12 recuerdos sobre la conquista del matrimonio igualitario en Tucumán

UwAAAABJRU5ErkJggg==

La memoria colectiva es una construcción constante, a 12 años de la aprobación de la Ley de Matrimonio Igualitario considero importante ejercitar los recuerdos, que siempre son un poco personales y un poco colectivos, y por eso inacabados y contingentes. 

  1. Antes de la ley, era muy poco común ver a dos hombres o dos mujeres darse la mano en la calle. Las parejas se vinculaban con un manto de discreción, que era propio pero también social, todo el mundo miraba para otro lado y hacía como si ese vínculo no fuera amoroso.  Quienes se atrevían tenían que estar preparadas/os para enfrentar las miradas, los murmullos y a veces también los insultos. Ser visible era un acto de lucha y resistencia.
  1. Quienes apoyamos esta ley le decíamos matrimonio igualitario, pero en todos los medios se le llamó Matrimonio Gay. Aceptar la lucha fue un desafío, para quienes salimos del closet antes de la ley no era común tener  en nuestro horizonte la posibilidad de casarnos, para muchos no era ni siquiera un sueño. Muchas personas dentro del colectivo LGBTI tuvieron que debatirlo, y llegaron a la conclusión que no estaban a favor de la instituciones del matrimonio, pero que a fin de cuenta esta batalla significaba ser reconocidos por el Estado y por eso entonces valía la pena darla. Luego de aprobada la ley, algunas de esas personas se casaron y otras continuaron creyendo que el matrimonio como institución debía, y debe, ser abolido.
  1. La delegación tucumana del INADI creó un Foro de la Diversidad, donde se nuclearon activistas, algunas personas formaban parte de organizaciones y otras no. Algunas eran visibles, otras no y otras tantas participaron colaborando con dinero para actividades. Alrededor de ese grupo se organizaron marchas, mesas paneles y distintas estrategias de difusión. Éramos pocas personas pero muy obstinadas. 
  1. El entonces diputado por la UCR por Tucumán Jose Cano primero había dado su apoyo al proyecto de ley, de modo informal, pero luego cambió su opinión y se unió  a los sectores conservadores. El conteo de votos era constante, había una decisión política clara del Gobierno Nacional de acompañar la ley, todas las semanas desde Buenos Aires llegaba información sobre alguno que se sumaba a la ley, sobre otra que estaba presionada por su provincia y estaba indecisa, y así. 
  1. El 18 de junio del 2010 en Tucumán hubo una audiencia pública, estrategia realizada por la senadora Liliana Negre de Alonso para mostrar que en el interior del país la mayoría estaba en contra y no quería esta ley. Quienes logramos entrar el día de la audiencia a la Legislatura éramos menos de 20, quienes hablaron a favor mucho menos. Todo el recinto estaba plagado de gente que estaba en contra, movilizaron a grupos para que se concentraran afuera. Recuerdo que detrás de las vallas un hombre me hacía señas amenazantes, pasando el dedo índice sobre su cuello, tuve miedo a andar por la calle durante todo ese mes. También recuerdo la carta que leyó una joven adolescente que representaba a una liga de hockey femenino, allí exponía un abc del discurso anti derechos, hablando de conservar la familia con papá y mamá, y de la naturaleza humana. Afuera cantábamos a quienes utilizaban la bandera argentina para rechazar la ampliación de derechos: “la bandera que vos levantas la hizo belgrano un homosexual”
  1. Durante semanas hicimos chistes con las cosas que el diario más grande de Tucumán publicaba, muchas de ellas como espacio publicitario pago. La imagen de tapa de un suplemento a color de un domingo fue una familia de padre,madre y dos niños tomados de la mano y saltando. “La familia voladora” dijo alguien, y no paramos de reirnos y de querer volar en las fotos. 
  1. Analía Mas, abogada de la Federación LGBT nos acompañó mucho durante la lucha y la visibilización. Maria Rachid, entonces presidenta de la Federación,  viajó y estuvo presente en la audiencia pública, en una disputa política  mano a mano con Negre de Alonso que dio vueltas por el país.  Y que terminó siendo beneficiosa para el movimiento LGBTI porque incentivo a la organización. Carolina Fragoulis fue una de las más visibles el día de la audiencia pública, fue quien pudo comunicar que detrás de nuestra orientación sexual habían familias, proyectos de vida y sentimientos. 
  1. Una vez hicimos una concentración en la plaza independencia, las que más activaban la calle era un grupo de jóvenes lesbianas llamada Cruzada, fuimos alrededor de 25 personas en el mismo día que marchaban en contra organizaciones evangélicas. La policía nos acordonó para evitar la violencia, del otro lado eran 3 cuadras de personas. 
  1. A las pocas semanas, y al calor del debate que crecía en los medios masivos, realizamos una marcha histórica con muchas personas. Las lesbianas de la organización Cruzadas llegaron a la plaza sosteniendo una bandera y con velos de novia sobre sus cabezas, generaron un gran impacto en la gente y en los medios de comunicación. Personalmente creo que esa fue una marcha del orgullo, en invierno, multitudinaria y organizada casi sin recursos. Hasta hubo suelta de globos multicolores.
  1. Durante días previos a la votación definitiva pensamos que no iba a salir, porque los votos no daban, había mucha presión de la iglesia católica y de los sectores conservadores. Sabíamos que la lucha ya estaba dada, y que no iba a haber retorno. Nos preparamos para lo peor, aunque a veces a nivel país había otro ánimo, en nuestra provincia la violencia mediática era extrema y nos avizoraba un futuro difícil. 
  1. Antes de la ley no había especial interés en la diversidad por parte de partidos políticos y organizaciones de Tucumán. Recuerdo haber concurrido a algunos centros de estudiantes de facultades de la UNT y escuchar cómo se repetían frases del tipo “aun no estamos preparados para dar este debate”, “no estoy de acuerdo con que adopten”, “no tengo problemas con los gays pero la palabra matrimonio no es para ustedes, deberían llamarlo de otro modo”. A menos de un año de aprobada la ley comenzaron a nacer áreas, secretarías y espacios de diversidad en distintas estructuras políticas. El matrimonio igualitario significó el ingreso de la diversidad a la legitimidad política. 
  1. Aquella madrugada de frío en la que se dieron acalorados discursos en el Congreso de la Nación marcó un antes y un después en la vida de millones de personas. Hay algo mágico en la ley, por lo que genera en los sentidos, que hizo que muchas personas pudieran animarse a expresarse de otro modo, y también que muchas familias empiecen a aceptar a sus seres queridos. Personalmente, mi recuerdo es prácticamente físico, recuerdo que cuando se aprobó sentí que el aire que ingresaba a mi cuerpo era más liviano, sentí que podía tener una vida mejor que aquella que los prejuicios habían puesto en mi cabeza. 

Faltan nombres y acciones en estos breves recuerdos.Ojalá muchas personas recuerden lo que decía y que pensaban en el 2010 respecto a la diversidad, donde estaban y  cómo lo vivieron. Porque nada de todo lo malo que dijeron que iba a pasar, pasó. Y porque es importante recordarnos para volver a poner en eje nuestras luchas, nuestro presente y futuro.

Total
34
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + once =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior
boleta de consumo de energia electricaio

Cómo inscribirse para los subsidios al consumo de gas y electricidad

Artículo siguiente
Silvina Batakis

Batakis se reunirá con los gobernadores

Artículos Relacionados
Total
34
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico