La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Presupuesto 2019

Tras una jornada violenta, el oficialismo logró la media sanción del Presupuesto 2019

Dentro del Congreso hubo enfrentamientos y denuncias de algunos diputados, en tanto, en las calles la policía reprimió y detuvieron ilícitamente a 30 manifestantes. Ante los disturbios, solicitaron la suspensión de la sesión, pese a ello, el oficialismo juntó las voluntades necesarias para lograr la aprobación del proyecto.


El gobierno de Mauricio Macri logró este miércoles aprobar el presupuesto que regirá la administración del último año de este mandato al frente del país con 138 votos a favor, 103 en contra y 8 abstenciones gracias al acompañamiento de los bloques provinciales y parte del interbloque Argentina Federal. De esta manera, el oficialismo podrá asegurar al FMI que el acuerdo tiene respaldo institucional.

Se votó en general y en particular, sin pasar a votar artículo por artículo a partir de una moción de orden del diputado Luciano Laspina, miembro informante de la comisión de Presupuesto, lo que generó gritos y críticas en el recinto pero que finalmente se impuso. “Como era de esperarse, Cambiemos impuso una votación a libro cerrado en general y particular en un solo paquete para esconder el debate de cada artículo”, se quejó la diputada del FpV Luana Volnovich.

Se abstuvieron Eduardo Bucca, Melina Delú, José Martiarena, Gladys Medina, José Orellana, Ariel Rauschenberger, Pablo Yedlin y Sergio Ziliotto.

Por su parte, la adenda al pacto fiscal firmado por la mayoría de las provincias y la Nación logró 140 a favor, 22 en contra y 23 abstenciones. En tanto, ya sin el FpV en el recinto, se votó la modificación de los cambios de Bienes Personales para eximir a los inmuebles rurales, por 130 votos a favor, 38 negativos y 8 abstenciones.

“Para nosotros termina una sesión bochornosa en donde no cumplieron con el reglamento y en donde llevaron adelante una represión inaudita”, calificó el jefe del bloque del FpV Agustín Rossi, en Pasos Perdidos.

A las 6.40 de la mañana, en un giro sorpresivo, se intentó sacar sobre tablas la ley para que los jueces paguen impuestos a las Ganancias, sin embargo el intento se frustró. Los diputados dieron marcha atrás, Nicolás Massot confirmó el apoyo de Cambiemos y dijo que se tratará en la próxima sesión. El presidente de la Cámara Emilio Monzó pidió cordura: “Vamos a encontrar consenso en la próxima reunión”.

Protesta, encapuchados y represión

La sesión comenzó gracias al quórum que aportaron cuatro diputados puntanos del bloque Compromiso Federal, decisión política que sorprendió a propios y ajenos. De hecho, el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, enfrentado con el gobierno nacional, comunicó su decepción y enojo con sus legisladores a través de un video. También aportaron quórum cinco misioneros, cuatro cordobeses y el salteño Pablo Kosiner, del Bloque Justicialista.

Afuera, la protesta popular encabezada por sindicatos, organizaciones políticas y estudiantiles fue reprimida luego de que un grupo de encapuchados comenzara a tirar piedras contra el enorme dispositivo policial desplegado en las afueras del palacio legislativo. Luego,  más de 20 manifestantes fueron detenidos y trasladados, en su mayoría, a la comisaría de Floresta.

Al enterarse, diputados de la oposición salieron a la calle a ver qué pasaba, lograron registrar con sus celulares parte de la represión, e ingresaron al recinto para mostrarle las imágenes a Emilio Monzó, presidente de la Cámara, lo que sucedía afuera y reclamarle que suspendiera la sesión.

Fue entonces cuando el recinto se convulsionó. Los diputados Leo Groso, Mayra Mendoza, Lucila de Ponti, Adrián Grana y Horacio Pietragalla, se pararon y se acercaron a Monzó a los gritos para lograr la suspensión. En ese remolino, también se pararon los diputados oficialistas y el presidente del bloque del PRO, Nicolás Massot, invitó a pelear al diputado del FpV, Leopoldo Moreau. Tuvo que intervenir el diputado Daniel Filmus para evitar la pelea.

