Cinco años de demora: “Sólo soy una egresada, cada vez con menos paciencia, esperando mi título”

Las universidades tienen un plazo de 120 días desde que se inició el trámite para entregar los títulos a las personas graduadas. Sin embargo, eso no se cumple. Lucía Dzienczarski espera hace cinco años que la Facultad de Artes de la UNT resuelva sus pedidos. Ya acumula tres títulos en espera y a raíz de una publicación en redes sociales se sumaron a su reclamo más de 40 personas en su misma situación.

¿Sabías que tu título universitario tiene que estar en 120 días? Según el art. 40 de la Ley Nacional de Educación Superior las universidades nacionales de todo el país deben expedir sus títulos en el plazo de 120 días corridos. Es decir, unos cuatro meses, aproximadamente desde que iniciaste el trámite para solicitar el título.

Lamentablemente, esos plazos no se respetan. Muchos graduados, graduadas y graduades tienen que esperar largos períodos, transitar miles de oficinas y realizar tediosos trámites burocráticos para conseguir el papel por el que la mayoría de las personas decide concluir sus estudios universitarios y que les permite acceder al dificil mercado laboral.

Este es el caso de Lucía Dzienczarski, recibida de Teatro en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Tucumán. Hace cinco años que comenzó a tramitar sus títulos (la carrera tiene títulos intermedios). Ante la falta de respuestas, recorrió a las redes sociales para contar su historia. Se encontró con un gran número de personas en iguales condiciones (o peores ya que acumulan más años de demoras) y ya son 40 quienes decidieron avanzar en modificar esta realidad que no es nueva y lleva décadas de trabas en la vida profesional de quienes se gradúan particularmente en la carrera de Teatro y Artes Plásticas.

“En dos meses se cumplen 5 años desde que presenté todos los papeles para Intérprete Dramática y Profesora en Juegos Teatrales, y todavía no tengo ninguno. Esos títulos me permitirían presentarme en la Junta de Clasificación de la provincia e ingresar al padrón para un cargo docente. Tampoco puedo probar en mi Currículum que de verdad estoy recibida. Sólo tengo papeles provisorios”, cuenta la joven y agrega que incluso sus propios docentes tuvieron situaciones similares por las que perdieron oportunidades de presentarse en becas y posgrados.

La excusa de la pandemia y las dificultades que trajo el trabajo virtual no son suficientes, ya que esta problemática es vieja. “El problema es estructural. Desde hace décadas. Puntualmente es falta de personal”, cuenta Lucía después de haber mantenido una reunión con la secretaria académica de Artes y la secretaria de Títulos de Artes.

“En todo este tiempo, inclusive desde antes de la pandemia, vengo atravesando un terrorífico derrotero pidiendo explicaciones, sin entender por qué los expedientes no avanzan, sufriendo lo peor de la burocracia de mi facultad para simplemente tener lo que me corresponde”, relata.

Las soluciones que proponen son parciales e individuales. “Me quieren ayudar, pero tampoco es justo que me adelanten el trámite en el lugar de otras personas que también esperan el título hace años. Simplemente quiero que se tomen las medidas que hacen falta para que los títulos se tramiten en tiempos aceptables al caudal de expedientes -como en otras facultades- y poder trabajar de lo que quiero y con la formación de primer nivel que me dio la UNT”.

La incertidumbre la unió a otras 40 personas en similares condiciones con quienes evalúan que medidas tomar para que esta situación se revierta para todes. “Sólo soy una egresada, con cada vez menos paciencia, esperando mis títulos. No sé qué más hacer ni a quién recurrir”, concluye en su extenso posteo en redes sociales.

La situación es crítica. A las demoras se suman errores que se cometen al iniciar los expedientes o al confeccionar los títulos, que significan idas y venidas de una oficina a otra.

La foto que acompaña esta nota fue sacada el 26 de mayo de 2016. En ese momento, rendían Corporal III y se recibían Emiliano Nuñez Campero, Batiah Adler de Chazal y Lucía. “Empezamos el trámite juntos. Solo me dieron el diploma a mí. Elles siguen esperando”.

No estas solx

Esta problemática es transversal en la mayoría de las universidades del país, públicas o privadas. De hecho existe una página web que se llama quieromitituloya, donde realizaron una guía sobre qué pasos seguir si, una vez transcurrido el plazo de cuatro meses desde el inicio de tu trámite, no te entregan el título. “Podés pedir que se de a tu título “pronto despacho. El pronto despacho puede ser “administrativo” o “judicial”.

Cuando el pronto despacho es administrativo, se hace ante las autoridades de la universidad. En este caso, las universidades tienen unos 45 días más para emitir el título, pero muchas veces incumplen también ese plazo. En caso de incumplimiento, la única alternativa que queda disponible es pedir un pronto despacho judicial.

Cuando el pronto despacho es judicial, se lo conoce como “AMPARO POR MORA”. En ese caso, un/a juez/a ordena a las universidades entregar el título en el plazo que se fije en la sentencia. La ventaja de este tipo de pronto despacho “judicial” es que es de cumplimiento obligatorio por parte de las universidades. 

Total
112
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

En Tucumán, la campaña de vacunación estará enfocada en completar segundas dosis

Artículo siguiente

Tucumán recibe 33.740 dosis de las vacunas Moderna destinada a los adolescentes de 12 a 17 años

Artículos Relacionados
Total
112
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico