Drama y la dramaturgia de las preguntas

“Drama: típico teatro de living”, la obra de Guillermo Katz, presenta a seis actores que transitan diferentes situaciones dramáticas. Luciana Galván escribe sobre la obra que estará en cartelera todos los viernes de noviembre.

¡Qué cosa complicada esta de hablar de una obra de teatro y no hacer spoiler! Sin embargo, este es mi humilde intento.

Drama genera un extrañamiento en el espectador desde el primer segundo, en que une entra a la sala, mira el escenario y da inicio a un ciclo de preguntas.

Su director, Guillermo Katz ha pensado un dispositivo escénico en toda su complejidad, ha apostado por atender varios factores tanto de lo que se ve como de lo que no se ve en escena. Una propuesta que fue creciendo con el aporte de los actores, de la escenógrafa, vestuarista, entre otros trabajadores. 

Me cuenta que a la obra la empezó a escribir en el verano de 2018. Terminó de armar esa escritura y se juntó con un primer grupo de actores en marzo o abril de ese año y ahí comenzó la búsqueda de un lenguaje que pudiera sostener esos textos, que no acumulan información, sino más bien intensidad, fragmentariedad, particularidad en los vínculos por ejemplo. Se trabajó el gesto, el contagio, el control del cuerpo, entre otras cosas.

La obra sucede en una cocina, (aunque esto no sea tan evidente porque no es un espacio realista) lugar que en las reuniones entre amigos a veces es propicio para la confesión, mientras uno cocina algo o prepara algún trago. Belén invita a sus amigas más íntimas a su casa porque se va, pero en el transcurso de esa noche aparecen otras personas que no fueron invitadas. El alcohol, la música y un deseo de festejo convencional los acompaña, y lo íntimo empieza a afluir.

Seis actores que nunca saldrán de escena por más que salgan y para eso, la espacialidad en esta obra juega un rol fundamental, otro lenguaje de peso, que suma sentido, donde Aida Navajas es quien propone la idea de un laboratorio de actuación para explorar los vínculos.

Las preguntas en los cuerpos de los actores giran en torno a cómo nos relacionamos como seres humanos. “Los vínculos de hoy son unos vínculos líquidos, que perdieron la solidez, que se pueden controlar con un botón, un bloqueo de whatsapp; en cambio los anteriores eran sólidos, desbordaban, uno no los controlaba, había que mirarse a la cara y en ese encuentro podía pasar cualquier cosa. Eran menos controlados, más borrosos”, me explica. Y esta premisa se traslada a lo visual.

Los actores fluyen en escena, se agrupan de diferentes formas, entran, salen, sueltan texto, y suenan, a veces hasta de sopetón, y quedan resonando en la cabeza de los espectadores por lo disruptivo, lo provocador.

Drama es una propuesta que busca ir orientando el campo de lo perceptivo para que el espectador pueda preguntarse cosas, desde el arte de la gráfica de los programas hasta de lo que pasa en escena.

La emoción y la intensidad en la voz del director al recordar el proceso e intentar explicar las idas y vueltas en la construcción son notorias. Hay una apuesta fuerte desde lo teatral que intenta atender a diferentes aspectos. La obra sigue en cartelera todos los viernes de noviembre en la Sociedad Francesa.

Ficha Técnica

Dirección y dramaturgia: Guillermo Katz

Actuación:
Daniela Bazzi
Luciana Dimarso
Juliana González
Martín Lombardelli
Belén Mercado
Matías Vega

Asistencia de dirección: José Padilla

Diseño de escenografía, iluminación y gráfico: Aída Navajas

Diseño de vestuario: Montserrat Luna

Música original: Manuel Mercado

Producción general: Fernanda Obeid

Fotografía: Agustín Indri

Total
0
Shares
Artículo anterior

¿Qué es el grooming y cómo evitarlo?

Artículo siguiente

Actualizaron el protocolo de Interrupción Legal del Embarazo

Artículos Relacionados
Total
0
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico