Actualidad

Las famosas también abortan

La actriz Muriel Santa Ana contó que a los 24 años interrumpió un embarazo. Las críticas, comentarios y las opiniones no tardaron en llegar. Más allá de los a favor o en contra, los testimonios abren la puerta a la reflexión y, sobre todo, a la posibilidad de que otras mujeres se animen a contar sus propias experiencias. 

famosas

En la era de las redes sociales, cualquier publicación puede convertirse en viral y traspasar las barreras cibernéticas para llegar a los medios de comunicación. Solo hacen falta algunos condimentos para que la receta sea efectiva y pegue trendtopic en Twitter. 

Entre los ingredientes principales figuran los temas controversiales. La primera polémica mediática del verano 2018 fue el aborto. A este elemento le sumamos una personalidad famosa; un cuerpo de mujer; damos enter; compartir y voilà.  

La actriz Muriel Santa Ana utilizó Twitter para contar que a los 24 años abortó porque no quería ser madre. La declaración fue en respuesta a la entrevista en la que Facundo Arana aseguraba que una mujer se realiza realmente cuando se convierte en madre. Las críticas que cobraron publicidad, apuntaron directamente contra quienes discreparon con el actor. Entre ellas, Santa Ana fue la más golpeada, pero también la que reabrió el debate sobre la legalización del aborto y la necesidad de hablar sobre ello. 

La actriz no se dejó silenciar y fue por más al contar que acompañó a muchas amigas y colegas a interrumpir sus embarazos. De esta manera, se suma a las mujeres que rompen el silencio al compartir una realidad que es mucho más cotidiana de lo que podría imaginarse. Porque, ya se sabe, el aborto es una práctica milenaria y extendida: madres, jóvenes, adultas, solas, acompañadas, pobres, ricas, desempleadas, empresarias, famosas. El aborto no discrimina, pero sí las condiciones en que se practica. 

Cada año, abortan alrededor de medio millón de mujeres en el país, de acuerdo con las cifras del Ministerio de Salud de la Nación, y lo hacen en la clandestinidad con grandes riesgos para la salud de las mujeres. En Tucumán, 6.607 fueron los ingresos hospitalarios por complicaciones derivadas de su práctica en los últimos tres años.

En Argentina, las mujeres pueden recurrir a interrupciones legales de sus embarazos sin necesidad de autorización judicial (Fallo F.A.L., 2012), en los casos en que exista peligro para la salud o vida de la mujer y en todos los casos de violación, tal como ya lo establecía el Código Penal en 1921. Sin embargo, esta legislación aún no reconoce la autonomía de las mujeres para decidir libremente sobre su planificación familiar.

Cuando las mujeres no pueden acceder a un aborto no punible, recurren a sus amigas. Así se genera la red que entreteje el aborto.

Las mujeres no abortan solas. Como dijo Muriel, ella acompañó a muchas colegas. En Argentina existen diversas organizaciones que brindan información y acompañan a mujeres a interrumpir sus embarazos de manera segura. Por ejemplo, Socorristas en Red es una red nacional que acompaña a mujeres y les brinda información sobre cómo realizarse un aborto con pastillas de misoprostol, una droga para producir el aborto de manera farmacológica, de acuerdo con el método que indica la Organización Mundial de la Salud como el menos invasivo en el cual la salud de la mujer corre menores riesgos. 

La realidad es que el aborto salió del closet y cada vez son más las que se animan a decir públicamente: “yo aborté”.

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/lanota/public_html/wp-content/plugins/ultimate-author-box/inc/frontend/uap-shortcode.php on line 94
style=”display:none;”>
Autor/a
¡Lo siento! El autor aun no tiene un perfil para mostrar.