Michelle Suárez, la primer senadora trans de Uruguay

Publicado el martes 10 de octubre de 2017

“Apuesto a una sociedad más justa y menos discriminatoria”, dijo Suárez esta mañana tras jurar como senadora. Agregó que se siente “profundamente honrada” de ser la primera legisladora trans del país.

Hoy, Michelle Suárez asumió como la primera senadora trans del Uruguay. Lo hizo como suplente del senador Marcos Carámbula, de la coalición gobernante de izquierda Frente Amplio. Es abogada, activista LGBT y tiene 33 años.

Suárez dijo que el hecho de asumir como legisladora es una señal de que Uruguay ha comenzado en forma lenta, pero sin pausa un proceso de sensibilización y evolución en su conciencia colectiva.

“Siempre pienso que hoy soy aplaudida por decir, actuar y sentir las mismas cosas por las que antes fui hostigada, sancionada y perseguida”, comentó a medios locales.

Suárez empezó su militancia en el Partido Comunista hace unos cuatro años, cuando en un contexto de aumento de la violencia hacia la problación trans sintió que se necesitaba representación partidaria para lograr más cambios. Su activismo por los derechos LGBTI empezaron en la organización de la diversidad Ovejas Negras.

“La peor discriminación es la invisibilidad”

Fue la primera mujer trans en recibirse de abogada en la facultad de Derecho de la Universidad de la República en 2009, el mismo año en que se aprobó la ley de Identidad de Género en su país. Y cuenta que su resistencia siempre fue a partir de redoblar esfuerzos. Cuanto más la discriminaban, respondía con más tesón. Pasó su infancia en Salinas, una pequeña localidad del Departamento de Canelones, a 50 kms de Montevideo y a los 15 años se mudó a la capital uruguaya. Aunque tuvo una infancia protegida – su madre siempre la apoyó- su adolescencia como chica trans fue muy dura, sobre todo en sus años de secundaria.

“Mi madre nunca me sancionó. Hizo mi infancia muy feliz. No era tonta: sabía lo que pasaba. Ella veía las muñecas que compraba con mis ahorritos, y me decía cómo lavarles la ropita. (…)Mi primer choque feo fue el liceo”, recuerda. Esas cinco horas de lunes a viernes eran el Gernika, el infierno absoluto. Me veían como una mujer hipersexuada. Si saludaba a un compañero era porque quería irme al baño con él. Eso bloqueaba cualquier tipo de relación sana. Yo podía soportar los latigazos, pero ellos, no. Y la institución callaba. La peor discriminación es la invisibilidad”, contó en una entrevista al periodista Marcelo Jelen, de la diaria.

Mejorar las condiciones de vida de lxs trans

En Uruguay existe la ley de Identidad de género desde 2009 que permite el cambio de nombre registral pero aún faltan políticas integrales para la población trans. Las personas trans sufren violencia cotidiana, tienen poco o nulo acceso al trabajo y problemas para acceder a la salud.

Para eso se creó el proyecto de ley integral para las personas trans, que ya está en la Comisión de Población, Desarrollo e Inclusión de la cámara alta. La senadora Michelle Suárez es una de sus autoras y prometió trabajar para que llegue a ser ley.

“Las oportunidades que tal vez yo en este momento puedo tener a muchísimas de mis compañeras trans se les hace imposible, porque no tienen el ejercicio de la libertad para poder optar en su realización personal y para llevar adelante la vocación y los sueños que yo pude llevar adelante”, dijo en conferencia de prensa.

Fuente Presentes

Comentar

commentarios