La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Actualidad

Los Pueblos Originarios también le respondieron a Macri

A través de un comunicado, repudiaron los dichos del presidente en la apertura del Congreso Internacional de la Lengua Española. “Estas expresiones solo demuestran una vez más el profundo odio y desprecio racial que nos tienen”, expresaron.

El desacertado discurso del presidente Mauricio Macri en la apertura del Congreso Internacional de la Lengua Española generó grandes repercusiones y no precisamente positivas.

“A través de la lengua, se marcó para siempre un destino, el de unirnos de una forma inquebrantable”, dijo. Y añadió: “Imaginemos si hablásemos acá argentino, y los peruanos, peruano; y los bolivianos, boliviano; y necesitáramos traductores para hablar con los uruguayos. Somos más de 500 millones de personas en todo el mundo. La lengua española, que es la segunda más hablada en el mundo, nos unió a través de algo tan propio del ser humano, que es el idioma en el que hablamos.”

Ya la semana pasada, desde el Colegio de Graduados en Antropología repudiaron los dichos: “Nuestras sociedades latinoamericanas son plurilingüísticas y pluriculturales, esta diversidad ha sido plenamente reconocida en las Reformas Constitucionales y en legislaciones que tuvieron lugar en la región a fines del siglo pasado”.

Ahora, desde el Encuentro Nacional de Organizaciones Territoriales de Pueblos Originarios, emitieron un comunicado en el cual expresaron: “Repudiamos el circo lingüístico y la puesta en escena de convocatorias con el solo propósito de rendir pleitesías y eternizar un sistema monárquico anacrónico y acabado”.

Además, agregaron: “La colonización no es parte del pasado, sino que está vigente en este tipo de actos y réplicas discriminatorias”. “El retomar la palabra en primera persona como actores políticos, colectivamente organizados no es más que la restitución de un derecho que nos fuera prohibido y un reconocimiento como sujetos de derecho”, sostuvieron.

A continuación, el comunicado completo:

Nosotros, Pueblos Naciones originarias preexistentes, poseedoras cada una de un idioma y una cultura milenaria, siempre subestimada y ninguneada por los conquistadores.

Declaramos nuestro más enérgico repudio a las opiniones y conceptos vertidos por parte del Ejecutivo argentino en la apertura del Congreso Internacional de la Lengua Española, el pasado 27 de marzo del corriente año. Estas expresiones solo demuestran una vez más el profundo odio y desprecio racial que nos tienen.

Repudiamos el circo lingüístico y la puesta en escena de convocatorias con el solo propósito de rendir pleitesías y eternizar un sistema monárquico anacrónico y acabado.

Nos encontramos en la actualidad gobernados por una oligarquía que, enquistada en el poder, condena al pueblo a la pobreza y a la miseria, nos niega a los Pueblos Originarios nuestra identidad y nuestro derecho al territorio, nos reprime y nos mata por el solo hecho de cuidarlo, protegerlo y defenderlo, y nos aplica una justicia de y para blancos, demonizando y persiguiéndonos por ser originarios para justificar cada atropello.

A esta oligarquía le decimos que no aceptamos sus imposiciones lingüísticas, les exigimos restituir a cada nación originaria su identidad y territorio, que nos restituyan la palabra y el habla que nos fuera extirpada y prohibida como parte del proceso de conquista y colonización. La colonización no es parte del pasado, sino que está vigente en este tipo de actos y réplicas discriminatorias, como los que han tenido lugar recientemente en el llamado Congreso Internacional de la Lengua Española. El retomar la palabra en primera persona como actores políticos, colectivamente organizados no es más que la restitución de un derecho que nos fuera prohibido y un reconocimiento como Sujetos de derecho.

Los Pueblos Originarios exigimos que Occidente repare el daño y el ultraje perpetrado en América desde la colonización hasta estos días. Es necesario que los Estados blancos y los gobiernos de cada país se hagan cargo de los atropellos que infligieron e infligen a nuestras hermanas y hermanos en toda América, reconociendo ante el mundo el genocidio y etnocidio producido. Más de 90 millones de originarios asesinados por la usura y la ambición. El mayor genocidio de la historia.

Solo en ese reconocimiento podremos comenzar a reparar y sanar las heridas profundas que sufrimos a lo largo de la historia colonizadora, para retomar nuestro camino de libertad y de Buen Vivir en Interculturalidad y Plurinacionalidad.

Autor/a
www.lanotatucuman.com
Chateá Con La Nota