Aedes aegypti, el mosquito que está en nuestras casas

El mosquito Aedes aegypti, que transmite el dengue, el Zika y la fiebre chikungunya tiene un increíble poder de adaptación.  Para asegurarse el éxito de su supervivencia, la hembra del mosquito no coloca todos sus huevos en un mismo recipiente sino en una gran variedad de los mismos. Los huevos se pueden encontrar desde neumáticos, botellas, baldes, floreros, porta macetas, canaletas, desagües de aires acondicionados, hasta bebederos de animales, etc. Cabe destacar que esta adaptación se observa también en el tipo de agua donde se encuentran las formas inmaduras, no sólo claras y limpias sino también con cierto grado de suciedad.

La Doctora María Julia Dantur Juri, Investigadora del Conicet de la Unidad Ejecutora Lillo (Conicet-Fundación Miguel Lillo) y Profesora Titular de la Universidad Nacional de Chilecito, nos cuenta que también se han encontrado  criaderos del mosquito en recipientes inesperados, como en tachos con restos de pintura.  Para ella, limpiar y/o eliminar todos los recipientes que contengan líquido es la base para el control del mosquito.

IMG 20210226 WA0022

Reconocer al mosquito en nuestra casa es muy importante

La hembra del mosquito Aedes aegypti, cuyas patas con rayas blancas son clave para distinguirlos en casa, es la que necesita de la sangre  para la maduración de sus huevos. Así después de picar a las personas, coloca sus huevos en una gran cantidad de recipientes que acumulan agua. De esos huevos al cabo de unos dos a cuatro días surgen las conocidas larvas,  tienen una forma alargada y se mueven de manera serpenteante. Ellas se alimentan y crecen, y al cabo de cinco a ocho días se transforman en las llamadas pupas, que son el siguiente estado de desarrollo, siendo fáciles de reconocer en este caso por su forma de “coma”. Las pupas no se alimentan, en el  interior de cada una se está formando el adulto. Al cabo de uno o dos días surge el adulto. Todo este proceso ocurre en el agua, hasta que surgen los adultos voladores, que pueden ser tanto machos como hembras. Es importante decir que los machos no se alimentan de sangre sino de jugos azucarados de las plantas. Los mosquitos adultos pueden vivir entre un mes y 45 días. Las hembras en su corta vida son capaces de poner huevos hasta cuatro o cinco veces, y en cada oportunidad ponen 150 o 200 huevos. El rango de vuelo promedio de una hembra es de 500 mts, pudiendo vivir toda su vida en una misma vivienda.

Se puede decir que desde huevo hasta adulto pueden pasar siete –diez días, pero esto va a depender fuertemente de variables climáticas como la temperatura, las precipitaciones y la humedad. Una característica muy importante de los huevos del Aedes aegypti es que pueden permanecer en ese estado durante meses – por ejemplo durante todo un invierno- cuando las condiciones no favorecen su desarrollo y al retornar las temperaturas cálidas y/o las precipitaciones, los huevos eclosionan y surgen las larvas.

IMG 20210331 WA0008

Cómo ocurre la transmisión del dengue

La transmisión del dengue ocurre por la picadura del mosquito Aedes aegypti. Una persona enferma con dengue es picada por la hembra del mosquito Aedes aegypti, el mosquito incuba el virus durante ocho a diez días, luego de este tiempo el mosquito pica para alimentarse a una persona sana y le transmite la enfermedad. En la persona sana, la incubación del virus dura entre cuatro y diez días, pudiendo la persona manifestar síntomas después de los cinco-siete días. Otros mosquitos al picar a una persona enferma con dengue desarrollan en su interior el virus y pueden seguir transmitiendo la enfermedad a personas sanas.

Un punto de suma importancia a ser tenido en cuenta es que para que se inicie el contagio de la enfermedad resulta fundamental que una o algunas personas hayan viajado, se hayan contagiado de dengue y al movilizarse de un lugar a otro, lleven la enfermedad consigo, destaca la Investigadora.

Además de la movilización de las personas y del poder de adaptación de los mosquitos, hay otro factor que favoreció y favorece al avance del dengue: el cambio climático. Vivimos en una zona con clima subtropical.  Hasta hace unos años teníamos bien marcadas las cuatro estaciones. Ahora notamos más bien épocas lluviosas y otras no lluviosas. Resultando además los inviernos más benignos, lo cual también favorece el desarrollo del mosquito; no solo de Aedes aegypti sino de todos los vectores de enfermedades.

Ante este panorama, según la Dra. Dantur Juri, no queda más remedio que combatir los criaderos del mosquito todo el año y no sólo cuando comienzan a aparecer los casos de la enfermedad. El dengue llegó para quedarse. Para tener menos mosquitos que puedan enfermarnos, la eliminación de los recipientes en desuso sigue siendo el método más eficaz. Siempre y cuando no pensemos únicamente el vaciar los recipientes que tengan agua limpia sino todo tipo de recipiente que contenga agua.

