La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Actualidad

“Esto no va a salir mal, va a salir bien”

El presidente Maurio Macri brindó una entrevista donde habló de la pobreza, las medidas económicas, y el año electoral. La entrevistadora, Viviana Canosa, alternó entre halagos y algunas chicanas hacia el primer mandatario.


Luego del anuncio de las medidas para palear la crisis, y mientras el dólar continúa subiendo, el presidente Mauricio Macri brindó una entrevista al programa Nada Personal, conducido por Viviana Canosa.

El presidente reconoció que hay ciudadanos que votaron a Cambiemos y ahora son “indecisos”. Advirtió que la posibilidad de que no sea reelecto “genera mucha incertidumbre”.

Canosa aprovechó para cuestionar la estrategia comunicacional que sostiene el gobierno, sobre todo a los últimos anuncios que realizó Macri en la casa de una vecina para anunciar el paquete de medidas para contener la inflación, transmitidos por redes sociales.

“Quería ir a la casa de Adriana donde había estado hace un año para que me digan cómo estaban las cosas. Ella me dijo todo lo que yo ya lo sabía, pero que tenía que ir a confirmar”, se justificó.

“Estas medidas que tomamos seguro van a traer alivio; no es control de precios autoritario, ha sido una propuesta de caballeros, un acuerdo con empresas líderes que quieren ser también protagonistas de una solución en el alivio para la gente, que van a cumplir con estos precios, lo mismo que los créditos de la ANSES”, sostuvo Macri.

“Hay que seguir, estamos en la primera etapa. Tres años no son nada en la historia de un país”, expresó Macri, y volvió a apuntar contra el kircherismo por haber dejado “una bomba” como herencia y de “vaciar las reservas”.



Macri aceptó que “el kirchnerismo tiene la misma intención de voto y muchos votantes de Cambiemos pasaron a indecisos”. No obstante, cree que va a haber una “elección pareja” en el mes de octubre y advirtió que la posibilidad de que no logre triunfar y obtener un segundo mandato “genera mucha incertidumbre” entre los empresarios locales e internacionales.

Al momento de la pregunta sobre cual considera su “mayor adversario”, Macri evitó personalizar en Cristina Fernández, Sergio Massa o Roberto Lavagna, y eligió hablar del “escepticismo”.

Consultado sobre si confía en Lousteau y si lo llevaría como candidato a vicepresidente, el Presidente de mostró cauto: no lo admitió ni lo negó, dijo “lo estoy conociendo” y cerró con “no voy a pronosticar vice”, y expresó que es “algo que voy a elegir yo personalmente”.

En otro pasaje de la nota el jefe de Estado reconoció que debería “haber sido más prudente con los pronósticos” pero a la vez sostuvo que “nadie previó” la alta inflación de marzo, del 4,7%, que fue el punto para que el gobierno tomara las medidas dirigidas a contener la suba de precios.

“Me encantaría ser mago pero no puedo. No estoy por poder ni por dinero; estoy para ayudar. Trabajo para los argentinos. Me siento bien y convencido de lo que estamos haciendo”, dijo.

“Hay dudas, preocupaciones como todos, emprendimos un camino duro, fundacional en el que hay que recuperar el alma de un país. Estoy con la gente, al tanto de lo que le pasa, pero el alma viene primero. Si no tenés el alma sana y una actitud constructiva nunca vas a llegar a lo económico”, amplió.

Canosa buscó ir por el lado emocional y le preguntó sobre que sentía por la pobreza al haber tanta gente en la indigencia: “Cuándo se acuesta la noche, ¿qué le pasa por la cabeza a usted que tiene la responsabilidad de un país cuando sabe que hay mucha gente que no puede comer? Sobre todo chicos que no tienen acceso a un plato de sopa caliente”, cuestionó.

“A mí me angustia igualmente ese chico que por suerte en algunos casos ya con más de cinco mil cuadras construidas, puede salir al colegio porque ahora tiene el pavimento y antes tenía calle barro, cuando llovía no podía salir. Un millón y medio de personas que tienen cloacas que no tenían y convivían literalmente con la mierda”, fue la respuesta del presidente.

“Es tremendo saber la cantidad de cosas que han tenido que resignar”, expresó Macri. Lejos de pensar en las familias que mes a mes barajan si pagan la luz o compran comida, el presidente puso como ejemplo a quienes tuvieron que sacar a sus hijos de colegios privados, “en el que ellos confiaban para ir un público”. “Saber esa carencia es lo que más me angustia, y que ellos en algún momento, escuchando todo este bombardeo piensen que todo esto es por nada”, remarcó.

Para cerrar, el presidente dejó el siguiente mensaje: “El miedo es lo peor, nos lleva a hacer cosas que después nos arrepentimos. Esta es nuestra oportunidad tal vez la que no tuvimos en décadas porque nos estamos diciendo la verdad”. Y agregó, “lo importante no es solamente dónde vamos a llegar, sino el viaje hacia ese lugar, porque en ese viaje es un mundo distinto, es un levantarse toda la mañana de una manera diferente y estamos así de cerca de que empiece esta historia que todos necesitamos”.

Autor/a
www.lanotatucuman.com
Chateá Con La Nota