Estas Leyendo:
Pedro y las Pelonas o Exvotos en Fuera de Foco Espacio de Arte
Nota Completa 6 minutos para leer

Manojo de Calles presenta tres únicas funciones de su obra ya estrenada el año pasado, con la que recorrieron escenarios de toda la región y que en el mes de septiembre será presentada en México. Ficción, patriarcado, violencia, modelo familiar, capitalismo y muerte convergen en la última propuesta de un grupo de actrices que, desde hace 25 años, disputan construcción de sentido desde el teatro en San Miguel de Tucumán.

“¿Qué nos mueve a hacer teatro? ¿cómo surge una idea? ¿qué buscamos en los ensayos? ¿por qué soportamos la angustia de un proceso creativo? ¿cómo es posible dejarse penetrar hasta los huesos por la mirada inquisidora del otro? ¿qué prótesis sostiene nuestro magullado espíritu? ¿en qué creemos los artistas? ¿cómo seguir creando después de tanto dolor?”, interrogan Verónica Pérez Luna, Maria Cecilia Rosales, Sandra Pérez Luna, Tita Montolfo, Federico Galetti y Eli Cárdenas desde el grupo Manojo de calles con la obra Pedro y las Pelonas o Exvotos.

Sinopsis

Tres actrices desesperadas intentan que el teatro no muera ante una realidad que lo supera y un sistema económico que lo ahoga, quieren hacer la mejor obra de sus vidas e improvisan con obras universales de autores muertos pero no recuerdan bien los textos y mezclan los personajes de Las Tres Hermanas de Chejov, A Electra le sienta bien el luto de O’nneil, El Padre de Strindberg, y Los Padres Terribles de Cocteau, al punto que ya ninguna sabe bien de qué obra o personaje se trata. Para colmo como el único actor del grupo las ha abandonado ya hace tiempo y la directora les ha propuesto que jueguen a que actúan con Pedro Sánchez, un actor tucumano del teatro estable fallecido en 2015, al que no conocieron.

“Un juego de constantes desdoblamientos de ficción, una multiplicación de planos de teatro dentro del teatro y un entramado de temas universales y teatrales: La violencia como dominación simbólica sobre el otro. Las mujeres y sus personajes máscaras construidas por el sistema patriarcal. Los/las hijos/hijas como víctimas de los padres/madres. La educación posesiva sobre los hijos. El modelo familiar decadente. El teatro como ritual. Los actores/actrices y su relación con la muerte. La realidad cotidiana de cada una de las tres actrices y su relación con el contexto. La decadencia del sistema capitalista y su destrucción sobre el hombre y la naturaleza”, indicaron desde Manojo de calles.

Las funciones se realizarán en Fuera de Foco Espacio de Arte los días sábados 16, 23 y 30 de junio a las 22:00 horas en Mendoza 2062. A pesar de haber ensayado durante más de un año no tienen obra, cada función es una aventura en la que se lanzan, cada noche le ponen el cuerpo a un ritual profano donde liberan su energía y la ficción se autoconsume sin límites entre la danza, el teatro y la performance.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Equipo de Trabajo

Actrices: Maria Cecilia RosalesSandra Pérez LunaTita Montolfo / Asistencia de Dirección: Yoca Gil / Asistencia Técnica: Federico Galetti/ Realización Personaje/ Objeto: Eli Cárdenas / Dramaturgia y Dirección: Verónica Pérez Luna

“Una teatralidad exigente donde la actuación es el centro vivo y las tres actrices, traspasando la técnica, se lanzan catastróficamente al juego escénico y al riesgo de crear sentido nuevo cada ensayo o función. Una corporalidad rota a partir de la dificultad del trabajo cuerpo – objeto, una búsqueda hacia la danza – teatro. Es en nuestro cuerpo donde probamos nuestras ideas, buscamos un cuerpo que rompa las lógicas femenino – masculino, cuerpo – prótesis, natural – artificial, orgánico – inorgánico…”, continuaron.

“Tomamos el concepto de exvoto que quiere decir ofrenda y elaboramos nuestro propio término de “exvoto teatral”; ponemos al teatro en el lugar de la divinidad y le realizamos nuestra ofrenda y agradecimiento, eligiendo la figura del actor Pedro Sánchez como la de nuestro “santo del teatro tucumano”, lo hacemos con todo respeto y admiración por este gran actor pero también ironizamos sobre la figura masculina como construcción patriarcal de un teatro que debe asumir urgente una autocrítica sobre sus modelos de representación”.

Cuerpo y espíritu

“Esta es una obra muy compleja, diría que es tal vez la más compleja en las que he trabajado como actriz, no tengo de donde aferrarme y por lo tanto me produce un grado enorme de fragilidad, la obra es frágil, inasible para las que la hacemos. No hay anclaje real, no hay personaje, texto, ni acción de la que pueda apropiarme, esto conlleva un estado de alerta constante, una lucha cuerpo a cuerpo entre las actrices y puede llevarnos hacia el fracaso o hacia la superficialidad, la no verdad… no por mezquindad, ni falta de trabajo, ni falta de entrega, aquí se pone todo, hasta lo que no, sin embargo puede pasar el vacío total. ¿Qué hacer? No lo sé, a veces mi cuerpo y mi espíritu están fuera de sí, entonces sucede el vómito, el frenesí, la caída, el cómico sacrificio. ¿Y si no pasa? No hay vuelta atrás, insistir , anclarse en algún lugar para sobrevivir a la escena, a la representación de un hueco”, reflexionó la actriz Sandra Pérez Luna.

Construcción colectiva

Todos los presentes asistimos a un acontecimiento liminal que cuestiona a la representación desde adentro, el espectador intentará construir sentido desde un texto totalmente fragmentario y lleno de citas, que además sufre permanentes accidentes que evitan la codificación fija o definitiva, tanto las actrices, la asistente y la directora como el público deben re – codificar y re – decodificar de manera continua durante el desarrollo del acontecimiento. Como dice Diéguez.” Lo liminal, como lo fronterizo, es de naturaleza procesual; es una situación de canjes, mutaciones, tránsitos, préstamos, negociaciones”

Metáfora del cuerpo

Un cuerpo otro/a que no sigue las lógicas de lo femenino masculino y que puede jugar con su metamorfosis y pasar de lo femenino a lo masculino, de lo natural a lo artificial, del órgano al aparato ortopédico, de lo vivo a lo muerto, de lo biológico a lo maquínico… El cuerpo roto atravesado por el dolor, una imagen del cuerpo social, esa atmósfera de decadencia familiar que aparece en los textos citados como clima general de esta época de ascenso del pensamiento de derecha. La resistencia del cuerpo a perder la fiesta, aún rotos y abatidos los cuerpos gozan, se lanzan al desgaste del goce y de la resistencia a ser dominados por el cansancio – poder.

Comentar

Comentarios

Escribí tu busqueda y presiona enter.