Cada seis minutos una adolescente tiene un hijo en Argentina

Hoy es el Día de Prevención del Embarazo no Planificado en la adolescencia, una iniciativa que surgió en Uruguay en 2003 y que en 2007 se impulsó a nivel global. Cada día hay 258 nacimientos producto del embarazo de niñas y adolescentes en el país. Tucumán entre las provincias con peores indicadores.

En esta fecha, se hace especial hincapié en la necesidad de políticas públicas que tiendan a prevenir los embarazos adolescente no intencionales, a la vez que visibilizar las consecuencias y los riesgos para las adolescentes.

En la Argentina, la Fundación para el Estudio y la Investigación de la Mujer (FEIM) trabaja desde hace cinco años con Unicef en la Campaña de Prevención del Embarazo no Planificado en la Adolescencia. En esta quinta edición, se realiza con otras nueve organizaciones: la Red Nacional de Jóvenes y Adolescentes para la Salud Sexual y Reproductiva (RedNac), Amnistía Internacional Argentina, FUSA Asociación Civil, el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), Fundación Huésped, Fundación Kaleidos, Las Otras Voces, Intercambios y Doncel.

El hashtag de campaña, #PuedoDecidir, hace foco en la posibilidad de que las y los adolescentes tomen decisiones en relación a su sexualidad, y que demanden la aplicación de la Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas.

Cada año, unas 3 mil niñas menores de 15 años se convierten en madres, y en la mayoría de los casos se trata de situaciones de abuso sexual y violación. En Tucumán, el embarazo adolescente en menores de 19 años –tanto aquellos intencionales como aquellos no intencionales– alcanza el 30% de los totales; mientras que el 20% de los nacimientos corresponden a madres menores de 19 años. Es, además, la única provincia del país que no adhirió al Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable, sancionada en 2002, y donde mayores obstáculos se encuentran para la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral.

Ante este panorama, Tucumán fue elegida como una de las provincias prioritarias para desarrollar el plan ENIA, el programa interministerial del gobierno nacional que busca dar respuesta a la problemática del embarazo adolescente.

Según las cifras oficiales de 2015 que presentó el Gobierno cuando creó el Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (ENIA), en Tucumán el 19% de los bebés nacidos fue de madres menores a 20 años, un porcentaje que en el total del país era del 15,5 por ciento. En 2016 (último dato oficial), Tucumán también está por encima del promedio nacional. Además, el 68,2% de los embarazos de madres menores de 20 años no son intencionales, casi el mismo número que el promedio nacional (68,1%), de acuerdo a datos de 2015.

Niñas, no madres

En una columna de opinión titulada “Basta de niñas madres”, publicada en el diario Clarín el 21 de septiembre, Mabel Bianco, presidenta de FEIM, señaló: “En el caso de las menores de 15 años se observa que no disminuyen, tendencia preocupante porque además se acompaña de la disminución de la edad en que experimentan la maternidad. Al riesgo de la salud biológica para la madre y el hijo que implica esta maternidad precoz, nos debe preocupar lo que significa para la salud psicosocial y económica. A esa edad, las niñas deben jugar, estudiar y hacer las cosas que la mayoría de las niñas hacen. La gran mayoría no pensaba tener un hijo; en general, dicen que fue un accidente. Incluso las más chiquitas ni tienen la menarca, la primera menstruación, porque quedan embarazadas en la primera ovulación. Cuando llegan al centro de salud o al hospital, en general con un embarazo adelantado, los médicos se preguntan cómo no se dieron cuenta. No entienden que estas niñas no saben qué es una relación sexual, en muchos casos son abusadas y no son conscientes de lo que les ocurrió.”

La maternidad en esta etapa de la vida es una manifestación de la inequidad social ya que afecta principalmente a las adolescentes y niñas de los estratos más vulnerables, afectando las oportunidades educativas y laborales y el futuro de las jóvenes, según datos de UNICEF.

Un segundo aspecto por el cual la maternidad adolescente merece atención es porque se trata mayoritariamente de embarazos involuntarios. El 58.9% de los embarazos de las adolescentes de 15 a 19 años y el 83.4% de los de las menores de 15 años son reportados como no intencionales (PNSIA, 2018).

Como en otros países de la región, la baja “deseabilidad” de los embarazos en esta etapa de la vida está relacionada con una cultura que no reconoce a los y las adolescentes como sujetos sexuales, negandoles el acceso a la educación sexual integral y obstaculizando el acceso a anticonceptivos eficaces y al aborto seguro.

Sumado a todos estos factores, el embarazo y el parto, especialmente en las menores de 15 años, aumentan los riesgos para la salud y para la vida. El mayor riesgo de mortalidad materna tiene que ver con factores biológicos y factores socioeconómicos y geográficos como el acceso deficiente a la atención de salud en zonas rurales remotas, los sesgos asociados a las minorías étnicas, la estigmatización y la pobreza.

Por último, en un contexto legal restrictivo como el argentino, las adolescentes que deciden interrumpir embarazos no intencionales se exponen a riesgos para su vida y su salud. En 2013 (último año informado), se registraron 462 egresos hospitalarios de niñas entre 10 y 14 años de edad y 8200 de adolescentes de 15 a 19 años que estuvieron internadas por complicaciones de aborto, según la Dirección de Estadística e Información de Salud, lo que constituye un dato preocupante y una cuestión de la que sabemos poco más allá de su magnitud.

Datos extraídos del Documento Técnico Nº5 (Mayo 2019) – El embarazo y la maternidad en la adolescencia en la Argentina – Datos y hallazgos para orientar líneas de acción

Total
0
Shares
Artículo anterior

#UnGritoGlobal por el Aborto Legal en Tucumán

Artículo siguiente

Australia aprueba la legalización del aborto

Artículos Relacionados
Total
0
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico