A un año de su desaparición nos seguimos preguntando ¿dónde está Tehuel?

A un año de la desaparición de Tehuel de la Torre, la impotencia, la tristeza y la rabia. Por Tahiel Ovejero.

Pasó un año desde la desaparición de Tehuel, un año de medidas mal tomadas, un año de un estado ausente, que mira hacia otro lado, mientras a nosotrxs nos desaparecen, de seguir viviendo en un sistema binario que nos abandona, nos excluye, nos olvida y nos mata, un año de preguntarnos ¿qué pensaban cuando lo buscaban?, ¿buscaban a una mujer?, ¿a un varón?.

Tehuel de la Torre es una persona transmasculina de 22 años, vive en un barrio popular, hace un año salió de su casa con la promesa de encontrar un trabajo, pero nunca volvió. Su búsqueda es llevada a cabo por distintas organizaciones autoconvocadas, ya que el estado dejó de hacerlo, cambiando la carátula de “búsqueda de paradero” a “homicidio agravado en contexto de odio”, odio, ese que el mismo estado nos tiene, que nos mata, como a Tehuel, quien murió en el momento de su desaparición, porque nunca intentaron encontrarlo con vida, buscaban un cuerpo, descartando cualquier hipótesis.
La policía, esa que hace un año no encuentra a Tehuel, es la misma que sabe perfectamente donde encontrar a nuestras compañeras trans, para violentarlas, abusarlas, cobrarles lo que según ellos “les corresponde por dejarlas trabajar”.

Vivimos en un sistema cisexista, que nos condena a la marginalidad, a la precarización, a la noche, a vivir corriendo riesgos, ocultando quienes somos, engrosar la voz, o afinarla, que no se note lo trans, que no se note el bulto, los pechos, la nuez, la cadera, por que lo mejor es “pasar por cis”, adaptarse a sus normas, o desaparecer, por que sabemos el riesgo que corremos por el simple hecho de existir, de ser nosotrxs mismxs, conocemos lo que es llegar a casa pensando “zafamos” como si fuera un juego de supervivencia, un juego para nada divertido.

Vuelvo a preguntarme, un año después, ¿Dónde mierda está Tehuel?, y sigo preguntándome, como cada día ¿Por qué pagamos un precio tan alto por el simple deseo de ser? ¿por qué nuestros cuerpos son territorio de uso y descarte? ¿por qué nos matan, aún estando con vida?

Reclamamos al estado el cambio de carátula, no es homicidio si no hay cuerpo. Basta de la violencia sistemática y cultural a la que somos sometidas las personas trans.

Total
62
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

"Las cosas parecían más sencillas", de Los Veranos

Artículo siguiente

Trama: tejiendo música con nuestra historia

Artículos Relacionados
Total
62
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico