La Nota

Un nuevo medio para tus ideas

Arte

“La desigualdad que construye el poder nos deshumaniza”

La artista visual, Solana Peña, expone el próximo sábado en Un CLUB y desde La Nota te invitamos a conocer parte de su producción y recorrido desde las artes visuales.

Luego de participar, recientemente, de la muestra colectiva Dibujo para hablar más lento, en el Centro Cultural Haroldo Conti (ex ESMA) la artista -también docente e investigadora-, Solana Peña, presenta el sábado 06 de octubre, a las 20.30 hs, Contrafuego. Métodos de combate. Acción II en Un CLUB (Maipú 396 – Terrazas).

 

s/t (sin tiempo)- eloj de arena y grafito. Centro Cultural Haroldo Conti (2018) Muestra: Dibujo para hablar más lento. Curaduría: Guadalupe Creche

 

“Ese ‘barra te’ va inclinado. Es la letra “t” de tiempo, que se utiliza en física”, explicó su autora para dar cuenta del título del último trabajo que presentó.

A Solana Peña se la puede vincular con distintos ámbitos de conocimiento y producción de sentido, pero hay dos áreas que, posiblemente, funcionaron como motores del resto. Residente en Tucumán, nació y vivió gran parte de su vida en Buenos Aires. “Hice la Licenciatura en Ciencias Antropológicas UBA (tesis en curso). Cuando regresé del segundo viaje que realicé a la Amazonia boliviana (por un trabajo de campo), comencé a fotografiar y escribir”, explicó alguna vez Peña, que fue docente de fotografía en el IUNA (cine), dictó seminarios sobre fotografía contemporánea (de modo independiente y en espacios auspiciados como el Fondo Nacional de las Artes), fue seleccionada por la Dirección Nacional del Antártico para la desarrollar la beca de artistas en la Antártida (2016), entre otras actividades que la vincularon a la representación visual masiva por excelencia; la fotografía.

Donde da el sol y no tanto

Existe un recorrido previo a la obra Solana y Umbría, que Peña presentó (también en el Conti), en 2015. Se trata de una producción Foto Performance que realizó en febrero 2014, en el lecho del río de los Zazos. “Desde que salió el sol hasta que se puso cavé mi sombra con la manos durante unas 9 horas y 20 minutos”, explicó. Solana y Umbría se conformó de 35 fotografías montadas en grilla, en las que se pudo ver cómo fue llevada a cabo la acción.

“Solana y Umbría”. Foto Performance.

“Solana es un sitio o lugar donde el sol da de lleno. Umbría, que proviene de umbra (Sombra) es un sitio donde da poco sol. La sombra es la proyección oscura que un cuerpo lanza en el espacio en dirección opuesta a aquella por donde viene la luz. La operación consistió en trasladar estos conceptos a mi persona. Un autorretrato. Ahora bien, ¿qué me genera a mí mi propia sombra? ¿Qué es lo que me lleva a trabajar con este concepto? Sentir que uno se busca sin terminar de asirse nunca. Reconocer que la subjetividad se mueve marcando la incompletitud del yo. Cavo porque la acción de cavar implica ahondar, penetrar, remover, buscar”, explicó Solana cuando presentó la obra.

Destrucción masiva

En 2017, con la curaduría de Andrés Labaké, en el marco del festival de arte Pulsudo “utilizando como punto de partida los videos de ensayos de armas nucleares, los mismos se abren como si fuesen archivos de textos y realicé una acción que consistió en resaltar con rojo las palabras que se encuentran donde no hay lenguaje (explociones) y se las fui pegando en las paredes del sótano. Los espectadores entraban de a 2 o 3 con una linternita”, detalló sobre la acción – instalación, Cómo desmontar un arma de destrucción masiva.

Acción – Instalación. Duración 9 horas ( 3 horas cada día)

Copia por contacto

“El cuerpo reducido a lo abyecto siempre es el cuerpo de algo, porque la abyección borra cualquier rastro de lo que en ese cuerpo podríamos haber reconocido como alguien. Se podría decir que la abyección hace del cuerpo de alguien, algo. Algo, es decir, una pura presencia en el mundo sin ninguna otra propiedad que ese simple estar presente. Ser parte del mundo y de nada más que del mundo. ¿Y las fotografías de esa abyección? Y las fotografías de esa abyección capturan a los cuerpos en el mundo. Los hacen sus cautivos. Los capturan impasiblemente con la pureza simple y mecánica de lo que no puede ser algo más que parte de él. Doble abyección, los cuerpos arrojados al mundo, los cuerpos capturados en él. Se le suele llamar a esto, dar testimonio”, escribió, Aldo Ternavasio (fragmento) para la muestra Copia por contacto. Apropiación e intervención sobre imágenes bélicas, de masacres y de genocidios, realizado entre 2009 y 2013 y presentado en Un CLUB (2013).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Guerra y Contrafuego

“Ante la impotencia que me generan los conflictos bélico, lo único que me queda es el lenguaje en sus diversas formas. Con esto quiero decir que el acto de violencia, el acto de matar al otro, es el momento de menos eficacia del lenguaje; se acabó el diálogo y se aniquila lo que nos hace humanos, ya no nos reconocemos en el otro. La desigualdad que construye el poder nos deshumaniza, en una guerra dos aparatos estatales o más se matan entre sí. En una masacre o genocidio la desigualdad es aún mucho mayor”, reflexionó Solana Peña para La Nota, sobre uno de los temas que la convocan a continuar con su producción en los terrenos del arte y que mañana tendrá lugar en Un CLUB.

La imagen puede contener: texto

 

Autor/a
¡Lo siento! El autor aun no tiene un perfil para mostrar.
WhatsApp chat Chateá Con La Nota