Estas Leyendo:
Comenzó el juicio por el asesinato de Javier Chocobar
Nota Completa 7 minutos para leer

El histórico juicio comenzó a desarrollarse esta mañana. Son tres los imputados y más de 100 testigos. 8 años y 10 meses después de los hechos, la justicia se asoma para traer respuestas a la Comunidad Chuschagasta.

Esta mañana comenzó el juicio por el asesinato del comunero indígena Javier Chocobar, ocurrido el 12 de octubre de 2009 en medio de una disputa por el territorio ancestral de la Comunidad Diaguita de Chuschagasta. En el caso están imputados el terrateniente Darío Luis Amín, los ex policías Luis Humberto Gómez y José Valdiviezo, por participación necesaria en los delitos de homicidio agravado, homicidio agravado en grado de tentativa y tenencia ilegal de armas de fuego, por el homicidio de Chocobar y por las heridas graves que sufrieron al menos otros dos miembros de la comunidad, Andrés y Emilio Mamaní.

Estrenando la Sala IV de la Cámara Penal, en el edificio nuevo de Tribunales Penales, las audiencias comenzaron pasadas las nueve a sala llena. El tribunal está conformado por la jueza Wendy Kássar y los jueces Emilio Páez de la Torre y Gustavo Romagnoli.

La defensa de Amín estará a cargo de las abogadas Julieta Jorrat y Gloria Hansen (esposa del imputado), Eduardo Andrada Barone, quien fue abogado en la Causa Lebbos del imputado Hugo Sánchez y separado de su cargo por enviar mensajes intimidatorios a un testigo, ejerce la defensa de Gómez, y la representación de Valdiviezo está a cargo de la Defensora Oficial Rosa Nocetti.

Por su parte, la querella está compuesta por Carlos Garmendia, Pablo Gargiulo, Belén Leguizamón, Julia Albarracín (demanda Civil), y la Fiscala Marta Jerez de Rivadeneira en nombre del Estado.

Se espera que, a lo largo del debate, más de 100 testigos pasen por la sala. Está previsto que las audiencias se desarrollen martes, miércoles y jueves, desde las 8hs hasta las 14hs.

Durante esta mañana prestaron declaración los 3 imputados y comenzaron a declarar los testigos.

Foto Ignacio López Isasmendi – La Palta

Humberto Gómez fue el primero en ser llamado por el Tribunal. Durante su testimonio explicó su relación con los otros imputados, aclarando que tenía negocios en común con Amín y que por esa razón se encontraban aquel día en el territorio.

El lugar donde se produjeron los hechos es un sector del territorio comunitario donde se encuentra una cantera de piedra laja que la familia Amín comenzó a explotarla en el año 2008 por concesión del Estado provincial.

La justicia federal de Tucumán en el año 2008, en el marco de una denuncia contra la familia Chiarello (terratenientes de la zona), había otorgado una medida de protección judicial a favor de la comunidad. Sin embargo, esta medida fue recurrida por el empresario Darío Amín, invocando que la medida le impedía continuar explotando la cantera, y la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán la dejó sin efecto.

Amín, aduciendo el levantamiento de esa medida, regresó al territorio, junto a Gómez y Valdiviezo, donde alrededor de 20 comuneros y comuneras se encontraban protegiendo las tierras.

Los hechos relatados dieron origen a una causa penal que estuvo a cargo del fiscal Gustavo Suasnábar y de la Jueza Emma Lidia De Nucci. El fiscal determinó que los imputados tuvieron una participación activa y premeditada al concurrir fuertemente armados y con total impunidad efectuando disparos. Sumado a que ninguno de los tres imputados poseía un permiso para portar armas de fuego, se los imputó también por el delito de portación ilegal de armas. En agosto de 2011 la jueza De Nucci ordenó la elevación a juicio oral.

En su declaración, Gómez alegó que actuó por defensa propia. “Me sentí amenazado y por acto reflejo lo saqué de encima, producto de mi preparación. ‘A mí no me van a prepiar’, les dije. Vi que alguien tomó algo, y pensé que sacaban un arma. Miro y era una cámara”, dijo el ex policía y aseguró que no había disparado para matar. “Fuimos emboscados y perseguidos”, sostuvo.

