La Nota

El Medio para tus ideas

Actualidad

Más de 2 millones de personas asisten a comedores en la Argentina

El Senado convirtió en ley la prorroga de la Emergencia Alimentaria por unanimidad el día de ayer. La crisis económica se profundiza en la última etapa del gobierno de Mauricio Macri y arroja la alarmante cifra que más de 2 millones de personas asisten en comedores en la Argentina.

La iniciativa que establece un “incremento de emergencia” de, como mínimo, el 50% de los créditos presupuestarios vigentes este año correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición.

La prorroga de esta ley tendrá un costo fiscal de entre 8.000 a 10.000 millones de pesos y dispone que el jefe de Gabinete podrá actualizar trimestralmente las partidas, tomando como “referencias mínimas” el aumento de la variación porcentual del rubro ‘’alimentos y bebidas no alcohólicas’’ del IPC y la variación de la canasta básica alimentaria según el INDEC.

En tanto habilita al Poder Ejecutivo Nacional a “disponer las ampliaciones y las reestructuraciones presupuestarias, y las decisiones administrativas conducentes a un abordaje efectivo de la emergencia alimentaria y nutricional”.

¿Hay hambre en la Argentina?

Según datos del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, presentados por Marcos Peña en el informe a Diputados N°118, actualmente hay 1.270 comedores comunitarios y 19.036 comedores escolares en todo el país, a los que asisten casi 3 millones de personas. Es un número que creció por más de un millón de personas entre 2016 y 2017 y desde entonces se ha mantenido estable. Hasta la última devaluación del 2019 que provocó un nuevo encarecimiento de las condiciones de vida de la clase media y un recrudecimiento de la pobreza en los sectores más vulnerables.

Según los últimos datos del INDEC, la pobreza se encuentra en un 32%. El mismo porcentaje que Macri encontró cuando sucedió al kirchnerismo en diciembre de 2015. Se debe tener en cuenta que no se tomaron los datos de la última embestida la financiera tras las Primarias, Abiertas, Simultaneas y Obligatorias (PASO), en donde se impuso el candidato de Frente de Todos, Alberto Fernández 15% arriba de Macri.

Según el Observatorio de la Deuda Social de la UCA, una de las provincias más afectadas es la provincia de Buenos Aires donde 4 de cada 10 niños niños, niñas y adolescentes del Gran Buenos Aires comen en comedores.

La UCA también detalla que el 29% de los niños vive en hogares con inseguridad alimentaria, o sea que tuvo que bajar la cantidad y la calidad de su alimentación. Además precisa que al menos un adulto de esos hogares tuvo que omitir alguna comida.

“La malnutrición es un problema crónico y estructural, lo cual enfatiza la necesidad de declarar la emergencia alimentaria cuanto antes, así como los problemas que atraviesan nuestros comedores y merenderos al no recibir los alimentos que el Ministerio de Desarrollo Social almacena en sus galpones” denuncia Silvia Saravia, coordinadora nacional de Barrios de Pie-Libres del Sur en diálogo con La Nación

La inseguridad alimentaria tuvo su pico más alto en el 2018.

Según el INDEC, la canasta básica alimentaria subió en agosto 3,8% con respecto a julio y 58,8% en términos interanuales.

El estado no es ajeno a esta situación, actualmente el 34,6% de la población recibe algún tipo de plan de alimentación gratuita. Las medidas no son estructurales. Van a lo inmediato y no responden a los requerimientos de frutas, verduras, carnes magras. cereales y leche que necesita la franja etaria de 2 a 19 años, por lo tanto no atacan la inseguridad alimentaria.

En el año electoral y con la crisis en avanzada, el Gobierno redujo la partida presupuestaria para comedores comunitarios y merenderos, según afirma el medio Chequeado.

Lo cierto que la alimentación es un factor a combatir en la argentina, no solamente con aumentos presupuestarios, sino con un plan que contenga los valores nutricionales que necesitan los niños, niñas y adolescentes.

Chateá Con La Nota