Ecoturismo: la esperanza para reactivar la actividad pospandemia

Es un hecho conocido que la reformulación de la economía ocupa al mundo entero y ha tomado lugar en todas las áreas de desarrollo. El turismo es una de las más afectadas y por eso se renueva constantemente.

Una forma de reinvención atiende también a una vieja necesidad de cuidar nuestro planeta. Es por eso que muchos países se suman a una propuesta amigable con el medio ambiente, para que las generaciones futuras disfruten tanto como la actual.

En esta nota, repasamos de qué se trata esta propuesta en crecimiento y qué regiones se suman a pensar en otra forma de turismo.

Disfrute consciente

El ecoturismo es una forma de disfrute que se vuelve tendencia, a medida que nos planteamos volver a viajar tras el brote de COVID-19 en el mundo. Además de contratar un seguro de asistencia al viajero, una buena opción para cuidarnos es optar por esta modalidad de viaje. Allí, se promueve el contacto con la naturaleza, permite evitar las concentraciones masivas y tomar conciencia sobre nuestros recursos.

Esta forma de turismo consiste en visitar áreas naturales sin perjuicio de su conservación y con el fin de estar en contacto directo con sus recursos, flora y fauna. Es que, como sus impulsores sostienen, la naturaleza puede apreciarse como cualquier manifestación cultural.

Algunos de los beneficios que otorga esta modalidad son el carácter sumamente educativo del contacto directo y la democratización de los beneficios, en tanto se respetan los espacios. Además, ofrece una visión honesta del lugar y propende a la responsabilidad en el negocio turístico.

Los destacados

Varios rincones del mundo se suman a la propuesta que, además de cuidar la naturaleza, es beneficiosa para la sustentabilidad local.

En el Latinoamérica, destaca Perú, con sus innumerables paisajes naturales que ya son parte de variados recorridos ecoturísticos. Se pueden visitar sitios inigualables, como el Santuario Histórico del Bosque de Pómac o los bosques de Alto Huallaga, en Aucayacu.

En Argentina, también contamos con sitios donde realizar ecoturismo. Entre ellos, destacan las Selvas de las Yungas, que se extienden por el territorio noroeste —Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca—;   los Esteros del Iberá, en Corrientes; Parque Nacional Lago Puelo y Los Alerces, al pie de la Cordillera de los Andes; y, en las sierras cordobesas, el Parque Nacional Quebrada del Condorito.

Brasil es otro país que encabeza este tipo de turismo, contando con distintas actividades a lo largo de su extensa selva amazónica.

Una propuesta distinta

Si bien a simple vista pareciera que no hay más opciones que las caminatas, el ecoturismo ofrece un sinfín de posibilidades.

  • Las zonas que lo practican han desarrollado diversos talleres de educación ambiental para acompañar los aprendizajes de los turistas.
  • El contacto respetuoso con la flora y fauna regional es uno de los principales atractivos. Dependiendo de los lugares de destino, se pueden desarrollar actividades de observación, recorridos fotográficos o incluso la participación en programas de rescate.
  • También destacan actividades de observación acompañada, ya sea del espacio sideral, restos fósiles en conservación o formaciones geográficas que ofrecen paisajes increíbles.
Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Lanzan una encuesta para potenciar el vínculo entre artesanía y diseño

Artículo siguiente

Embarazadas y lactantes podrán recibir la vacuna contra el coronavirus

Artículos Relacionados
Total
0
Share
Absolvieron al imputado por el transfemicidio de Cynthia Moreira