El motor de la Historia: la invocación a Evita a 70 años del voto femenino 

A 70 años del voto femenino, el “Comando Evita” realizó una performance por las calles de Buenos Aires bajo la consigna “El Motor de la Historia”. Más de cien personas encarnaron a Evita y a las primeras legisladoras de nuestro país para reinventarlas desde el presente. Por Natalia Seoane

Evita votó por primera y única vez en las elecciones nacionales el 11 de noviembre de 1951, desde la cama del Policlínico Presidente Perón construido por la fundación, donde se encontraba internada, en la localidad de Avellaneda. Su foto recorrió el mundo y la memoria de generaciones. Las mujeres juntas y organizadas protagonizaron la campaña política y efectivamente, pudieron elegir y ser elegidas para representar al pueblo. Por primera vez en la historia de la democracia argentina, el voto fue universal. Perón fue reelecto para un segundo período presidencial.  

DOWJ19nXcAo0SMv

El Partido Peronista Femenino (PPF) había sido creado como herramienta política a mediados de 1949, fue el semillero que llevó en sus listas 23 diputadas y 6 senadoras las cuales fueron electas para ocupar cargos en el Congreso Nacional, entre muchas más mujeres que se incorporaron a las legislaturas en sus provincias. Un total de 109 mujeres fueron votadas. Para novedad de la época: las mujeres superaron en cantidad de votos peronistas a los varones en todos distritos. La fuerza política que competía con el peronismo, la Unión Cívica Radical, no incorporó mujeres en sus listas. Otras fuerzas menores, sí lo hicieron, pero no resultaron electas.

El motor de la Historia: la invocación a Evita a 70 años del voto femenino 

Amalgamadas a la infinita convicción de que “La mujer puede y debe votar“, atravesaron por su piel la historia. Al conmemorarse los 70 años de aquel hecho histórico, se acercaron decenas de Evitas desde las uñas, con sus manos entrelazadas en el encuentro de miradas sacudidas en la complicidad. Más de 100 Evas cuchicheaban desplegando sus dientes enmarcados en labios colorados, viajando en el tiempo con las piernas cruzadas buscando vivir a Evita en cada movimiento, con la gracia particular de sus cuerpos. Lucharon con la rebeldía desde el pelo, vistieron a medida, lookearon impecables, se  montaron en el espíritu de esa Evita histórica y se presentaron en la puerta del Policlínico Presidente Perón e invocaron su fuerza con el más respetuoso silencio cuidador de su alma.

WhatsApp Image 2021 11 11 at 09.38.40 1
Fotos del IG de Magdalena Sierra

A la espera, estaba una caravana encabezada por un descapotable antiguo, custodiado por seis Evitas de pantalones engomados, montoneras en moto y  30 mujeres vestidas como en una película de estilo de los años 50. Las primeras diputadas y senadoras. Junto a ellas, expectantes, las dirigentas del Frente de Todos Cristina Álvarez Rodríguez, María Rosa Martínez,  Magdalena Sierra, militantes, trabajadorxs y quienes con ganas de interrumpir la cotidianeidad encendieron el motor de la historia, épica. 

Las legisladoras, tuvieron un lugar protagónico y se dispusieron a marcar el camino que terminó en una urna de votación. Rezaron: 

Que llore la oligarquía, no las descamisadas, 
Que llore la oligarquía, no las descamisadas,
Que llore la oligarquía, no las descamisadas,
Que llore la oligarquía, no las descamisadas”

WhatsApp Image 2021 11 11 at 09.38.39
Fotos del IG de Magdalena Sierra

Por la puerta del hospital salió Evita, custodiada por un grupo de diez enfermeras. Ella y su entereza maravillosa, distinguida en traje sastre color verde. Todes saben por aquí cual es el color del triunfo. Al llegar a la urna, una enfermera vacunó a Evita. Ella votó y encendió la esperanza. Cientos de Evas levantaron la mano derecha e hicieron la V que depositaron en el lado izquierdo del pecho. El público copió el símbolo. Las enfermeras, con todo su arte le colocaron la banda de Vicepresidenta y le entregaron el bastón presidencial, abrazaron con su cuerpo el peso duro de la urna y se subieron a la caravana. 

Entre la emoción, su público rumoreó en redes sociales, fotos, videos, agradecimientos a las mujeres hechas Evas que rápidamente, enfilaron y se subieron a los seis micros dispuestos. Dejaron atrás el hospital, sintieron con ellas que depositaron parte de su propia energía y se llevaron encendido en el pecho, a otra: Evita y la música, la marcha peronista y feminista: “Eva perón su corazón, nos acompaña sin cesar”

¿Cómo puede explicarse semejante delirio? Emociona. Una estrategia fundamental para vivir es el arte y la habilidad que desprende porque siempre es mejor hacer, qué decir. Ya fue dicho. 

WhatsApp Image 2021 11 11 at 09.38.40
Fotos del IG de Magdalena Sierra

El despliegue performático del Comando Evita, apareció en la voz de quienes planean esta invocación y visibilizan claramente el destino: la sede donde funcionó el Partido Peronista Femenino en Corrientes 938, donde hoy no hay ni una placa. A metros se ven manojos de personas, ¿sintieron también que a partir de la política se puede cambiar la historia? Al frente, amuralladas: Otras se encargaron de organizar el tránsito de la Avenida Corrientes, de poner al frente la mirada, de abrazar de manera panorámica su trabajo, la realidad y la historia. Las cuidadoras de los cuerpos se movieron como las banderas, pegadas a la organización, al cemento, incansables, sin cabecear con pasos cortos, repetidos y precisos. 

¿Alguien se puede resistir a semejante interpelación? Enfrentamos un problema mayor, todes lo sabemos. Pero ahí, estaba cayendo el sol. Las Evas llegaron hechas de una fiesta, montaron una escenografía. Clavaron simbólicamente “El cartel que anuncia la ubicación de una unidad básica femenina es como el cristal por el que la mujer del pueblo, trabajadora y sufriente se asoma a contemplar el panorama que el peronismo extiende a su vista y por el que ha de hallar el camino de su dignificación” (Eva Perón). Nunca más pasaremos por este lugar sin saber el sentido político de ocupar ese espacio.

El fundamento de realizar una intervención a la realidad, tiene que ver con conocer y comprender a Evita, las mujeres, la democracia, las elecciones, el peronismo y a Cristina. La situación no fue una reconstrucción histórica sino una verdadera invocación delirante, capaz de desocultar y agitar los sentidos del pasado que reescriben en el presente nuestros principios pero también nuestros conflictos, porque necesitamos mover deseos colectivos con la conducción de justicia social como bandera. 

Total
16
Shares
1 comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

La agenda ambiental de los candidatos en Tucumán

Artículo siguiente

Argentina donará 1 millon de vacunas a 5 paises

Artículos Relacionados
Total
16
Share