La Nota, el medio que nos hacía falta

UwAAAABJRU5ErkJggg==

Cuando estábamos en la facultad, siempre nos enseñaron a dotar al periodismo de una sacralidad absoluta, abogar por la verdad como valor supremo, el mito de la objetividad y otras máximas vetustas que hoy se alejan mucho de la práctica periodística. 

Luego de militar por la Ley de medios, empezamos a hablar de los medios como empresas, que como tales, responden a intereses de todo tipo y que definían su agenda en función de tales intereses. Cae ante nosotrxs el velo de la “inocencia” de los medios, sin embargo, el gran público hasta hoy sigue creyendo en la supuesta objetividad.

Con estas premisas surge la pregunta ¿tenemos los medios que nos merecemos?

En Tucumán, tenemos un diario centenario que junto a un puñado de otros medios define la agenda, las formas de consumo de la información y consensos en torno a lo que pasa acá. No hay que ser muy avisado para deducir que fueron varones los que escribieron la historia de la  provincia, siempre en consonancia con los intereses políticos y económicos de cada momento histórico. Sin embargo, siempre hubo voces que quedaron por fuera, litros de tinta que no hablan de nosotrxs, colectivos que son invisibilizados sistemáticamente.

Pero no todo está perdido, porque existen medios emergentes que surgieron para amplificar esas voces que no han encontrado lugar en los medios hegemónicos. En esa coyuntura aparece La Nota, un medio digital con una agenda propia y divergente. Desde hace 5 años sostiene la práctica de hablarnos, representarnos en sus líneas, echar luz sobre lo que otros medios oscurecen, habilitar espacios y voces nuevas. 

La Nota es un medio que crece, y que con perspectiva de género y de derechos humanos viene a sumar pluralidad a las agendas anquilosadas de los medios tradicionales. Dejamos atrás las máximas del periodismo academicista, para construir nuevas formas de comunicar. No es común encontrar estos espacios que se desarrollan de manera cooperativa y rompen la verticalidad tradicional de los imperativos económicos. 

Ya entendimos que la inocencia y la objetividad eran solo mitos del periodismo, por eso en este medio vemos que la práctica periodística nace del compromiso, la mirada crítica y la necesidad de un periodismo de calidad que nos haga interlocutores.

Retomando la reflexión que hice antes, no sé si tenemos los medios que nos merecemos, pero si tenemos los medios que podemos cuidar y hacer crecer; por eso abono estas prácticas periodísticas y a todas las personas, mujeres y disidencias que con esfuerzo sostienen La Nota. El medio que nos hacía falta.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce − 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Taller gratuito sobre educación sexual integral para todo público

Artículo siguiente

Una plataforma digital dedicada al arte de performance en la Argentina

Artículos Relacionados
Total
0
Share
Absolvieron al imputado por el transfemicidio de Cynthia Moreira