Estas Leyendo:
Arte abstracto de Tucumán: Espectros
Nota Completa 4 minutos para leer

Arte abstracto de Tucumán: Espectros

El sábado 14 de octubre se inauguró, en Espacio Cripta, la exposición “Arte abstracto de Tucumán: Espectros”, realizada bajo la curaduría de los artistas y gestores Bruno Juliano y Gustavo Nieto.

“El único deber que tenemos con la historia es reescribirla”, frase de Oscar Wilde, es el epígrafe del extenso y rico texto curatorial de la muestra “Arte abstracto en Tucumán: Espectros”. Así, su intento queda bien descrito: se trataría prácticamente de una ucronía. Y es que, ¿ha habido una tradición en ese sentido? Una nota al pie del mismo texto echa luz sobre la cuestión: de un relevamiento de la colección del Museo Provincial Timoteo Navarro se deduce que, sobre un total de 903 obras, solo el 4,5 % podría ser catalogado, a veces de manera forzada, como abstracto. Y dentro de ese breve porcentaje únicamente nueve de los artistas cuyas obras integran la colección nacieron en Tucumán.

Ucronía, entonces: una historia alternativa, posible pero distinta de la registrada. El gesto de los curadores del espacio, Gustavo Nieto y Bruno Juliano, ideólogos de este recorte, se percibe más que nada como un lirismo curatorial que poetiza el anacronismo, se mueve a contrapelo por la historia y cubre el vacío con arte abstracto del presente —puesto que de las 15 piezas que reúne la muestra (si excluimos el dibujo-performance de Belén Romero Gunset “4 horas 34 minutos 19 segundos”, que tiene dos tiempos: 2010 y 2017) solo dos no fueron producidas entre 2016 y 2017: “Charco Avichao”, de Timoteo Navarro (1962), cuyo rol en la muestra es el de piedra angular, y “Auriga”, de Margarita Vera (1985).

En “Ante el tiempo. Historia del arte y anacronismo de las imágenes”, Didi-Huberman escribió que frente a una imagen, tan reciente, tan contemporánea como sea, “el pasado no deja nunca de reconfigurarse, dado que esta imagen solo deviene pensable en una construcción de la memoria”. Montaje de la historia, “tan ficticio como real”, el relato de “Espectros” interroga el predominio de lo figurativo en la narrativa histórica del arte tucumano y dialoga con el prejuicio que señala la abstracción como superflua.

Los curadores se preguntan por el origen de la hegemonía figurativa en la producción provincial: acaso se deba a la marcada presencia del paisaje; o a la crudeza de la historia reciente y el consecuente mandato de denunciar a gritos en un realismo mágico neofigurativo; o quizá simplemente se deba a que —contra la inquietante negación que implica lo abstracto, que toma distancia no solo de la representación sino también del tiempo y que es, asimismo, un “correr hacia las sombras y resistir”— la apariencia de lo real tranquiliza.

“Espectros” propone penetrar en las sombras, atravesar la oscuridad y encarar el descenso a una cripta (ella misma cargada de relatos temporales sumamente visibles en la materia que la conforma: el pasado, lo inundado, lo rescatado, lo resignificado) “para circular por una constelación de formas etéreas” moldeadas con el ectoplasma del arte.

Un último doblez complejiza aún más la propuesta: los curadores han convocado a escritores y poetas contemporáneos a ficcionar con sus textos el relato que conforman las obras para de ese modo dar lugar a una construcción colectiva, una historia literalmente escrita por otros, por muchos. El catálogo con los textos se presentará en el cierre de la exposición.

La exposición, que es parte de una investigación que se ha desarrollado con el apoyo del Programa Plataforma Futuro del Ministerio de Cultura de la Nación, reúne obras de Timoteo Navarro, Ricardo Fatalini, Fabián Ramos, Andrés Sobrino, Margarita Vera, Mariana Ferrari, Belén Romero Gunset, Carla Grunauer, Damián Miroli, Sofía Noble, Hernán Aguirre García, Benjamín Felicce, Juan Ojeda, Ana Benedek y Alejandra Galván. Y podrá ser visitada hasta el 28 de octubre, los días miércoles, viernes y sábados de 18.30 a 21 en Espacio Cripta (Don Bosco 1450, San Miguel de Tucumán).

“NOFORCEMIOCAPIT”, de Benjamín Felicce.

“Charco Avichao”, de Timoteo Navarro, junto a “Niño Feroz III”, de Sofía Noble.

Comentar

Comentarios

Escribí tu busqueda y presiona enter.