Cuidar en Igualdad: la corresponsabilidad de los cuidados como política pública

La Campaña Nacional “Cuidar en Igualdad: Necesidad, derecho y trabajo”, lanzada por el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad reconoce a los cuidados como trabajo, históricamente invisibilizados y distribuidos de manera desigual.

Históricamente, son las mujeres y las personas LGBT quienes más tiempo le dedican a las tareas de cuidado.

Hacer las compras, cocinar, barrer, planchar, ordenar, hacer la cama, el cuidado directo de otras personas (niños, niñas, niñes, personas mayores, personas con discapacidad que requieren apoyo), la coordinación de horarios y traslados (médico, escuela, cumpleaños, actividades extra escolares, apoyo escolar, entre otras), las tareas comunitarias.

Estas tareas recaen en un 70% en las mujeres, quienes destinan a realizarlas -en promedio- tres horas más que los varones. Más del 90% de las mujeres realiza tareas de cuidados mientras que entre los hombres este porcentaje alcanza al 67%. 

Eso que llaman amor es trabajo no pago” es la frase con la el movimiento feminista visibilizó la desigualdad estructural en la división de las tareas de cuidado, y las consecuencias en el desarrollo de la vida de las mujeres y el colectivo LGBT.

Esta preocupación histórica de los feminismos aparece, por primera vez, abordada como política de Estado.

Esta mañana, el gobierno nacional lanzó la Campaña “Cuidar en Igualdad. Necesidad, derecho y trabajo” que busca buscará promover espacios de diálogo a nivel provincial y regional para debatir sobre la organización de las tareas de cuidados, para recuperar y resignificar prácticas culturales y desde ahí construir la agenda de cuidados de manera federal y participativa.

la ministra de las mujeres QKHmH5wq7 1256x620 2

En la presentación a cargo de la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación (MMGyD), Elizabeth Gómez Alcorta, junto a las autoridades que integran la Mesa Interministerial de Cuidados, explicó: “Cuando hablamos de cuidados estamos yendo al corazón de la sostenibilidad de la vida humana; pero ese corazón de la sostenibilidad de la vida humana es también el corazón de las desigualdades de género”.

La ministra también afirmó: “sabemos que la organización del cuidado no es igual en todas las regiones, en todas las provincias, en todos los lugares de nuestro país. Por eso necesitamos pensar estas organizaciones del cuidado en los distintos territorios“.

Cada una de las nueve regiones del país tendrá un Parlamento Territorial del Cuidado que se buscará promover el debate sobre estos trabajos, su actual organización social, relevar las necesidades y demandas locales y reflexionar sobre la distribución de estas prácticas y las problemáticas subyacentes.

Es la primera vez que en Argentina se establece una política pública integral que apunta a abordar la raíz de las desigualdades y violencias, como es la distribución desigual del trabajo de cuidados. 

En 1955, Delia Parodi propuso por primera vez debatir la regulación de los cuidados, y volvió a estar en agenda recién en 2010 cuando se abordó la ley para regular el trabajo en casas particulares.

La Campaña busca, a través de la participación ciudadana, construir un nuevo modelo de organización social del cuidado. La corresponsabilidad en las tareas de cuidados que promueve la campaña es una herramienta fundamental para que las mujeres y personas LGBTI+ puedan acceder a la autonomía sobre sus vidas, y para que los varones asuman sus responsabilidades y puedan ejercer también su derecho a cuidar.

La Campaña “Cuidar en Igualdad. Necesidad, derecho y trabajo” buscará promover espacios de diálogo a nivel provincial y regional para debatir sobre la organización de las tareas de cuidados, para recuperar y resignificar prácticas culturales y desde ahí construir la agenda de cuidados de manera federal y participativa.

¿Cómo?

A través de Parlamentos Territoriales de Cuidado, que habrá uno por cada una de las regiones del país. Son espacios de diálogo en cada territorio entre personas de los ámbitos comunitarios, institucionales, estatales, académicos y culturales para:

  • Intercambiar experiencias y estrategias;
  • Relevar las necesidades y demandas locales;
  • Sensibilizar sobre las prácticas de los cuidados y su distribución;
  • Construir acuerdos mínimos de abordaje y lenguaje en común;
  • Acordar acciones conjuntas para modificar la organización social de los cuidados.

¿Cómo van a estar integrados?

Los Parlamentos Territoriales de Cuidados estarán integrados por

  • Personal de organismos estatales
  • Organizaciones sociales, políticas y/o feministas, redes de cuidado comunitarias
  • Sectores e instituciones de cuidado de la niñez, personas con discapacidad y personas adultas mayores
  • Comunidad educativa de nivel inicial
  • Cátedras universitarias afines o con interés en la temática
  • Cámaras, sindicatos y asociaciones de empresas
  • Espacios comunitarios: centros culturales, clubes barriales, radios y emisoras provinciales y locales
  • Población en general

¿Qué son los cuidados?

Son todas las tareas y gestiones cotidianas que permiten que los hogares, familias e instituciones funcionen y se sostengan a lo largo de la vida.

Hacer las compras, cocinar, barrer, planchar, ordenar, hacer la cama, el cuidado directo de otras personas (niños, niñas, niñes, personas mayores, personas con discapacidad que requieren apoyo), la coordinación de horarios y traslados (médico, escuela, cumpleaños, actividades extra escolares, apoyo escolar, entre otras), las tareas comunitarias y otras tareas en el barrio.

¿Qué consecuencias trae la injusta distribución de los cuidados que recaen mayoritariamente en las mujeres y personas del colectivo lgbt?

  • Menos tiempo libre y de descanso;
  • Menor tiempo para desarrollarse profesional y laboralmente;
  • Menos acceso al mercado de trabajo;
  • Menos posibilidades de tener salarios equivalentes al de los varones (brecha salarial);
  • Mayores tasas de desempleo e informalidad;
  • Menos tiempo para participar en actividades políticas;
  • Más probabilidad de caer en la pobreza;
  • Menores posibilidades de salir de situaciones de violencia por falta de autonomía económica.
Total
46
Shares
1 comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Tucumán alcanzó los 500 casos de coronavirus

Artículo siguiente

Manzur: "El presidente nos pidió limitar la circulación en las provincias"

Artículos Relacionados
Total
46
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico