La Nota

El Medio para tus ideas

Internacionales

Masiva marcha contra el ajuste en Ecuador: Piden la renuncia de Lenin Moreno

El movimiento indígena de Ecuador lidera las manifestaciones en contra del ajuste que propone FMI y ejecuta el presidente Lenin Moreno. Ayer se llevó a cabo un de las más grandes movilizaciones en Quito en el marco del paro nacional.

La eliminación de subsidios a los combustibles fue una de las medida que ha impactado directamente en el precio de la gasolina y de muchos otros productos, lo que produjo el descontento de las movimientos populares.

Moreno apela al diálogo pero enviaba a la policía y los militares a reprimir. En un mensaje transmitido por la TV pública, el Presidente de Ecuador manifestó su confianza en encontrar una pronta solución a las protestas, aunque continúa el toque de queda.

El decreto de estado de sitio señala que: “No se podrá circular en horario de 20:00 a 5:00 de lunes a domingo en áreas aledañas a edificaciones e instalaciones estratégicas, tales como edificios donde funcionan las sedes del Estado y otras que defina el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas”.

A pesar de estas restricciones, se realizó una intensa jornada de paro nacional el día miércoles que fue principalmente convocada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE). A ellos se sumaron estudiantes de secundarios, universidades, miembros de organizaciones sociales y políticas, así como el colectivo de mujeres. Muchos venían acamparon desde hace días en distintos puntos de Quito a la espera de la marcha del miércoles.

El principal reclamo es la renuncia de Lenín Moreno y que dé marcha atrás al el ajuste que quiere aplicar con el apoyo del FMI. “Que se vaya el gobierno. Ha tenido suficiente tiempo para demostrar qué puede hacer por este pueblo y no ha hecho nada”, señaló Diana Guanatuña, integrante de la comunidad indígena de Zumbahua, ubicada en la región andina de Ecuador, en diálogo con Nodal.

Con una clara perspectiva latinoamericana, se podía ver en los carteles “Violento no es el pueblo que lucha sino el Estado que reprime”. El centro histórico de Quito fue copado con banderas de Ecuador y también la multicolor de los pueblos ancestrales.

El Gobierno roza la violación de los derechos humanos, los hospitales no entregaban información sobre heridos. Alegaron que por el estado de excepción que rige en el país todos los datos debían pasar previamente por los datos del Estado. Tal fue la desidia que los estudiantes universitarios de las carreras de medicina formaron brigadas de primeros auxilios para atender a los cientos de heridos que dejó el accionar policial.

En la última jornada de protestas y según datos no oficiales, se estima que más de 100 personas resultaron heridas. Las manifestaciones se replicaron en 21 de las 24 provincias del país.

La estrategia de Lenin Moreno: Culpar a Correa y a Maduro

Moreno tuvo que trasladar de la sede del Gobierno desde Quito, la capital, hasta la ciudad costera de Guayaquil, tras las fuertes protestas ocurridas el lunes cerca del palacio de Carondelet.

El presidente culpa a su antecesor Rafael Correa, de gestar un intento de “golpe de Estado” junto al mandatario venezolano Nicolás Maduro. En pos de complacer las medidas del FMI, Moreno no retrocedió en las medidas y ratificó que mantendrá el aumento del precio de los combustibles, rechazó los saqueos y ataques a entidades estatales y fincas agrícolas protagonizadas por indígenas.

El gobierno de Moreno tiene pautado un préstamo por 4.200 millones de dólares con el organismo, a cambio de una reducción drástica del déficit fiscal.

Por su parte, el sector estrátegico del petroleo se encuentra en peligro: La empresa estatal Petroecuador, aseveró que debido a los disturbios en las provincias de Orellana y Sucumbíos, no han logrado restablecer las operaciones de producción por lo que`estima que de mantenerse esta medida, las pérdidas de producción petrolera alcanzarán los 165.000 barriles diarios”, informó AP.

Correa le contestó a Moreno

Lenin Moreno fue vice presidente de Rafael Correa durante seis años, incluso el mismo Correa fue quien lo llevó a la Presidencia. Desde Bélgica, donde vive Correa desde hace dos años, respondió que “aquí no hay golpismo. Los conflictos en democracia se resuelven en las urnas y es precisamente lo que pedimos… adelantar elecciones en caso de grave conmoción social, como la que estamos viviendo”. El ex presidente tiene una orden de captura en Ecuador por presunto delito de corrupción del que le acusa la Fiscalía.

El apoyo del Grupo Lima a Moreno

Ni bien se desataron las protestas, el gobierno de Mauricio Macri emitió un claro mensaje: “Ante los hechos de inestabilidad política y social ocurridos en los últimos días en Ecuador, el Gobierno argentino hace público su firme apoyo a la vigencia del estado derecho y el orden democrático en ese país bajo el liderazgo del Presidente Moreno respaldando su llamado a un diálogo fraterno y sincero que contribuya a recuperar la paz y el orden”.

En la misma linea ideológica, y agrupados al Grupo Lima, las cancillerías de Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, Paraguay y Perú rechazaron toda acción encaminada a desestabilizar la democracia y acusaron abiertamente al régimen de Nicolás Maduro de estar detrás de los sucesos de Ecuador en virtud de buscar “extender los lineamientos de su nefasta obra de gobierno a los países democráticos de la región”.

Las medidas de austeridad que propone el FMI para Ecuador están dejando a miles de persona por fuera del sistema y la única herramienta de legitimidad de Moreno, es el uso de las fuerzas. Las feroz represión que se empezó el jueves pasado es de aproximadamente 800 personas detenidas, 95 heridos graves, más de 500 heridos leves, más de 800 detenidos, 57 periodistas agredidos por la policía, 13 periodistas encarcelados, 9 medios de comunicación intervenidos, 26 políticos apresados y dos fallecidos, según informaron organizaciones de Derechos Humanos.

Chateá Con La Nota