Connect with us

Actualidad

La muerte de George Floyd como punto de partida

Por CHARLOTTE ALTER para Times

Muchos estadounidenses inundaron las calles de docenas de ciudades este fin de semana por el asesinato de George Floyd. El hecho es un punto clave de la indignación norteamericana en un año marcado por la muerte y la desesperación en Estados Unidos.

La pandemia de coronavirus ha afectado desproporcionadamente a los afroamericanos, que tienen más probabilidades de contraer COVID-19 y más probabilidades de morir que sus homólogos blancos; Los afroamericanos representan solo el 12% de la población, pero representan más del 26% de los casos de COVID-19 y casi el 23% de las muertes, según datos de los CDC. Un estudio encontró que los condados de mayoría negra representaron casi la mitad de todos los casos de coronavirus y más del 60% de las muertes.

El impacto económico del virus y el intento de combatirlo también ha afectado desproporcionadamente a las comunidades negras: el 44% de los estadounidenses negros dicen que alguien en su hogar ha perdido un trabajo o ha sufrido un recorte salarial debido a la pandemia, y el 73% dijo que no hay tienen un Fondo de Desempleo, según Pew. Según la oficina de la Contralord, la mayoría de los “trabajadores esenciales” que arriesgaron sus vidas para mantener en funcionamiento la ciudad de Nueva York son personas de color .

Además de todo eso, una serie de asesinatos de estadounidenses negros ha agudizado aún más la injusticia racial generalizada: Ahmaud Arbery, asesinado a tiros por vigilantes blancos mientras trotaba en Georgia; Breonna Taylor, una técnica de la sala de emergencias que recibió ocho disparos en su casa de Kentucky cuando la policía ejecutó una orden de no golpe en medio de la noche; y George Floyd, quien murió después de que un oficial de policía de Minneapolis se arrodilló en su cuello por más de ocho minutos.

“El COVID nos está matando, los policías nos están matando, la economía nos está matando”, dice Priscilla Borker, una trabajadora social de 31 años que se unió a las manifestaciones en Brooklyn el viernes. “Cada rincón que las personas de color giran, están siendo empujados”.

Después de meses de distanciamiento social para evitar la propagación de COVID-19, las protestas representaron un punto de quiebre no solo en la lucha contra la violencia policial racista, sino también en la lucha contra la enfermedad. Al reunirse en multitudes con pocas posibilidades de distancia social, los manifestantes enmascarados arriesgaron no solo la violencia policial sino también su propia salud, todo para prestar su voz al coro exigiendo el fin de la violencia racista.

“Tengo más miedo de que un oficial de policía me quite la vida que de COVID-19”, dice Ozzie Lumpkin, un gerente de ventas de 30 años que asistió a la protesta en honor a la memoria del corredor Ahmaud Arbery. “Veo correr como mi libertad”, dice Lumpkin, que corre 75-100 millas a la semana. “Cuando lo mataron, sentí que me quitaron una parte de mi libertad”.

Piensas en el policía que tuvo su rodilla en Floyd, piensas en cómo Estados Unidos tiene su rodilla en las personas de color”, dice Borker. “Y si nos quedamos en casa o pensamos en el riesgo de venir aquí con respecto a la crisis de COVID, de cualquier manera todavía estamos siendo asesinados. Así que no nos importa correr este riesgo “.

Pero después de protestar durante años contra los asesinatos policiales de estadounidenses negros (Michael Brown, Eric Garner, Philando Castile y miles de otros), algunos activistas dicen que sienten que poco ha cambiado. “Sé lo que es ser llamado N *****”, dice James Talton, un instructor de fitness de 32 años que protestó en Brooklyn el viernes. Él dice que escuchó historias sobre las luchas de su padre contra la segregación sureña, y “Siento que todavía estoy lidiando con la misma mierda con la que mi padre lidió”.

Por esa razón, dice Talton, no aprueba el saqueo, pero entiende por qué los manifestantes enojados destruirían la propiedad. “Para que podamos obtener la atención que necesitamos, tenemos que prender fuego a las cosas. Porque parece que nadie está prestando atención ”, dijo. “Tengo miedo de vivir en Estados Unidos, punto”.

Los líderes del movimiento dicen que este momento es diferente: entre la salud y la carnicería económica causada por Covid-19, las violentas represiones policiales de las protestas de este fin de semana y los tuits del presidente que llaman a los activistas “matones” y los amenazan con “perros viciosos”, tensiones raciales han escalado a un punto de ruptura.

Literalmente se está gestando una guerra civil“, dice Alicia Garza, una importante organizadora de justicia racial y fundadora de Black Futures Lab que ayudó a acuñar la frase “Black Lives Matter”. La militarización de la policía, los informes de agitadores supremacistas blancos que se infiltran en protestas pacíficas y el surgimiento del nacionalismo blanco abierto han cambiado los riesgos de la lucha, dice Garza. “Los supremacistas blancos están ahora en la superficie y operan a plena luz del día y están alentados por nuestro Presidente y esta Casa Blanca”, dice ella.

En ese sentido inquietantemente real, la batalla ha entrado en una nueva fase. “En 2014, la gente estaba construyendo y entendiendo, todavía estábamos convenciendo a la gente de todas las razas de que esto era un problema”, dice Deray McKesson, un activista de derechos civiles y cofundador de Campaign Zero, quien fue uno de los manifestantes más visibles en Ferguson. Misuri “Ahora es como, está bien, las personas están listas, saben lo correcto y lo incorrecto, pero no saben cómo solucionarlo”.

“No estoy teniendo las mismas conversaciones sobre ‘All Lives Matter’, eso ha cambiado”, dice Garza, y agrega que ahora ve muchos más aliados blancos en las calles que en 2013. Pero incluso si el sentimiento público ha cambiado en su dirección (particularmente entre los jóvenes), la respuesta oficial no ha cambiado. “¿Dónde están los funcionarios que han aprovechado la oportunidad de esta protesta para anunciar un cambio político, para cambiar las reglas que mantienen a los negros inseguros?” se pregunta Garza

Comentar

Deja un comentario

Las más Leidas

Ya está disponible el formulario para acceder al cupo laboral trans en el Poder Judicial

Tucumán

Se aprobó el cupo laboral trans en San Miguel de Tucumán

Tucumán

Con “El Motoarrebatador” inaugura el autocine de Yerba Buena

Cultura

Tucumán tuvo más de 200 matrimonios igualitarios desde que se sancionó la ley

Tucumán

Tucumán es la provincia con la tasa más alta de femicidios

Tucumán

“Siempre estuvimos ahí”: la muestra digital del Archivo de la Memoria Trans

Cultura

Sucribite a La Nota

Copyright © 2020 lanotatucuman.com todos los derechos reservados

Connect
Sucribite a La Nota