Reseña: “Desearás al hombre de tu hermana”

Conocida como “la película de Pampita”, cautivó la atención de Patricio Manzur Otaiza. En la nota, te cuenta por qué logró destacar y posicionarse dentro del repertorio del cine nacional.

Desearás al  hombre  de  tu   hermana (Diego Kaplan, 2017), “la  película  de  Pampita”  o  aquella  necesaria  sátira  sobre  el cine  argentino  hipersexualizado  (casi en  la  totalidad  de  sus  ejemplos  sin  razón  lógica,  narrativa o  estética  alguna)  de  la  época  del   Destape [1], con  cimiento  en  las  obras  de  Armando  Bó y  en  los  tropos  habituales  de  las  telenovelas  y  el  soft porn  más  barato,  ridiculizando  conceptos recurrentes  en  un  cine  ya  pasado  y  en  ocasiones  revisitado  por  directores  como  Lars Von  Trier.  Una  burda  burla  a  obras  eróticas  degradantes  como  50 Shades  of  Grey ( E. L.  James, 2011)  caracterizadas  por  sus  pretensiones  de  empoderante  feminismo  que  caen  estrepitosamente en  el  morbo  porque  sí. 

Una  película  que  ameritaba:  1)  una  cierta  inteligencia  de un  público  acéfalo  y  adormilado  cuya  opinión,  profesada  hasta  el  cansancio  sin  reflexión  alguna, se  forma  con  base  en  el  criterio  de  los  “periodistas”  de  turno—la  mayoría  ni  siquiera  críticos de  cine—  que  se  encargaron  de  defenestrarla  en  sus  programas  de  chimentos  por  el  simple hecho  de  ser  “la  película  de  Pampita”,  cuando  en  realidad  se  encontraron  frente  a  un  filme con  todas  las  convenciones  características  del  cine  de  culto  al  que  muchos  recurren  en  una suerte  de  resistencia  frente  a  las  enormes  producciones  políticamente  correctas;  2)  un  espectro humorístico superior al necesario en las insípidas “comedias” de Suar. 

Una  producción  que  sabe  lo  que  es  y  no  quiere  ser  más.  Bella  estética  setentera,  fotografía  básica pero  interesante  y  abarrotada  de  llamativos  colores,  apropiada  selección  musical  y  un  inmersivo diseño  de  producción,  montaje  anticlimático  en  ocasiones  y  malas  actuaciones,  acartonadas empero  plagadas  de  frases  icónicas,  en  las  que  sólo  destacan  Mónica  Antonópulos y  Juan  Sorini  dentro  del  rango  actoral  (bajo, pertinente mencionarlo)  que  poseen.

No  es  sutil,  todo  lo  contrario:  plagada  de  excesos  y  ese  bello  absurdo  que  roza  el  ridículo identificable  en  el  nicho  ocupado  por  películas  de  culto  como  The Rocky  Horror  Picture Show  (Jim Sharman,  1975)  o  The Room  ( Tommy Wiseau,  2003) ; si  se  entra  en  el  juego y  el  código  que  propone  el  filme  desde  la  primera  escena (el  primer  orgasmo  de  una  niña de  7  u  8  años)  es  completamente  disfrutable.  Definitivamente  no  es  una  contemporánea  Dressed to  Kill  (Brian de  Palma,  1980)  o  Basic Instinct  (Paul Verhoeven,  1992) , pero  sí  una  creación que  supo  evidenciar  la  falta  de  razonamiento  y  criterio  de  aquellos  quienes  viven  de los  programas  más  vistos  en  la  caja  tonta  y  los  medios  de  comunicación  masivos,  que establecen cuál será la valoración de sus descerebradas audiencias.

67cc8cbd484d0dd988232e43517fca62

Imprescindible  mencionar  el  magistral  marketing  que  tuvo,  cuya tagline la  ofrecía  como  “la película  erótica  de  Pampita”  y  su gimmick  consistía  en  sembrar  la  falsa  esperanza  en  los morbosos  espectadores  expectante  por ver algo  de  la  modelo.  En  palabras  de  la  crítica  de  cine Vanesa Fognani,  «[…] a  la  mitad  de  la  película  esos  hombres [maduros  que  buscaban  saciar su sed  cinéfila  viendo  los  cuerpos  sensuales  de  Carolina  Ardohain,  Mónica  Antonópulos  y  Andrea Frigerio] movilizados al  cine  por  una  suerte  de  libido  se  levantaron  horrorizados  y  huyeron despavoridos  del  cine.  Porque  el  humor,  más  la  narración  del  placer  en  la  voz  de  una mujer  genera  pudor,  especialmente  en  el  macho  alfa  que  no  puede  entender  ciertas  focalizaciones cinematográficas  y  menos  que  la  mujer  sea  la  que  se  haga  la   “croqueta”. »

Cuidado,  hombres  que  busquen  una  porno  sin  más,  sólo  encontrarán  desnudos  frontales  de negros  y  una  inteligente  película  feminista,  novedosa  y  obligatoria  en  el  repertorio  del  cine nacional.

Hay que  reconocer  cuando  la  máquina  de  hacer  ( y comprar)  chorizos  en  que  se  transformó  Netflix en  los  últimos  tiempos  concibe  un  logro,  y  el  hecho  de  que Desearás  al  hombre  de  tu hermana esté  en  su  catálogo  es  uno  muy  grande.  De  no  ser  por  la  plataforma,  la  posibilidad  de  acceso  al  film  estaría  relegado  a  medios  no-santos  de  internet  (páginas  piratas  o uTorrent ) o, en el mejor de los casos, a CINE.AR .


[1] [1]  Ese  fenómeno  del  cine  posdictadura  exportado  desde  España  ( con directores  como  Jesús  Franco)  en  que  un  aluvión  de  bellas  mujeres  estaban  predispuestas  a  mostrar  la  totalidad  de  sus  cuerpos  desnudos  en  cámara gracias a  la  abolición  de  la  censura  tan  presente  en  los  años  del  peronismo,  con  persecuciones,  prohibiciones,  desapariciones que  la  historia  de  los  vencedores  desconoce  y  largas  listas  negras  que  no  se  limitaban  sólo  a  las  producciones eróticas,  sino  a  todas  aquellas  que  hubieran  implicado  salvar  a  la  ciudadanía  de  la  ignorancia.  Prohibido olvidar  ese  tiempo  pasado  pero  siempre  latente.  Dicha  tradición  estuvo  muy  arraigada  a  un  cine  aun  anterior perteneciente  al  sexplotation argentino  de  Armando  Bó  (1914  –  1981)  y  sus  películas,  protagonizadas  por Isabel  “la  Coca”  Sarli  (1929  –  2019) , siendo  El trueno  entre  las  hojas  (1957 , hoy  clásico  y  película  de  culto)  la primera en la historia argentina en poseer escenas de desnudez.

Total
2
Shares
1 comentario
  1. Excelente crítica, las comparaciones me parecen muy acertada y gracias a la reseña pude cambiar mi perspectiva sobre la pelicula, ya no me parece una exageración sin trama, sino una sátira muy inteligente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diez − seis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Tucumán pasó los 70 mil casos de coronavirus

Artículo siguiente

¿Cómo detectar las alergias alimentarias?

Artículos Relacionados
Total
2
Share