Pensar lo binario para salir de él

El 29 de junio, la investigadora y docente de la Universidad Nacional de Córdoba, Dra. Laura Cantore brindó una conferencia titulada “Intersexualidad: la ruptura biológica de los binarios. Retrocesos, avances y desafíos”, en el marco del ciclo “Todas las voces, todas”, organizado por el Instituto Matria en el Partido Justicialista de Tucumán. Esta es quizás una de las primeras disertaciones sobre intersexualidad en la provincia, y responde, como con muchas otras cosas, al silencio que genera aquello que se escapa de la norma.


En Argentina no se ha avanzado lo suficiente sobre los derechos de las personas Intersex, y más aún, ni siquiera existe un conocimiento básico y rudimentario generalizado sobre esta realidad. En el año 2006, los Principios de Yogyakarta[1], solicitan expresamente a los Estados establecer “todas las medidas legislativas, administrativas y de otra índole que sean necesarias a fin de asegurar que el cuerpo de ningún criatura sea alterado irreversiblemente por medio de procedimientos médicos que procuren imponerle una identidad de género sin su consentimiento pleno, libre e informado, de acuerdo a su edad y madurez y guiándose por el principio de que en todas las acciones concernientes a niñas y niños se tendrá como principal consideración su interés superior”.

Este párrafo corresponde al inciso B del principio 18 sobre la protección contra los abusos médicos. Y para que esto deje de ser simple letra muerta, es necesario informarnos sobre algunas cosas que el sentido común binario se ha encargado de ocultar.

En Argentina, algunas personas tenemos la costumbre de englobar con siglas lo que comúnmente se denomina “diversidad”, y llamamos comunidad LGBTI o  LGBTIQP. ¿Qué opinión te merece esta categorización? ¿Cómo ves el vínculo entre la comunidad instersex y la comunidad travesti/trans/trasgénero?

El movimiento LGBTTT es un movimiento de diversidad sexual. Las nociones de lesbianismo, gay y bisexual tienen que ver con la orientación sexual. Las tres T tienen que ver con la identidad de género. Por otro lado, la intersexualidad es una condición biológica, se nace con un cariotipo, con una construcción cromosómica diferente a la de “la hembra” y “el macho” que tenemos idealizado en la cabeza.

Un ejemplo de ello, que quizás puedan tener presente, es la película de Lucia Puenzo “XXY”. En donde la protagonista nace con un cariotipo que no es ni XX, ni XY. Yo, siendo abogada, hablo de cariotipos, y es porque creo que se puede entender la intersexualidad desde la biología. Yo defiendo dos cosas, en mi tesis doctoral defiendo la intersexualidad como postura identitaria, y luego, en mi posdoctorado, junto a mi profesora de Genética, encuentro que hay 93 formas de cariotipos[2] diferentes a la de la hembra y el macho.  Esos cuerpos van a querer tener una orientación sexual e identidad de género,  que puede ser intersexual o puede ser una forma que no está nominada todavía.

Es frecuente que se confunda a intersexualidad con alguna de las tres T. Una persona que tiene un cuerpo intersexual puede querer ser aquello que se le dé la gana.  Puede sentir una orientación homosexual, heterosexual, bisexual o pan sexual.

Es decir, si no solo atendemos al binario hembra-macho, y sabemos que hay 93 formas diferentes, corporalidades diferentes y erotismos diferentes, todos los entrecruzamientos que se pueden dar o pensar nos muestra que nos quedamos cortos con las categorías. En épocas en donde los vínculos amorosos se amplían ¿cómo nominaremos la diversidad?

Deberíamos poder contar con más casilleros. La ley de identidad de género (26.743) sigue a los Principios de Yogyakarta (2006). Pero insisto, esta circunstancia no se debe exclusivamente al género, la intersexualidad tiene que ver además con cuerpos diferentes.

Gracias a la ley, un niño puede pedir el cambio registral de su identidad. En cambio, un chico intersexual, en las actuales condiciones y circunstancias de silencio social, no tiene posibilidades de elección. Porque en la práctica, la corporalidad intersex se resuelve entre gallos y medianoche, entre el médico que cree que el mundo es binario, y los padres desesperados que también creen que el mundo es binario.

Es por ello que se hacen ablaciones genitales infantiles. No puede llamarse de otra manera. Pensemos en un chico que es intervenido por una ciruja en sus genitales durante su primera infancia, las marcas que eso genera, y lo difícil del proceso.

La ley de identidad de género amplia mucho, amplia corporalidades, pero la prohibición expresa de ablación genital infantil todavía no existe en nuestro país.

¿En qué país podemos encontrar una legislación diferente frente a los cuerpos intersex?

Existe en el tribunal constitucional colombiano. Este tribunal no permite de ninguna manera que un niño/a intersexual sea operado de ninguna manera sin dar su consentimiento informado. Este es un requisito para las intervenciones quirúrgicas, desarrollado por la bioética.

¿Cuáles son las herramientas legales con las que contamos en nuestro país para poder defender a niños, niñas y adolescentes?

La convención de los derechos del niño tiene tres ejes fundamentales. Los niños/as son sujetos de derecho, existe un interés superior que es el del niño, y tienen el derecho a ser oído. Aparece como consecuencia de esto la noción de capacidad progresiva, como adultos tenemos la obligación de escuchar a ese niño/a para escuchar que desea ser. Es lo mismo que argumentamos en experiencias de infancias trans, tenemos la obligación de escuchar lo que nos dicen nuestros niños/as a medida que van creciendo.

Lo que sucede es que seguimos pensando en un mundo binario, seguimos pensando en celeste y rosa. Antes hablábamos de femenino y masculino, ahora hablamos de feminidades y masculinidades, pero de las condiciones que rompen lo binario no hablamos. La intersexualidad muestra que la diversidad está en todos lados, también en la biología misma.

Hay toda una historia de patologizacion sobre gays, lesbianas y trans. Y siempre se hace referencia a “lo natural”, y cuando vemos en la naturaleza, la biología nos trae toda esta diversidad de cuerpos. Y nosotros no permitimos ni siquiera que se nominen, los patologizamos y buscamos.

¿Cómo ves al sistema binario? ¿Crees que es posible derribarlo?

El sistema binario es patriarcal. Creo que va a caer.  El patriarcado, siguiendo a Segato, es un sistema de dominación que también tiene que ver con políticas económicas. Del patriarcado somos víctimas tanto hombres como mujeres. Yo estoy convencida también de eso.

Estoy convencida que el patriarcado se va a caer, porque por encima del mandato hay un mundo que existe. Zaffaroni dice que “aunque moleste el mundo existe”, hay un mundo diverso, biológico, psicológico, un mundo de diversidad corporales. Esto va a caer y tenemos que insistir para que esto suceda.


[1]Principios sobre la aplicación de la legislación internacional de derechos humanos en relación con la orientación sexual y la identidad de género

[2]Careotipo: conjunto de los cromosomas de una célula, de un individuo o de una especie, después del proceso en que se unen por pares de cromosomas idénticos y se clasifican según determinados criterios

 

Total
10
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Los gremios ATEP, AMET y APEM adhieren al paro nacional

Artículo siguiente

Marcos Peña | De la turbulencia al clima tormentoso

Artículos Relacionados
Total
10
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico