Cómo cuidar la piel en invierno

La piel es una capa del cuerpo humano que merece especial cuidado, especialmente en verano. Los rayos del sol pueden lastimar gravemente la dermis, y desarrollar cáncer y otros males en algunas personas. No obstante, el cuidado debe ser igual de riguroso en épocas frías. Así lo sostiene la jefa de Dermatología del hospital de Clínicas Nicolás Avellaneda, doctora Silvia Molina.

La especialista remarca la necesidad de mantener la piel con una adecuada humectación. Para lograrlo, debemos colocar cremas apropiadas de acuerdo a la edad, al tipo de paciente, y acompañar dicha humectación de una correcta protección solar. Esta última es muy importante —precisa la experta—,  y debe ser adecuada al tipo de paciente.

Además, sostiene que si la persona sufrió una lesión previa, debe consultar primero con el médico. En cuanto a la estación, refiere que se trata de la época donde más se necesita la humectación en la piel, pues el aire, las bajas temperaturas y la contaminación ambiental son factores que perjudican el estado de la piel.

Por su parte, la especialista en Cuidado Personal de Superguapas, Luciana Pérez, destaca la importancia de la hidratación constante de la piel. “Es aconsejable hidratar la piel diariamente y varias veces al día, especialmente entre quienes padecen algún tipo de dermatosis. No es recomendable lavarse muy seguido las manos, pues el desgaste de la dermatitis es muy común en esta época del año. Es necesario evitar productos agresivos para lavarse las manos, así como ducharse más de una vez al día, pues esto solo aumentará la deshidratación de la piel”, apunta.

Casos especiales

La doctora Silvia Molina comentó que los protectores solares son diferentes según sea el caso. Hay adultos mayores que padecen lesiones neoplásicas, por lo que necesitan protectores con fotoliasas que ayudan a prevenir dichas lesiones cancerígenas.

Por otro lado, para los niños existen protectores adaptados o formulados de acuerdo a este público. Muchas veces las variaciones se realizan por cosmética, puesto que muchas veces los niños no se dejan aplicar el protector.

La doctora también advierte que hay niños que poseen una piel atópica, sensible, que enrojece fácilmente o causa picazón. Para ellos, es necesario incorporar la humectación y la protección solar. Antes de hacerlo, es necesario consultarlo con el pediatra. La especialista indicó que en invierno, pese a estar más cubiertos con ropa que de costumbre, la humectación debe realizarse de igual forma.

En tanto, recalcó que las personas que tienen diabetes deben cuidar igualmente la piel, y siempre tener en cuenta los síntomas. Estas personas suelen padecer prurito, la sensación de rascarse cualquier parte del cuerpo, lo cual indica que la glucemia no está controlada. La aplicación de cremas puede provocar este prurito, por lo que el paciente deberá consultar con el médico clínico para que se realicen los controles respectivos.

La conciencia de las personas respecto al cuidado de la piel está creciendo. Prueba de ello es que en países como España más de la mitad de la población utiliza cremas durante todo el año, por encima del maquillaje o productos para el cabello.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Turismo interno: propuestas para disfrutar El Cadillal

Artículo siguiente

Café y libros: lecturas recomendadas para las vacaciones de invierno

Artículos Relacionados
Total
0
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico