Catamarca: piden que no prescriba una causa por abuso sexual contra el cura Pachado

Una joven de 32 años denunció al sacerdote Moisés Pachado por violarla en reiteradas ocasiones durante su infancia. Este martes la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Catamarca deberá definir si su denuncia prescribió por el paso del tiempo o continúa hacia el juicio.

A días de expedirse la Justicia en la causa del cura imputado por abuso sexual agravado, Moisés Pachado, su defensa presiona para que la causa se detenga porque pasaron más de 10 años de los hechos, mientras que la víctima Ingrid Figueroa, y sus abogados Sebastián Ibáñez y Bruno Jerez, buscan justicia en una dolorosa historia de abusos sexuales y encubrimientos que sucedieron cuando ella tenía apenas 9 años.

Los jueces Edgardo Rubén Álvarez, Marcelo Soria y Mauricio Navarro Foressi deberán resolver este martes 27 de octubre a las 10 de la mañana en una audiencia virtual si dan lugar a la prescripción de la denuncia.

Pachado es representado por el abogado Roberto Mazzucco. Organizaciones que acompañan a la víctima denuncian que “sólo puso trabas en la justicia y se amparó en la Iglesia”.

La dimisión en la Cámara se da luego que el juez de Garantías de Belén, Oreste Piovano, generó un fallo histórico en la provincia al negar la prescripción, aplicar “los convenios de los derechos internacionales del niño y establecer que el abuso en los niños y niñas es imprescriptible”. Pachado apeló al fallo. Es por ello que la Cámara de Apelaciones en lo Penal deberá resolver el pedido de prescripción por segunda vez.

En octubre del año pasado el fiscal de Belén, Jorge Alberto Flores, imputó al cura por tres hechos: “Abuso sexual con acceso carnal” y “abuso sexual simple”, agravado por ser “ministro de un culto religioso”. La querella aportó pruebas: un diario íntimo de Ingrid de aquella época, y pidió el registro fotográfico de la Capilla de Hualfin, lugar donde se cometieron los abusos, y pericias psicológicas a la víctima y al acusado. Los resultados fueron contundentes; expusieron las secuelas psíquicas y físicas en Ingrid, y la estructura perversa del abusador sexual, Moisés Pachado.

Al respecto, los abogados de la joven afirmaron que el 27 de octubre asistirán a la audiencia y ratificarán el fallo en primera instancia: “Queremos que se respeten los tratados internacionales. La Cámara de Apelaciones tiene que confirmar el fallo del juez de garantías de Belén, Oreste Piovano, quien revalidó que las causas de abusos a menores son imprescriptibles y el Estado debe intervenir”.

Sobre los hechos

Los hechos denunciados ocurrieron entre 1997 y 2000, cuando Ingrid Figueroa tenía 9 años, en la localidad de Hualfín, Catamarca. Luego de un poco más de 20 años, Ingrid logró contar lo que había vivido por las redes sociales. La denuncia la actriz Thelma Fardín, en diciembre de 2018, contra Juan Darthés, por abuso sexual, movilizó a Ingrid quien logró realizar la denuncia penal.

Al respecto, Ingrid Figueroa explicó que primero realizó un posteo en su cuenta personal de Facebook, “porque había perdido la esperanza de poder realizar una denuncia penal y lo realicé para alertar a la sociedad, para que puedan alejar a sus hijas de este individuo, de este tipo de persona; quería desenmascararlo. Pasó mucho tiempo pero siguió haciendo daño”. Además explicó que “es muy importante hacer la denuncia porque siempre este tipo de personas justamente se ampara bajo el silencio y hay que terminar con eso”. Si bien se animó a dar el paso judicial, Ingrid afirmó que busca justica y reparar el daño que hizo Pachado: “Quiero que esto llegue a todas las sobrevivientes porque sé que hay más de una. No hace falta que se sepa su identidad, siempre la vamos a proteger. Tampoco hace falta que se comuniquen o hablen con los medios de comunicación”.

Además de hacer la denuncia, Ingrid forma parte de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico, un espacio que trabaja en todo el país y es de asesoramiento, acompañamiento y contención de pares. El mismo está a cargo de la psicóloga Liliana Rodríguez, un grupo de abogados, y más de un centenar de personas cuyos abusos fueron cometidos en Argentina. Al día de hoy hay al menos 65 curas y monjas, mayoritariamente varones, denunciados, cuatro juicios ya realizados y con condena y dos elevados a juicio.

Sobre el dicho espacio, Ingrid remarcó: “La Red está siempre apoyando a las víctimas y lo hace de una manera muy activa. Actualmente estoy recibiendo terapia de la psicóloga de la Red y es la que me está ayudando un montón a sobrellevar este tipo de situación en la que me encuentro” agregó y dejó un mensaje a las víctimas: “Sepan que no están solas, hay un montón de personas que acompañan la lucha para acompañar y realizar la denuncia”.

Total
78
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + 20 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Se levantó el paro de colectivos: desde las 10 vuelven a circular las líneas

Artículo siguiente

Chile aprobó cambiar la Constitución de Pinochet: la reforma será con paridad de género y representación Mapuche

Artículos Relacionados
Total
78
Share
Absolvieron al imputado por el transfemicidio de Cynthia Moreira