Juicio abreviado: podrían darle 12 años de prisión al asesino de Ayelén Gómez

Hace poco más de 4 años, el domingo 12 de agosto del 2017 nos enteramos por un medio de comunicación que habían encontrado “un cuerpo” en las tribunas del club Lawn Tenis. Llegada la noche recién descubrimos que se trataba de Ayelén, una compañera trans. 

Desde aquel día la comunidad LGBTI tuvo que  activar mecanismos de protesta para que los medios de comunicación nombren a Ayelén respetando su identidad. A los pocos días se realizó la primera marcha que tuvo como punto de partida el CETRANS en sus primeros meses de funcionamiento y que fue una de las más grandes movilizaciones de pedido de justicia que vivió la provincia. Todo lo que se hizo siempre tuvo ese sabor amargo de la injusticia, y el de saber que como sociedad  llegamos tarde. 

Este lunes 27 de septiembre, a cuatro años del crimen, Adrian “Bandera” Miranda aceptó haber sido el autor del violento asesinato y por ello, en un juicio abreviado, las partes acordaron 12 años de prisión. La familia aceptó este acuerdo porque el riesgo de no aceptarlo era que termine en absolución. 

A 9 años de la ley 26.743 de Identidad de Género, la fiscal de la causa, Marta Jerez de Rivadeneira, se refirió a Ayelén usando pronombres masculinos, violentando una vez más la memoria y la identidad de la víctima. La justicia, para las excluidas, siempre tarda tanto en llegar y desgasta tanto, que cuando llega ya no parece tal. 

El Poder Judicial de Tucumán tiene aún una deuda histórica con las compañeras trans, los juicios demoran mucho tiempo, las investigaciones se realizan mal y no se tiene perspectiva de género y diversidad. La mayoría de las veces los acusados quedan libres y durante todo el proceso se vulnera la identidad. El Estado aún no ha logrado proteger a las que más lo necesitan, y mientras eso no pase, seguirán expuestas a las peores violencias. 

El Parque 9 de julio continúa siendo una zona peligrosa para el colectivo LGBTI.

Desde ANDHES adelantaron que aún resta esperar la sentencia, y continuar trabajando en las exhortaciones que realizaron al Estado. La demoras en la investigación y las irregularidades del proceso sientan otro mal precedente para la respuesta que el Poder Judicial da ante un transfemicidio. 

Quizás lo único bueno de todo esto es que su madre, su hermana y toda su familia pueda encontrar consuelo. Y que ya no tengan que andar gastando la plata que no tienen para viajar a tribunales, ni tengan ya que exponer sus lágrimas ante las cámaras para que a la sociedad le importe un poco la brutal muerte que sufrió Ayelén. 

Ojalá en el  cielo de las travestis a Ayelen, y a todas las que ya no están, le den mucho más amor que el que encontraron en este plano. Ojalá solo recuerde su nombre dicho en boca de las personas  que la amaron. Ojalá no escuche ni vea lo que se dijo y se hizo en su nombre luego de su muerte. 

Una y otra vez, decimos : Fue un transfemicidio y  Justicia es que  no pase NUNCA MÁS.

Total
2
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

En las escuelas tucumanas se garantiza el derecho a la identidad de género

Artículo siguiente

Justicia a medias y falta de perspectiva de género en el juicio por el transfemicidio de Ayelén Gómez

Artículos Relacionados
Total
2
Share