escisión (entera o parcial del clítoris y de labios internos); y la peor de todas, la infibulación o circuncisión faraónica (se cortan labios internos y se cosen para cerrar la vulva, de manera que solo queda un orificio para la eliminación de orina). Esta última es extremadamente violenta, ocasionando dolor a la penetración que persiste, a veces, durante toda la vida.

En algunos países, en el circuito médico, se practica la clitoridectomía a personas intersex, que son aquellxs que tienen genitalidad de ambos sexos. El binarismo histórico del modelo médico que encasilla a las personas en un sexo. Se trata de imponer una identidad de género concreta, negando la libertad y la subjetividad individual de ser sujetxs de derecho.

En la actualidad, solo existe un cirujano en el mundo que se dedica a hacer reparación quirúrgica de clítoris a personas sometidas a mutilación genital.

El campo de la ginecología está minado de nombres propios de los famosos anatomistas que descubrieron esos órganos, pero nada se dice de las mujeres mutiladas en pos de la “ciencia”, ni de las médicas que no avalaban ese modelo de producir conocimiento. Urge reconocer que la ciencia, en este campo específico, es iletrada. 

Es necesario promover actitudes positivas en torno a la sexualidad y el goce, basadas en el autoconocimiento, en vista de construir igualdad desde una actitud reflexiva y crítica hacia un modelo de salud sexual que es coital, patriarcal y falocéntrico.

Total
8
Shares
3 comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro + 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Video | Consultorio de Salud Integral

Artículo siguiente

Piden que el juicio por abusos sexuales contra el director del CAPS de Colalao sea en Amaicha del Valle

Artículos Relacionados
Total
8
Share