Estas Leyendo:
Queda abierta la temporada de eclipses: Luna llena en Leo
Nota Completa 5 minutos para leer

Queda abierta la temporada de eclipses: Luna llena en Leo

AMIGA DE LAS ESTRELLAS| En esta nueva columna, Margarita Flores nos cuenta todo lo que viene a ofrecernos este singular fenómeno: Eclipse de Luna Llena en Leo. 

Si bien el 2018 parece haber arrancado con un tono pausado, además de coincidir con el periodo de vacaciones en este hemisferio, de golpe y porrazo, en el primer mes del año, el universo tiene un regalo para hacernos. El próximo 31 de enero a las 10 y 30 de la mañana (hora argentina) se producirá el primer eclipse de la temporada, será de Luna llena y caerá en el signo del corazón, Leo. Aprovecharé, entonces, para hablarles de todo lo que viene a ofrecernos este singular fenómeno.

Para quienes no están empapados en el tema de los eclipses, es bueno saber que se trata de un tipo de evento astronómico que sucede cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, generando un cono de sombra que, en esta ocasión, oscurece a la luna. Para que suceda un eclipse, los tres cuerpos celestes, la Tierra, el Sol y la Luna, deben estar exactamente alineados. De allí surge aquella popular frase de que para que algunas cosas ocurran con buena fortuna “los planetas deben alinearse”. Al tratarse de un eclipse de Luna llena el universo nos invita a revisar que tenemos de más, qué cosas incomodan y debemos desechar con urgencia. ¿Qué asunto del pasado ya no tiene cabida en nuestra realidad?

Los efectos del eclipse, sin embrago,  no son de una vez y para siempre, sino que a partir de él queda inaugurado un periodo de limpieza y una mayor claridad sobre aquello que es necesario cerrar. Depurar lo que no sirve y nos dificulta el camino a nuestra meta, es en lo que nos quieren ver trabajando los astros.  Al caer en el signo Leo, nos hace poner el foco a nuestras relaciones, nuestra manera de vincularnos y cuanto de ego sano existe o no en esos cruces. Leo en su mejor expresión, nos pide que nos vinculemos con sabiduría, creatividad y pensado en el largo plazo, sobre todo al tratarse de relaciones que recién están comenzando, aunque algunas relaciones del pasado también pueden pasar por un fuerte reseteo. Esta energía también es muy saludable para proyectos personales o laborales que aún les falta un último empujón.

Los días previos:

Suele ser muy común que los días previos al eclipse se experimente sensación de fatiga, malestar con uno mismo y con los demás y hasta incluso periodos de tristeza. Esto es perfectamente normal, más aún tratándose de un eclipse de Luna. La Luna es el cuerpo que mayor influencia tiene sobre los aspectos físicos y emocionales, regulado, por ejemplo, el ciclo en el cuerpo femenino e impactando sobre el movimiento de las mareas y los cambios climáticos en el cuerpo terrestre. Por lo tanto es natural que los días previos se experimenten como un bajón. Un área de nuestra vida se va a sentir eclipsada, perdiendo energía para poder hacer el trabajo de desechar. Sin embargo durante y posteriormente al eclipse suele experimentase una suba de energía física.  Es así que resulta importante registrar el estado del cuerpo físico y espiritual en los días previos al eclipse, es para mí, la manera más adecuada de atravesar e integrar este tipo de tránsitos. Eliminar distracciones, no sobre exigir ni forzar el cuerpo físico y emocional es la mejor manera de apreciar los efectos de dicho fenómeno. Recomendaciones como alimentarse de forma liviana, refugiarse en núcleos cómodos (familia, amigos, pareja), limpiar espacios, mimarse y meditar son tareas que siempre vendrán a tono para estos periodos. Vale aclarar que cuando hablo de meditar, me refiero a cualquiera sea la actividad de mantenerse en contacto con su ser interior, ya sea escuchando música, escribiendo o sentado en forma de buda repitiendo mantras. Detenerse a pasar unos instantes contigo te hará mucho más bien de lo que realmente crees. Analiza qué necesita atención urgente y que no, así puedes tomarte este tiempo a solas sin culpas.

Después del eclipse:

Una vez transcurrido el eclipse arranca para mí la mejor parte, se trata de un periodo de análisis que conlleva evaluar que se ha desechado, o qué deberías, y qué obstáculo deberás sacarte de encima para acercarte a ese que es tu propósito, tu meta. De todas maneras vale la pena esperar ya que los efectos del eclipse se extienden hasta mediados de marzo. Este eclipse de Luna llena en Leo se trata de sacar de adentro para afuera por ello pueden darse atracciones intensas entre personas que a primera vista parecen opuestas y si bien los cambios pueden producirse de manera repentina, sus efectos tienden a ser permanente.

Un último consejo, me permito darte, animate a soltar lo que caprichosamente querés retener para recibir lo que verdaderamente necesitas. Si ya lo sabés, es porque estás consiente ¿qué estás haciendo por ello? Si aún no podés verlo, pero lo sentís ¿Qué esperás para sacarlo afuera?

¡Feliz eclipse!

 

 

Comentar

Comentarios

Escribí tu busqueda y presiona enter.