La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Tucumán

Veinte albañiles quedan sin trabajo a diario en la provincia

UOCRA | Desde el gremio alertan que el nivel de empleo está entre los más bajo de la última década y avizoran un futuro muy desfavorable para el sector.

La grave crisis económica que atraviesa el país hace mella en todos los sectores de la sociedad y el rubro de la construcción, uno de los pilares fundamentales de la economía, no es excepción. Tras varios meses de caída sostenida durante la segunda mitad del año 2018, la curva descendente tocó en el último mes del año pasado (cayó un 20,5% interanual) el peor pico después de la fuerte caída de julio de 2016, producto de la devaluación, la caída del mercado interno y el aumento significativo de los co

En el sector privado esto se vio reflejado en una merma significativa de los permisos de edificación y el cierre prematuro de obras ya iniciadas. En el sector público, la mayoría de las obras proyectadas con fondos nacionales quedaron en eso, en proyectos. El gobierno provincial por su parte, si bien hizo aportes -en materia de vivienda sobre todo- tampoco fue muy austero a la hora de invertir.

Los primeros en sentir el golpe de la caída fueron los trabajadores. Desde julio del 2016 a la fecha se perdieron en Tucumán más de 3000 puestos de trabajo, según dictan los registros de la UOCRA, datos apoyados en el IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), eso sin tener en cuenta la evolución del empleo informal, el que en los períodos de crisis de actividad sobrerreacciona con mayores despidos.

“Estamos muy golpeados por la política económica nacional. No se está mandando recursos para obra pública y los insumos para la construcción están por las nubes. Hoy la realidad del sector es muy dura”, contó el titular de la UOCRA en Tucumán, David Acosta.

El otro dato desalentador tiene que ver con la bolsa de trabajo, un registro del gremio a través del cual se busca facilitar la incorporación de trabajadores a medida que surgen obras. En el último trimestre del 2018, tras la paralización de los trabajos sobre la ruta nacional 38 -que costó 200 puestos-, el número de obreros buscando trabajo ascendió por encima de 6000. “Estamos a finales de febrero y seguimos sin poder darles respuestas porque no se están iniciando obras”, sostuvo el gremialista.

Sin embargo, esperan un respiro para mediados de marzo, cuando a través del Instituto Provincial de la Vivienda, el Gobierno de inicio a la construcción de 300 casas, distribuidas entre el barrio Congreso, un barrio en Las talitas y otro en Villa Carmela. Además, esperan por el inicio de las tareas en el Potrero del Clavillo, aunque aún no tiene fecha cierta de iniciación.

En cuanto al sector privado la situación es aún peor. Según alertó Acosta, se caen hasta 20 puestos de trabajo por día debido al incremento de los costos para construir y la falta de confianza de los empresarios en la economía. “Hasta antes de mediado del 2018 había empresas que tenían a 20 obreros activos y los redujeron a 4 aduciendo que no podían pagar”, remarcó. Asimismo, el dirigente explicó que muchas obras están paralizadas porque las empresas se demoran demasiado en cumplimentar con “la infinidad de requisitos” que impone el gobierno para el inicio de las obras.

Además del desempleo, el otro gran problema para el gremio es el trabajo informal, que en general en Tucumán se ubica en torno al 50%. “Estamos trabajando para hacer que se cumpla nuestro convenio. Sucede que muchos obreros por no perder sus trabajos aceptan cualquier condición. Otros firman planillas con menos horas de las que trabajaron y por sueldos muy inferiores al convenio”, espetó Acosta.

En este marco, el sindicalista apuntó contra Municipalidad capitalina por las obras que se llevan adelante en la ex estación El Provincial, donde según aseguró hay obreros que trabajan en negro y en una situación totalmente precaria. “Nuestros compañeros que están ahí cobran $300 o $400 por 12 horas de trabajo por día. Queremos que se haga respetar nuestro convenio colectivo y se haga cumplir la jornada de 8 horas”.

Por último, cargó contra los profesionales responsables de la seguridad que “son cómplices de los malos empresarios” por ser funcionales a los mismos y no generar las garantías para el obrero. “En lugar de proteger al trabajador, lo obligan a firmar las planillas y nunca le entregan el equipo de seguridad. Cuando nos ven llegar con los inspectores los hacen esconder a los obreros para que no los inspeccionemos”, sentenció.

Fuente: Primera fuente.

Autor/a
www.lanotatucuman.com
Chateá Con La Nota