Foto Pedro Ponce Uda

“La historia debe tener una utilidad para la vida”

Entrevistamos a Pedro Ponce, director de Yakuman: hacia donde van las aguas, su primer largometraje.

Pedro Ponce Uda (35 años), es egresado de la Escuela Universitaria de cine, Video y Televisión, Universidad Nacional de Tucumán, donde es también docente e investigador, en proceso de realizar su Tesis Doctoral. Cuenta, además, con formación universitaria en Historia y es un hincha apasionado de San Martín de Tucumán. Ha filmado varios cortos con circulación y reconocimiento a nivel nacional e internacional. Yakuman: hacia donde van las aguas es su primer largometraje.

¿Cómo vino a vos la idea de Yakuman?

La idea de Yakuman vino a mí hace ya muchos años, cuando todavía era estudiante en la Escuela de Cine de la UNT, en dos materias, Antropología Audiovisual y Producción, que nos habían invitado a desarrollar un documental de naturaleza antropológica. Entonces yo empecé a pensar en un documental sobre el espacio donde yo había vivido toda mi vida, con los tonos y las influencias de las sinfonías urbanas del cine vanguardista de comienzos del siglo XX, como El hombre de la cámara, de Dziga Vertov, A propósito de Niza, de Jean Vigo, o Berlín, sinfonía de una gran ciudad, de Walter Ruttmann.

¿Por qué el Tucumán de tu película se (re)funda en la intersección de mito, naturaleza e historia?

Yo tengo una percepción acerca de lo que significa la historia, que tiene que tener una utilidad para la vida, desde una perspectiva nietzscheana. La historia es un conjunto de formas narrativas para darle sentido al pasado y a partir de ahí soportar el presente. La película mezcla los horizontes de lo histórico y lo legendario con el objetivo de construir un sentido posible, para poder organizar todos esos estímulos caóticos que constituyen el tiempo pretérito de Tucumán. Esos estímulos están en Yakuman desde muchas aristas y flujos temporales que se condensan en esa leyenda o anti-leyenda de la fundación de la ciudad, que es la contraparte de la leyenda hispánica de la fundación de la ciudad, a la que se le opone una visión desde lo telúrico, desde lo originario, desde las fuerzas básicas de la naturaleza.

La historia es un conjunto de formas narrativas para darle sentido al pasado y a partir de ahí soportar el presente.

Yakuman articula lo poético sensorial con la crítica sociopolítica. ¿Cómo lograste conjugar ambos elementos?

Entendí desde el principio que era imposible contar sensorialmente Tucumán sin recurrir a lo político, porque partíamos de la premisa de cuáles son los vestigios del pasado en el presente, un presente lacerado responde a un pasado de laceración, una laceración que en el contexto latinoamericano siempre está atravesada por lo político. Aunar esas dos cosas, lo sensorial y la crítica sociopolítica, no fue un esfuerzo sino algo que surgió natural al indagar este tipo de espacialidad tan cargada de consecuencias de lo político.

Tucumán es el lugar donde se declaró la independencia argentina, pero un siglo y medio después se desbarranca de la historia, a partir de la dictadura de Onganía. ¿Cómo interpretas esa debacle, que es el eje de tu documental?

La respuesta a esta pregunta siempre tendrá que ser una respuesta histórica. Tucumán era una sociedad cuya característica fundamental era la presencia de más de veinte ingenios y los talleres ferroviarios más grandes de Sudamérica, y miles de familias tenían su sustento en estas actividades industriales, que a la vez fueron el eje vertebrador de las relaciones sociales en la provincia durante mucho tiempo. En 1966, a partir del Onganiato, con el decreto conocido como “Operativo Tucumán” se pone en marcha un proceso de desindustrialización que transforma la estructura social de la provincia, causando una ola de emigración masiva, con lo cual los pueblos tucumanos vinculados con la actividad azucarera quedan convertidos en pueblos fantasmas y muchas personas terminan amontonadas alrededor de la capital, en cordones de villas miserias que existen hasta el día de hoy. Esta debacle cuya onda expansiva llega hasta la actualidad es el resultado de una política de miseria planificada, en el marco de un Gobierno entreguista y extranjerizante como el de Onganía que causó un desastre económico y social, del cual la provincia sigue sin poder recuperarse. Esta política tiene mucho que ver con los planes del actual Gobierno de desgarrar todo el tejido productivo y transformar a Argentina en una economía enteramente primaria, donde haya que comprarlo todo afuera. En este sentido, la historia tucumana puede ser una advertencia a todo el país sobre que este tipo de planes salen mal.

¿Qué hallaste en el documental como género para tu refundación cinematográfica de la ciudad de Tucumán?

El documental para mí es el género o formato que más posibilidades de experimentación permite, porque no está signado por reglas tan estrictas como las de la ficción tradicional. Por suerte, en Argentina existe –y esperemos que siga habiendo- la Vía Digital que es una de las formas de fomento impulsadas por el INCAA que hace posible producir documentales sin la necesidad de tener un soporte de grandes antecedentes, lo cual permite mucha experimentación, alienta la capacidad de explorar nuevas narrativas. El imperativo del documental de referirse a la realidad, más bien de construir realidades, ha sido para mí la oportunidad de explorar también nuevas maneras de percibir lo real. En este marco, el pasado en mi película aparece fantasmagóricamente en el presente, lo cual me permitió no sólo explorar desde lo formal y narrativo, sino también desde cómo se concibe para mí el tiempo y el espacio en sí, cómo concebir el espacio-tiempo histórico y un espacio-tiempo geográfico tan particular como es Tucumán.

Afiche YAKUMAN para cinear 1
Total
0
Comparte
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nota Anterior
vlcsnap 2024 01 15 15h08m50s607

(Re)Fundación Cinematográfica de Tucumán

Nota siguiente
PORTADA 28

Taller de Entrenamiento para la Creación co-producido por Hola Cine

Artículos Relacionados
Total
0
Share