Este trabajo es un gran trabajo multidisciplinario que involucra no sólo a los Ministerios de Salud, Municipios, Comunas, Docentes de los diferentes niveles sino también a la población en su conjunto. Todos debemos poner nuestro granito de arena para que se vean los resultados.

IMG 20210205 WA0017

El control de Aedes aegypti como desafío para evitar un próximo brote de dengue

En las últimas décadas hubo un aumento significativo en la cantidad de casos de dengue. Si bien desde principios del  2021 parecía poco probable tener un nuevo brote epidémico como el del 2020, una duda surge al considerar cuán preparados podemos estar para un próximo brote de dengue.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, durante el año pasado, se registraron 3.986 casos confirmados de dengue. Los últimos  fueron confirmados para las provincias de  Jujuy, La Rioja y Salta; sin registro de nuevos casos hasta este 2022, por lo que no hay evidencia de circulación viral actual confirmada de dengue.

De acuerdo a diferentes fuentes, se puede estimar que cada 3-5 años se podría dar el próximo brote de la enfermedad, pero esto no es concluyente ya que en diferentes países de América se comprobó que tales períodos se pueden acortar por diferentes circunstancias, generalmente poco estudiadas.  Lo que sí es cierto, es que dentro del contexto en el cual estamos de la pandemia de  Covid-19, la migración de las personas de una provincia a otra y de un país a otro es un factor clave, el cual puede determinar una mayor o menor importación de casos e indirectamente la aparición de nuevos casos que pudieran originar un brote.

Volviendo a lo anteriormente expuesto, en relación a  cuán preparados estamos en caso de presentarse un nuevo brote de dengue, considerando las tareas que se hicieron y lo que actualmente se está llevando a cabo, no es certero si realmente esto podría modificar en algo el panorama para que en un próximo brote no se repita lo que pasamos durante el 2020.

Por diferentes estudios realizados durante 2020 y 2021, se sabe con bastante precisión que el mosquito Aedes aegypti estuvo  presente con una mayor abundancia registrada para los dos  veranos (casi a finales). Sumado a esto, y de acuerdo a los trabajos llevados a cabo en los diferentes barrios de dos Municipios del Gran San Miguel de Tucumán (San Miguel de Tucumán y La Banda del Río Salí), las personas no modificaron radicalmente su conducta de eliminación de los recipientes inservibles, por ende resulta preocupante la falta de concientización por parte de la población.

IMG 20210818 WA0020

Los métodos tradicionales y rutinarios de control (con la eliminación de los hábitats de cría y el uso de larvicidas y adulticidas), dirigidos contra Ae. aegypti, hasta la fecha solo han tenido un impacto limitado y temporal en la prevención del dengue, porque son poco eficaces o porque su cobertura es limitada.

Pero lo cierto es que sigue siendo la eliminación  del agua estancada, en los diferentes recipientes que se tiene en casa, lo fundamental para concientizar a la población. El mosquito adulto que vuela coloca sus huevos en recipientes de diferentes tamaños que acumulan agua, como neumáticos, botellas, baldes, floreros, porta macetas, canaletas, desagües de aires acondicionados, bebedores de animales. Pero no es el único lugar que elige para criar. Desde hace tiempo se  viene observando que estos mosquitos  diversifican los espacios donde crecen y se desarrollan las formas inmaduras o larvas. La reducción y eliminación de los contenedores donde se almacena agua se encuentra incluido dentro de las actividades de prevención del dengue (antes de la posible aparición de los casos) que se llevan a cabo durante los meses previos a las lluvias.

Si todos sistemáticamente eliminásemos los criaderos del mosquito, se podría reducir su abundancia o sea disminuir su población y por ende, el riesgo de transmisión de la enfermedad en caso de aparecer nuevamente.

Con la estrategia de prevención se espera llegar al verano en mejores condiciones por si acaso comienzan a aparecer casos de dengue. Si esto llegara a suceder, se pasaría a una estrategia de control basada en las mismas actividades de la etapa de prevención sumando el uso de insecticidas mediante rociados tanto en el interior como en el peridomicilio (llamado bloqueo de casos sospechosos). 

O sea en el contexto actual en el que estamos, sin casos reportados confirmados de dengue, no tiene sentido el uso de insecticidas. Esto es importante de remarcar, para que a la población le quede en claro, ya que algunas personas consideran que sólo con insecticidas disminuye la población de mosquitos.  

Además de esto, dentro de las medidas de prevención personal para reducir al mínimo nuestra exposición a los mosquitos debemos usar ropa que cubra nuestro cuerpo cubriendo nuestras extremidades, usar repelentes que contienen DEET, IR3535 o Icaridina que se pueden aplicar en la piel expuesta o en ropa de vestir (en el caso de los niños usar repelentes adecuados para ellos) y no está de más el uso de mosquiteros, y de poder ser emplear telas mosquiteras en puertas y ventanas, concluye la Dra. Dantur Juri.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 − diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

#8M “Cuerpas reales, hinchas reales”: cirujas y decanas participan de la muestra que recorre el país

Artículo siguiente

Camino al 8M| El cuidado como derecho humano

Artículos Relacionados
Total
0
Share