La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Medio Ambiente

Tafí Viejo se destaca por su compromiso ecológico

Desde la intendencia fomentaron el compromiso con el medio ambiente, la concientización de la ciudadanía, instalaron un Punto Verde y el Centro de Interpretación Ambiental y Tecnológico (CIAT).



El Punto Verde de Lomas de Tafí está ubicado estratégicamente, siendo el mayor receptor de residuos secos urbanos. Según explicó José Russo, director municipal de Medio Ambiente de Tafí Viejo, el radio de recepción fue ampliándose desde su inauguración y hoy recibe a los vecinos del Gran San Miguel que llegan para dejar sus residuos secos como plástico, cartón, papel, vidrio y latas. El registro del área estableció que este año se recuperaron 6.950 kilogramos de chatarra, 26.800 kilogramos de cartón y plástico, y 8.890 kilogramos de vidrio.

El CIAT cuenta en sus instalaciones con la primera Planta de Clasificación y Separación de Residuos Urbanos Secos del NOA y, desde su inauguración en marzo, concretó la venta del material reciclado a través del sistema de separación en origen. Aproximadamente se comercializaron 100 toneladas de cartón, 70 de plástico, 40 de vidrio, ocho de metal y cinco de papel.

Tafí Viejo es uno de los primeros municipios de Tucumán que comenzó a trabajar hace dos años en un programa que permite el tratamiento de gran parte de los residuos: la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU).

Alberto Bomba, secretario de Planeamiento y Desarrollo Urbano del municipio, explicó cuáles son las directrices que mantiene y persigue el municipio taficeño. “Es un programa que se inició junto con la gestión del intendente Javier Noguera y que se ha trabajado en torno de los tres pilares fundamentales: la separación de los residuos sólidos urbanos (RSU) en origen, la recolección diferenciada de los mismos y por último la construcción de una planta para su tratamiento”, agregó.

La separación de los RSU en origen significa que los vecinos se comprometen, involucran y son socios de la municipalidad en la recuperación del valor de los residuos separados en sus hogares. Dentro de esta cadena uno de los eslabones está conformado por la recolección de estos residuos diferenciados; en este sentido Bomba comentó que “es cierto que los RSU demandan una recolección diferenciada, por ello los camiones pasan un día por lo seco y otro día por lo húmedo. El vecino tiene que estar informado, comprometido y tiene que sacar en tiempo y forma los residuos para que sean recuperados o vertidos en la disposición final”.

Es importante entender que si se tiraran todos los RSU generados se produciría una carga negativa al medio ambiente dado que estos elementos contaminan y no se degradan. Si una persona entierra elementos biodegradables tiene tierra, pero si entierra plástico, pilas, vidrios, chapas, baterías de celular lo único que se obtiene es un punto concentrado de elementos que, en conjunto con el agua que se filtra, ocasionan lixivia: un líquido que es sumamente contaminante.

Autor/a
www.lanotatucuman.com
Chateá Con La Nota