Monzó organizó en su despacho una reunión con todos los presidentes de bloques y las dos autoridades del área de seguridad, el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, y el ministro de seguridad de la Ciudad, Martín Ocampo. Luego de la “promesa” de que no habría más represión, los titulares de las distintas bancadas acordaron seguir con la sesión.

Los votos cantados

Desde siempre se supo que el FpV votaría en contra. Si bien hubo dudas sobre qué iba a hacer el diezmado Frente Renovador, durante la jornada del miércoles los diputados massistas también anunciaron que votaría en contra. A ellos se les sumaron 13 diputados del Argentina Federal, entre ellos Diego Bossio. Lo mismo hizo el FIT.

A la hora de los cierres, pasadas las cuatro de la mañana Graciela Camaño del Frente Renovador anunció que su espacio votaría en contra y volvió a criticar a los “prolijitos” y apuntó contra el fideicomiso que le va a garantizar a los empresarios mencionados en las fotocopias de los cuadernos de un chofer. “¿Qué carajo quieren? ¿Que estalle el conurbano?”, preguntó enojada la diputada por el aumento del transporte público.

Por su parte, el salteño Kosiner sostuvo que el apoyo de parte del interbloque Argentina Federal es un acto de responsabilidad. “Si el Congreso rechazara el Presupuesto, el jefe de Gabinete tendría la libre disponibilidad de más de un billón de pesos, el 6% del PBI. Sería una irresponsabilidad entregarle la suma del poder público al jefe de Gabinete. Hay que hacer todos los esfuerzos posibles para que la Argentina no quede sin Presupuesto, como lo exigimos siendo gobierno”, argumentó.

En tanto, Agustín Rossi, del FpV señaló: “Somos el país que más le va a deber al FMI y cuestionó el apuro de la votación al argumentar que así lo pide el buró del Fondo”. Criticó la ausencia de Elisa Carrió a la hora de los cierres de los jefes de bloque, y aseguró que “el costo del ajuste lo pagarán todos los argentinos”.

“Si vas camino al precipicio no es responsable decirle vas bien y yo te acompaño, yo tengo la responsabilidad institucional de decirle estás equivocado” dice en el cierre. El gobierno apela al discurso de la responsabilidad institucional cuando le conviene, cuando fue la corrida bancaria debería haber convocado a la oposición”, dijo Rossi.

A su turno, el presidente del bloque de la UCR Mario Negri les dijo “gallos de riña” a los diputados de la oposición por haber pedido la suspensión de la sesión por la represión policial en la calle. También calificó de “muchachito” al diputado Axel Kicillof, y criticó a los subsidios energéticos. “El presupuesto significa recortar recursos desafortunadamente”, se lamentó. “Pudo haber habido una subestimación a los ingresos de capitales”, dijo el radical con tono alfonsinesco y criticó al gobierno anterior.

“Estamos cumpliendo con la responsabilidad. No venimos a hacer discursos facilistas, cuando dejaron 30 por ciento de pobres en el momento en que el país crecía. Se lo fumaron todo”, dijo el legislador integrante de la coalición de gobierno que devaluó en 2016 casi un 40% la moneda apenas asumió.

Para defender el proyecto de presupuesto 2019 no hablaron los jefes de bloque del PRO, Massot ni Carrió.

La sesión comenzó a las 12, pero el debate sobre el Presupuesto recién se inició cerca de las 14, con el discurso del miembro informante del oficialismo, Luciano Laspina, quien justificó el proyecto al sostener que “el gran problema del país es el déficit fiscal”. La votación se llevó a cabo recién a las seis de la mañana.

Cuando el oficialismo llevó al recinto su primer presupuesto a fines de 2016, estuvieron presentes 239 diputados y obtuvo 177 votos a favor, 58 en contra y 4 abstenciones. Un año más tarde, cuando aprobó en Diputados el presupuesto del actual ejercicio en las bancas se sentaron 230 diputados y el oficialismo conquistó 165 voluntades, unos 64 diputados lo rechazaron y solo un legislador se abstuvo.

Ahora será el turno del Senado.

Autor/a
¡Lo siento! El autor aun no tiene un perfil para mostrar.
WhatsApp chat Chateá Con La Nota