“Mi arma jamás fue usada como arma de fuego. Mi arma fue usada como una piedra más. Si yo tuviera la intención de matar, hubiera 18 muertos. Use mi arma como un garrote para ayudar a defenderme”, argumentó. “Si no hubiera ido con un arma no estaría acá”, y agregó “no soy un ex policía, tengo el orgullo de ser un policía retirado”.

“Me considero absolutamente inocente”, finalizó.

Luego fue el turno de Valdiviezo, quien durante el enfrentamiento estuvo en la camioneta, a metros de donde sucedían los hechos y luego se aproximó corriendo. “Vi que Gómez estaba todo ensangrentado, saqué mi arma y efectúe un disparo al aire, ¡alto policia!, grité. Amin estaba ensangrentado, yo no entendía qué era lo que estaba pasando”, dijo.

“No entiendo hasta hoy porque estoy sentado aquí, yo no soy ningún delincuente. Tengo hijos en colegios religiosos y amigos de bien”, cierra su declaración Valdivieso.

Dario Amin, el tercer imputado, no prestó declaración por lo que se procedió a leer la declaración que realizó el 16 de octubre del 2009 en el Sanatorio Sarmiento.

Al finalizar de declarar los imputados, la querella solicitó el pedido de detención de los imputados mientras sucedía el juicio, solicitud que no fue apoyada por la fiscal Marta Jeréz de Rivadeneira y rechazada por el Tribunal.

Durante esta primera jornada comenzaron a declarar los testigos miembros de la comunidad de Chuschagasta. El primero en subir al estrado fue Emilio Mamaní, querellante en la causa y una de las víctimas. A causa de una herida de bala estuvo 16 días internados. Según su relato, Luis Gómez disparó en los pies a Andrés Mamaní y luego apuntó a Delfín Cata mientras este sacaba una cámara de fotos. Además, declaró que fue Darío Amín quien disparó a Chocobar.

La defensa de Amín solicitó a Mamaní que reconozca y describa en un plano donde se encontraban ubicadas las personas el día de los hechos, afirma que escuchó más disparos, pero sin poder precisar cuántos.

Luego declaró Eduardo y Francisca Mamaní y Orlando Cata, miembros de la comunidad Chuschagasta. En los testimonios coinciden que en la comunidad no habían armas de fuego. El último en declarar fue Delfín Cata, uno de los que resulto herido el día de los hechos.


Foto Ignacio López Isasmendi – La Palta

En las inmediaciones del edificio podían escucharse los cánticos de quienes se manifestaban exigiendo justicia por Chocobar y acompañando el histórico debate.

Nancy Chocobar, hermana de Javier, expresó en una entrevista en Canal Abierto: “esta impunidad que tienen y todo el entramado que hicieron luego diciendo que fue una disputa y que la comunidad estaba armada, lo cual no es cierto, se va a empezar a esclarecer en este juicio” .

Existen evidencias contundentes del asesinato de Chocobar, entre ellas, un video de los momentos previos al hecho donde se puede ver y escuchar amenazas y el uso de armas de fuego de Amín. Los Chuschagastas también manifestaron que después del asesinato, las situaciones de amenazas y hostigamiento continuaron.

“Esta instancia es producto de la lucha que durante ocho años dimos, saliendo a las calles tucumanas a exigir justicia en todas las oportunidades que tuvimos. Y ahora vamos más allá, ya que creemos que la mejor forma de recordar a Javier es dar continuidad a su lucha y a su trabajo por la comunidad”, advirtió Nancy.

“Hay una necesidad de que el Estado Nacional dé creación a la ley de propiedad comunitaria indígena, que garantizaría el cese de los conflictos territoriales, y evitaría los desalojos no sólo en la provincia de Tucumán sino en todo lo que hoy se conoce como Argentina”, sostuvo.

Comentar

Comentarios

Escribí tu busqueda y presiona enter.