Arte y Estado ¿asuntos separados?

UwAAAABJRU5ErkJggg==

Charlaba con un amigo artista sobre un espacio de arte que abrió hace poco para que otros artistas expongan y me confesó que la mayor amenaza que siente es la falta de dinero. Oh, sorpresa. En ese plan, tanto él como otros compañeros apuntaban al Estado como una de las posibles oportunidades de supervivencia. Y es que para los artistas esto no plantea ninguna novedad. 

Repaso mentalmente charlas que he tenido sobre proyectos que entusiasmaron en otro momento, y sobre la certeza de que muchos sólo se podían concretar contando con los certeros favores de los amigos en el presupuesto. “Economía afectiva”, escuché que le llamaban. De la misma forma, me llegan a la mente otros temas de conversación recurrentes hasta el hartazgo, como las convocatorias disponibles para subsidios, el precio que corresponde cobrar según el tarifario de AVAA (Artistas Visuales Autoconvocados Argentina) por tal o cual trabajo, la larga lista de trabajos que no tienen ninguna relación con la actividad artística -pero que permiten seguir produciendo-, o la constante fantasía colectiva de pagar el alquiler todos los meses con la venta de obra.

864336 202010101953450000006
Foto La Gaceta

La relación entre los artistas y el Estado ha estado marcada desde que tengo memoria por una sensación de ausencia, o de insuficiencia frente a las políticas culturales que se proponen. La iniciativa que se va a llevar a cabo a partir de mañana es una posible clave para reflexionar sobre este flaco vínculo. Como suele suceder, cuando la soga aprieta, puede haber lugar para la oportuncrisis.

Durante la semana del 14 al 21 de octubre va a tener lugar en la provincia la 3ra edición de la Semana de Artes Visuales; una propuesta ideada por el Ente Cultural de Tucumán, organismo descentralizado bajo la dirección del Dr. Martín Ruiz Torres desde junio del 2019; y su Dirección de Artes Visuales, encabezada por la Lic. Raquel Zeitune. La agenda para estos siete días incluye una amplia variedad de eventos que tienen al arte visual como protagonista: la inauguración de muestras de artistas locales, nacionales e internacionales; espacios de formación para artistas; charlas presenciales abiertas a todo público; hasta intervenciones interactivas de arte digital en la vía pública, entre otras.

Portada 1200 × 900 px 5

La Semana tuvo su aparición en el año 2020 bajo una modalidad virtual debido a las restricciones traídas por la pandemia de Covid 19; una época en la cual la comunidad se encontraba sumida en una crisis arrastrada desde la gestión anterior, cuyas políticas de restricción en materia cultural produjeron daños que hasta hoy son palpables. No es casual que en aquél momento aparecieran organizaciones como AVAA , la agrupación feminista La Lola Mora,  o TAViT (Trabajadorxs de las Artes Visuales de Tucuman), que lograron organizar a lxs compañerxs para llevar adelante reclamos ante diversos organismos del Estado, cuyas respuestas muchas veces no lograban solucionar la problemática estructural de la escena tucumana.

TAViT, por ejemplo, realizó en aquél momento asambleas con compañerxs artistas buscando soluciones paliativas a la crisis; como una Bolsa de Trabajo; la presentación de un Dossier de Artistas en la Municipalidad, para facilitar la venta de obra; la adhesión al Tarifario de AVAA, múltiples adhesiones a reclamos colectivos ante diversas problemáticas; consultorías ante las dificultades laborales de los compañeros, entre otras acciones que buscaban zanjar la brecha que separa a los artistas de otros trabajadores a la hora de adquirir derechos laborales. 

La segunda edición del evento tuvo lugar el año pasado, cuando la paulatina apertura de las actividades permitió tener a Marta Minujín, una personalidad que visitó la provincia por última vez invitada por la gestión de Palito Ortega. La rockstar de la plástica era la gran protagonista de una agenda que también incluía a Gabriel Chaile, artista tucumano que este año participó en la 59 Bienal de Venecia, meca del arte contemporáneo; donde el coleccionista argentino Eduardo Constantini adquirió cinco piezas por un precio inimaginable en nuestra realidad. Sin embargo, el mayor incentivo de aquella edición para la producción tucumana fue la promesa de un primer, segundo o tercer premio en el 49 Salón de Tucumán para el Ámbito Nacional de Artes Visuales; cuyos montos difícilmente llegaban a cubrir el costo de producción de las obras premiadas.

