“No fue un suicidio”

Familiares de Ana Ríos, la joven estudiante de veterinaria de 26 años que murió luego de caer desde un cuarto piso, aseguran que no fue un suicidio. Sostienen que Facundo Guerrero, su pareja, la arrojó por el balcón. Durante las últimas horas, se dicto la prisión preventiva de Guerrero.

“No se suicidó”. La noticia conmocionó las redes sociales y los grupos de whatsapp durante el fin de semana largo. Mientras muchos festejaban junto a sus familias y amigos, en Jujuy, de donde era oriunda Ana Ríos, y en Tucumán, donde residía hace 7 años, los mensajes iban y volvían buscando encontrar verdades ante un escenario incierto.

El viernes a las 6 de la mañana, el cuerpo de la joven de 26 años que estudiaba veterinaria, cayó desde el 4º piso. No murió al instante y lucho por su vida tres días hasta fallecer el lunes en el hospital Padilla de la capital tucumana, a causa de las lesiones y fracturas. En su primera declaración, Facundo Guerrero, su novio y la única persona que estaba presente cuando sucedieron los hechos, aseguró que Ana se había intentado suicidar por que había perdido el trabajo.

Quienes conocían a Ana no se quisieron quedar con esa versión. El suicidio no entraba entre las hipótesis que quienes la conocían podían respaldar. Ana había terminado de cursar la carrera de Veterinaria y eso la tenía feliz. Sus amigas fueron las primeras en encender la alerta. Sabían de las denuncias por violencia de género que pesan sobre Guerrero, tanto en Tucumán como en Jujuy.  “Fue un femicidio”, aseguraron a través de un comunicado. “Sabemos que Facundo Guerrero la violentaba sistemáticamente, que anteriormente ella lo había denunciado en reiteradas ocasiones. En Julio de 2016 denunció en la Comisaría con dirección en San Martín 224 Tucumán un intento de femicidio en el cual la arrojó por las escaleras. En Enero de 2017 la agredió con vidrios en la casa paterna de Facundo en Maimará Jujuy. En Noviembre de 2017 Facundo Guerrero estuvo detenido en la comisaría central de Tucumán por una discusión callejera en donde golpeó a Ana”, agregaron.

A esto sumaron el accionar de Guerrero, que fue sospechoso desde un primer momento. Evitó comunicarse con la familia de Ana mientras ella agonizaba en el hospital y luego desapareció.

Durante la mañana de hoy, familiares y amigos de Ana se movilizaron a Tribunales Penales para exigir que se esclarezcan los hechos. Marcos Ríos, hermano de Ana, señaló anticipó que se constituirán en querellantes. “No sé cómo vamos a hacer, tenemos pocos recursos pero mucho apoyo”.

También repudiaron la decisión de liberar a Guerrero, quien estuvo detenido 5 horas luego de los hechos. Familiares denuncian que Facundo es jujeño, hijo de Judith Quispe que trabaja en el Ministerio Público de la Acusación, y del dermatólogo Humberto Guerrero. “El femicida está siendo encubierto por su familia y amparado por una justicia que en su desidia nos arrancó de las manos a Anita. Está suelto, protegido y escondido”.

En las últimas horas, se dictó la prisión preventiva de Guerrero, por 10 días. Además, los resultados toxicológicos dieron positivos, según fuentes cercanas a la causa.

Por la tarde, se realizará una marcha en la plaza Belgrano de Jujuy. En la Facultad de Veterinaria hoy no hubo actividad académica ni administrativa por la muerte de la joven.

 

Si se confirma, este sería el séptimo femicidio que se registra en Tucumán en lo que va del año.

 

Total
0
Shares
Artículo anterior

Se realizó el 1º Encuentro Nacional de Música de Mujeres

Artículo siguiente

"Llegó la hora. Hagan historia y salden su deuda con las mujeres"

Artículos Relacionados
Total
0
Share
Absolvieron al imputado por el transfemicidio de Cynthia Moreira