“En Tucumán las feministas no tenemos una incorporación en las listas”

Este sábado 24 de julio finaliza el plazo para la presentación de precandidatos ante las juntas electorales y se da inicio a la campaña para las elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) para disputar las bancas a Diputados y Senadores que le corresponden a Tucumán. El foco local está en las internas partidarias, pero ¿qué pasa con la paridad y la representación de las disidencias en las listas? Abordamos este tópico con Lorena Nuñez, integrante de Ojo Paritario y de la Mesa por la Paridad.

Tucumán junto a Corrientes y Tierra del Fuego son las provincias que aún no aplicaron la ley de Paridad y eso se ve reflejado no solo en la conformación de las posibles listas de candidatos para las PASO. Según las candidaturas que circulan en la provincia, las mujeres no llegarían al 50% de las listas y un menor porcentaje encabezaría esas listas.

Los nombres que trascendieron hasta ahora son los de Rossana Chahla por la lista oficial de Juan Manzur, Gladys Medina del espacio de Osvaldo Jaldo, Silvia Elías de Pérez por el PRO y Beatriz Ávila por el Alfarismo. Todas ellas sin ningún tipo de vínculo con el movimiento de mujeres, feminista o LGTBIQ+.

LN: ¿Qué monitoreo realiza Ojo Paritario en Tucumán?

Como parte de la Mesa por la Paridad remarcamos constantemente que Tucumán es una de las tres provincias que le falta la ley y vamos a monitorear las próximas elecciones nacionales que tenemos ahora en octubre y noviembre.

También vamos a observar el proceso de las campañas electorales, los espacios de aire que se les dé a las candidatas en los medios de comunicación porque en muchos casos las cabezas de lista son varones y en ellos se concentran los minutos de comunicación, el marketing de la campaña y los recursos que son otorgados por la Ley Electoral Nacional. Es un trabajo arduo más en Tucumán.

L.N: ¿Qué observaciones tienen al respecto de la representación femenina en las listas de las  PASO?  

Lo que vemos inmediatamente es que la referencia masculina es fuerte. Las mujeres políticas, funcionarias o referentes no son parte del feminismo. No hay representación desde el feminismo. De las mujeres que hacemos política feminista consideramos que en Tucumán no tenemos una incorporación a las listas y si queremos pensar en políticas públicas con perspectiva de género, que incluya las demandas del feminismo, necesitamos estar.

Hay un desfasaje entre lo que social y culturalmente está pasando y lo que pasa en la política partidaria y electoral. Se pueden hacer los cambios desde adentro.

En la Legislatura de Tucumán todas las comisiones que manejan una cuestión económica del presupuesto, de asuntos Constitucionales son presididas por varones, La únicas que tienen mujeres al frente son las de la Comisión de la Mujer y el Área Social. O sea todas vinculadas a las tareas de cuidado o exclusivamente de la mujer.

Tampoco se puede presidir más espacios porque no hay más mujeres ya que no ingresan.

La Legislatura de Tucumán no cumple ni siquiera con la ley anterior del 30% del cupo femenino.

L.N: ¿Cuánto pierde la representación femenina en la interna?

Como te decía la referencia masculina es fuerte, incluso en la interna. Incluso más del 50% de las mujeres que hay en política son familiares de alguien y eso viene un poco a deslegitimar nuestra lucha, porque las que militamos y no somos familiar de alguien es más difícil. Además, nutre al prejuicio de que hay ley de paridad “para que llegue la esposa o para que llegue la hija”. Pero esto es un proceso social – histórico que nos atraviesa: primero va a ser la ley de paridad y después va a ser el debate de quién va ocupar las bancas. La riqueza del debate estará dentro de los frentes políticos y las alianzas que se hagan.

L.N: ¿Y la representación de la comunidad LGTBIQ+?

Si cuesta con la representación femenina, imagínate con la diversidad. Con la aprobación de la incorporación de la identidad no binaria en el DNI va a ser muy interesante el debate porque la ley electoral nacional hace una división de mujer o varón. El padrón electoral se rige de forma binaria, ahora se debe repensar las formas de las leyes electorales. Con la inclusión de personas no binarias también se deberá modificar la ley de paridad, los padrones y leyes electorales. Desde Ojo paritario a las disidencias las incluimos dentro de la representación femenina. Si las mujeres no estamos en las listas, mucho menos están las disidencias

L.N: ¿Cuáles son los argumentos de quienes se oponen a la ley de paridad en la provincia?

Los argumentos que esgrimen no tienen mucho sustento.El principal obstáculo de que la ley no avance son los acoples electorales que han podido llegar a ocupar un espacio es gracias al acuerdo entre varones. Desde el momento en que tengamos la ley de paridad ellos piensan que tendrán que hacer una construcción política diferente y acordar con mujeres esas alianzas electorales, eso los asusta y es algo que me llama la atención porque en las campañas las que más trabajan, traccionan, representan y hablan con la gente son las mujeres. 

La paridad va a producir un recambio electoral y eso también los pone en jaque.

Total
10
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Tras la aprobación de Europa, Argentina comenzará a vacunar jóvenes de 12 a 17 con Moderna

Artículo siguiente

Oficializaron el bono de hasta 5.000 pesos para jubilados y pensionados

Artículos Relacionados
Total
10
Share