Estas Leyendo:
La ONU pidió a la Argentina garantizar el aborto seguro
Nota Completa 3 minutos para leer

El Comité de los Derechos del Niño sentó su apoyo a la interrupción voluntaria del embarazo.


El Comité de las Naciones Unidas para los Derechos del Niño estuvo de visita en el país y emitió su apoyo a la despenalización del aborto tras el análisis que realizó del 14 de mayo al 1 de junio.

En ese sentido, en el apartado de “Observaciones Generales” el organismo instó al Estado a asegurar “el acceso a servicios de aborto seguro y atención postaborto para adolescentes, garantizando que sus opiniones siempre se escuchen y se tengan debidamente en cuenta como parte del proceso de toma de decisiones”.

El Comité es el encargado de realizar un monitoreo sobre el cumplimiento de las obligaciones que tienen los países como firmantes de la Convención Internacional de Derechos del Niño.

El diagnóstico se da en el marco del debate en comisión por el proyecto para despenalizar el aborto. En la previa de esa sesión, la autonomía de las niñas de 13 a 16 años para decidir una interrupción de embarazo y si tienen que tener el consentimiento de los tutores para acceder a un procedimiento, es uno de los temas que se discute. Se espera que el martes se firme el dictamen y que finalmente el miércoles 13 ingrese a la Cámara de Diputados.

Uno de los aspectos que se incorporarían al dictamen sobre el aborto que se está discutiendo en la plenaria de comisiones de Legislación Penal, Legislación General, Salud y Mujer, en la Cámara de Diputados, tiene que ver con las personas gestantes menores de 16 años edad, informó Mariana Carbajal, periodista de Página 12. Se remitiría el Código Civil y Comercial, que en su artículo 26 dice: “Se presume que el adolescente entre trece y dieciséis años tiene aptitud para decidir por sí respecto de aquellos tratamientos que no resultan invasivos, ni comprometen su estado de salud o provocan un riesgo grave en su vida o integridad física. Si se trata de tratamientos invasivos que comprometen su estado de salud o está en riesgo la integridad o la vida, el adolescente debe prestar su consentimiento con la asistencia de sus progenitores; el conflicto entre ambos se resuelve teniendo en cuenta su interés superior, sobre la base de la opinión médica respecto a las consecuencias de la realización o no del acto médico”. Se espera que haya fuerte discusión sobre si una interrupción voluntaria de embarazo se debe considerar una intervención “invasiva”, o no. De acuerdo al Código Civil y Comercial, cuando no comprometa su vida, la práctica no requeriría del aval de un adulto responsable, explicó la periodista.

El Comité, que se reúne en Ginebra, es un organismo de las Naciones Unidas que tiene la función de examinar los progresos realizados en el cumplimiento de las obligaciones contraídas por los Estados Partes que han ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño.

 

Comentar

Comentarios

Escribí tu busqueda y presiona enter.