En ese sentido, este año la SdAV se presenta con una idea superadora: los Premios a Proyectos Expositivos, una modalidad que promueve la producción artística de una manera conjunta y colaborativa, al otorgar por primera vez un monto de 250 mil pesos a cada uno de los 5 proyectos seleccionados por un Comité designado por el Ente. El mismo estuvo compuesto por la Lic. Marta Salina (en representación del Ente), junto a la Lic. Cecilia Quinteros Maccio y Lic. Marcela Paz (por el Museo Timoteo Navarro) y la Lic. Raquel Zeitune (por la Dirección de Artes Visuales), quienes fueron las encargadas de decidir entre los 23 proyectos que respondieron a la convocatoria.

Cada proyecto estaba planteado por un grupo conformado por un artista, un curador y un espacio independiente; y esta decisión de reconocer a los distintos agentes (a los cuales podríamos sumar montajistas, escritores, técnicos, performers, entre otros) es un claro avance respecto a otras iniciativas llevadas a cabo por el Ente en el pasado.

Muchos artistas de la provincia coinciden en que la decisión de la entidad provincial es un progreso, y la relacionan con una realidad no sólo visible en la provincia sino a nivel nacional: los reclamos colectivos de los artistas.

Romina Rosciano Fantino, artista tucumana miembro de TAViT y una de las premiadas por el Comité, reflexiona: “Quizás el Ente haya podido evaluar iniciativas previas y las haya podido mejorar; pero también sucede algo a nivel nacional que es que las instituciones están escuchando un poco más los reclamos y las necesidades planteadas con mayor claridad por las comunidades”, dice, en referencia a otras agrupaciones como AVAA a nivel nacional o TAViT a nivel provincial. 

“Creo que (esta nueva modalidad) es una consecuencia de la presencia que estamos teniendo las organizaciones. No se puede leer este cambio como algo aislado, porque medidas como el tarifario de AAVA no sólo indican cuánto tenemos que cobrar lxs trabajdorxs de las artes visuales por nuestro trabajo, sino que visibiliza una problemática histórica que es que muchas veces los artistas no cobramos por nuestro trabajo”, sostiene.

Para Gaspar Núñez, artista tucumano radicado en Buenos Aires, esta nueva iniciativa “viene después de un relevamiento de artistas y espacios culturales que realizó el Ente, que le ha hecho dar cuenta de la cantidad de artistas y espacios que producían sin el Estado; y siento que la Semana de Artes Visuales es un pequeño reconocimiento institucional. En ese sentido creo que está buenísimo”. 

A su vez, sostiene que este cambio “es a partir de un reclamo que han llevado a cabo organizaciones como TAViT y Red de Espacios Culturales, que son grandes antecedentes de artistas y gestores que han logrado formular una petición clara de forma articulada y colectiva. Y el Ente ha tomado en cuenta esto, algo super valorable que puede generar cosas más grandes, como la articulación de espacios de gestión autónoma con algunos sectores del Estado”.

Es difícil pensar en lo que va a suceder durante la Semana de Artes Visuales sin que resuenen en algún lugar los reclamos realizados por los artistas organizados. Principalmente porque tanto la Semana, como una gran cantidad de agrupaciones, irrumpieron en la escena en el mismo momento. Una fuerza imparable y un objeto inamovible, una síntoma de la otra; y es cuestión de esperar para comprobar si el novedoso criterio adquirido por el Ente va a ser una política de Estado sostenida en el tiempo, que finalmente responda a una problemática real de la actividad económica de una amplio sector de nuestra provincia; o si será un evento aislado, una pausa cordial en una discusión que desde hace tiempo tiene lugar entre pasillos, pero que exige resolverse en una mesa de diálogo amplia y comprometida.

Total
52
Shares
1 comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Programa de la Semana de Artes Visuales

Artículo siguiente

Tafí Viejo tendrá un nuevo Mercado Municipal en diciembre

Artículos Relacionados
Total
52
Share
Hablemos de Negacionismo Histórico