Editorial | #NiUnaMenos Transformarlo todo

Ni Una Menos
Foto de Belind Quinteros

“Nos están matando”, rezaba el mensaje por redes sociales aquel junio de 2015. Demasiada violencia. Demasiado silencio. Demasiada revictimización. Demasiados familiares destrozados. Las mataban y tiraban en bolsas de residuos en descampados. Como si sus vidas no valieran nada, como si nuestras vidas no valieran nada.

El 3 de junio de 2015, mujeres, lesbianas, travestis y personas trans dijimos Basta. En una movilización espontánea, fogoneada a través de las redes sociales por periodistas mujeres, miles saliemos a las calles a romper con años de silencio. Lo singular de la respuesta social del #NiUnaMenos fue la reacción colectiva por respuestas integrales y para marcar la responsabilidad del estado

Detrás del femicidio de Chiara Páez, que nos movilizó a las calles, nos estremecía la dolorosa verdad que habíamos callado: la mayoría de las mujeres y personas del colectivo LGBT tenemos historias de violencia patriarcal para contar.

Esa movilización rompió las vallas y las redes permitieron que la discusión inundara cada conversación, cada mesa familiar, cada escuela e institución. El mensaje se simplificó y llegó con un alcance y una velocidad nunca antes vistos a las casas de miles mujeres que convivían con la violencia a diario. 

Hoy, una vez más salimos a las calles, mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries, levantando las banderas de quienes ya no están, sosteniendo a quienes se animan a denunciar. Somos una marea que inunda e interpela. En este camino conquistamos derechos, construimos posibilidades, y vamos a transformarlo todo.

Elijo terminar con la última frase del documento que se leyó aquel 3 de junio de 2015 por Erica Rivas, Juan Minujín y Maitena Burundarena, en un emblemático acto que marcaría un antes y un después en la historia argentina: “Ni una menos es un grito colectivo, es meterse donde antes se miraba para otro lado, es revisar las propias prácticas, es empezar a mirarnos de otro modo unxs a otrxs, es un compromiso social para construir un nuevo ‘Nunca más’. No queremos más mujeres muertas por femicidio. Queremos a cada una de las mujeres vivas. A todas. Ni una menos”.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior
Mujeres pidiendo Justicia en Tucumán

Juicio por el femicidio de Daiana Juárez: "Queremos la perpetua para Ignacio"

Artículo siguiente

El juicio por el caso de abuso sexual en Colalao se hará en Amaicha del Valle

Artículos Relacionados
Total
0
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico