Conectate con nosotros

“Se pretende reabrir la pregunta sobre los conceptos de libertad e independencia en nuestra contemporaneidad”

Hoy se inaugura “Taceles elaborados a partir de una alegoría de la libertad construida en 1904” del artista Gaspar Núñez, en el Museo Casa Histórica. La Nota entrevistó a la artista y tutora del proyecto, Patricia Hakim.

Parecería un desafío imposible pensar la representación de una idea -cualquiera sea- del mismo modo que fue concebida 100 años después de su construcción. La obra de Gaspar Núñez, que se inaugura hoy en uno de los patios de la Casa Histórica de Tucumán, opera desde una perspectiva que problematiza, por un lado, “…una alegoría de la libertad construida en 1904” y, por otro, la disputa de sentido existente en el ámbito de la escultura, donde las representaciones “tradicionales” desde la contemporaneidad -y no sólo la que indica tiempo presente- despiertan distintos conflictos e incluso rupturas. La palabra “copia” ocupa un lugar protagónico en la obra de Gaspar Núñez, con un efecto que desprende a la Libertad de la idea de pieza única y original a la que asociamos normalmente los monumentos.

Taceles elaborados a partir de una alegoría de la libertad construida en 1904 fue desarrollado en el marco de Plataforma Futuro 2017, programa para la investigación y creación artística impulsado por el Ministerio de Cultura de la Nación. En esta oportunidad, Gaspar Núñez trabajó conjuntamente con la destacada artista Patricia Hakim, como su tutora, convocada y designada por Plataforma Futuro. Patricia conoce en profundidad la escena tucumana desde que desarrolló, junto Valeria González, el programa Entrecampos regional, con incidencia en más de 17 ciudades argentinas -entre ellas San Miguel de Tucumán-, a través de la Oficina Cultural de la Embajada de España e instituciones locales. Hakim se desempeñó como profesora, curadora, crítica, investigadora y gestora en el ámbito del arte. Se trata de una profesional con un amplio recorrido y prestigio nacional e internacional. En la actualidad, su trabajo se basa en ejercer el arte como una práctica alternativa de acción y desarrollo de contextos. Para ello genera prácticas colectivas, horizontales y multidisciplinares, estimulando el debate, análisis y experimentación en el campo visual y más allá.

Libertad

La representación que Gaspar Núñez señala en su obra tiene, originalmente, cara y cuerpo femenino y permanece en la Plaza Independencia desde 1904. “El escritor Pablo Rojas Paz, niño entonces, fue testigo de la ardua faena de construir el pedestal de granito y colocar la figura al tope. En un capítulo evocativo de El patio de la noche, narra que “la imponente escultura que representaba a una mujer rompiendo cadenas, fue colocada sobre el pedestal ante un numeroso pueblo, que comentó el hecho durante mucho tiempo”. Lola Mora representaba una auténtica gloria local, a cuyo paso se descubrían los señores y se hacían lenguas las mujeres”, escribió Carlos Páez de la Torre el 19 de Junio de 2016 para La Gaceta.

Fotografía tomada por Analía Jaramillo, La Gaceta

Histórica monumentalidad

Desde la Antigüedad, los monumentos persiguieron la perpetuidad y Patricia Hakim, en La obsolescencia del monumento (Museo de Bellas Artes René Brussau, Resistencia, Chaco, 2009) problematizó la concepción, los usos y las implicancias de la monumentalidad en las categorías de contemporaneidad, donde lo perpetuo dejó de tener el sentido que operaba 100 años atrás. “Los monumentos son signos de época e invitan a ejercitar la memoria y homenajearla. Sin embargo, la pretensión de los monumentos es di-funcional porque no son parlantes, no comunican, entonces, se puede pensar que están apagados, como un volcán, pero que, al tocarlos -dependiendo del modo y para qué- algunos pueden entrar en erupción hasta estallar y otros, en cambio, continuar apagados”, explicó la curadora de La obsolescencia del monumento.

“Actualmente la monumentalidad tiene otras configuraciones y maneras de conmemorar. Luego del Holocausto en Alemania se abrieron preguntas importantes en torno a las acciones de cómo conmemorar, cómo recordar y varios artistas, entre ellos el alemán Horst Hoheisel, desplegaron diferentes acciones e intervenciones en el espacio público, tras la búsqueda de la reivindicación de la memoria desde pequeños lugares como monumentos invisibles, concepto abordado por el artista Jochen Gerz“, agregó.
Respecto a los modos de conmemorar post-holocausto, Patricia relató lo que sucedió con la Fuente de Aschrott. “El benefactor Sigmund Aschrott ofreció, a modo de obsequio, una fuente constituida en bronce para la ciudad alemana de Kassel en el año 1908 y fue colocada en el centro de una plaza. En abril de 1939, el monumento fue secuestrado por soldados nazis de su lugar, fundido y convertido en material armamentístico para la guerra.  Décadas después, en 1987, Horst Hoheisel, construyó una réplica de la fuente original y fue colocada en el mismo sitio pero de forma negativa (del nivel de la tierra, hacia abajo), apelando a la idea de contra-monumento”‘ relató.
Salvando las distancias y el contexto, el monumento en conmemoración a Juan Bautista Alberdi, también esculpido por Lola Mora y emplazado en 1904 en San Miguel de Tucumán, sufrió varias acciones catalogadas por distintos medios como actos de vandalismo. “El espacio público tiene lógicas impredecibles y es un terreno en el que se juegan muchas cosas. Se puede emplazar un monumento contemporáneo en una plaza y también puede sufrir daños. Desde el poder de turno, cuando se inaugura un monumento, se impone una idea, incluso una voluntad popular, mayoritaria a veces, pero no deja de ser una imposición”, explicó Hakim.
Intervenir la vía pública con un monumento opera como una imposición y, en este sentido, es imposible pretender que todos y todas las personas que lo rodean encuentren valor simbólico, artístico, cultural y/o político en él. Las agresiones contra los monumentos e intervenciones en la vía pública funcionan como síntomas sociales. Actos de vandalismo, como los que sufrió el monumento de Alberdi, y anécdotas como la escena protagonizada por un transeúnte en la intervención del artista visual Res en la entrada de la Casa Histórica -en el marco de la inauguración de la 8º Bienal Argentina de Fotografía Documental, año 2016-, funcionarían como síntomas sociales de diversas cuestiones, entre ellas de desinformación y desconocimiento ligados al ámbito de la educación en general y del arte en particular.

La estatua de la Libertad fue encargada a Lola Mora a principios del S.XX para conmemorar el centenario de la independencia. Iba a ser emplazada en 1904 en el centro del jardín de la Casa Histórica entre los relieves representativos del 25 de mayo y de la declaración de la Independencia. Pero cambia esa locación, por una resolución gubernamental inesperada, emplazándosela en la Plaza Independencia (Tucumán), lugar adonde aún sigue. Gaspar Núñez presenta en el Museo Nacional Casa Histórica de la Independencia una instalación integrada por un conjunto de taceles (Se entiende por tacel a la impresión negativa tomada de una parte de la escultura que tiene por fin ser reproducida, es decir, son fragmentos copiados del original, a ser vaciados con otro material) hechos a partir de la Libertad y los despliega en la ubicación original denegada. Retoma aquel sitio, no para mostrar el producto triunfante de la alegoría de la Libertad, sino más bien, para indagar sobre la efectividad simbólica que se le atribuye a determinados modos de producción. Se busca cuestionar el concepto clásico de monumento (caracterizado por la centralidad, verticalidad, nobleza en los materiales, inclusión de pedestal, homenaje, etc.), problematizar las nociones de original-copia y se pretende reabrir la pregunta sobre los conceptos de libertad e independencia en nuestra contemporaneidad, habiéndose cumplido ya los 200 años desde su declaración.
Conjugando todas estas cuestiones, Núñez propone un montaje similar al del cascarón de un huevo luego de su eclosión para Taceles elaborados a partir de una alegoría de la libertad construida en 1904.

<

p style=”text-align: right;”>Patricia Hakim
Gaspar Núñez
marzo de 2018

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Previo a los taceles: “Instalación. Medidas variables. Traducción de dos cabezas de la serie de los Mineros del escultor tucumano Juan Carlos Iramain (1900-1973) realizada con yeso vertido en moldes flexibles de silicona sin contramoldes. 2017. Gaspar Núñez”.

Los monumentos hoy

“La respuesta que dan las y los artistas en sus producciones actuales no persiguen la meta de convertirse en verdades como se perseguía desde la vieja concepción monumental, donde existía la figura del héroe o del prócer en su caballo, el pedestal -que apela a una marcada verticalidad- y materiales que garantizaban la perpetuidad. El artista actual pretende adoptar una postura ad-hoc, in situ para la ocasión, corriéndose del aura de la obra, del genio, apelando a las acciones. Incluso puede prescindir de lo material: se puede homenajear en una determinada fecha y convocan a una multitud en un lugar y momento específico. En este sentido, las Madres de Plaza de Mayo, hicieron una acción, un acto monumental alrededor de la pirámide de Plaza de Mayo, sin pretenderlo como tal y, sin embargo, se constituyó como monumento”, explicó Patricia.

Los taceles de la Libertad

“Gaspar con su obra logró poner en cuestión al monumento de la Libertad mediante un doble juego de centralización y descentralización. La primera, en tanto eligió un emplazamiento denegado y, la segunda, por la manera en que planteó la acción de repensar a Lola como una alegoría también.

El trabajo en general tuvo un excelente proceso y significó una gran evolución que cite en la puesta el procedimiento y, a su vez, lo presente de manera estallada, fragmentada, dejando a la vista lo desechado, lo que normalmente no se expone, lo que nadie sabe siquiera qué significa. Aquello que sólo lo sabe un técnico, un profesional de la materia. Gaspar puso en escena lo desechado y lo empoderó a partir de una altura física que, a su vez, produce dislocación en público. Es en ese punto donde empieza a encontrarse la poética del trabajo de Gaspar: construir lo no dicho“, concluyó Patricia Hakim.
La inauguración se llevará a cabo de 18 a 21 hs en la Casa Histórica.

Evento en Facebook

 

La fotografía de portada fue tomada por Javier El Vázquez.

Las más Leidas

Violencia policial en Famaillá: “Se pasaron de copas y se ensañaron con los presos”

Tucumán

Ya está disponible el formulario para acceder al cupo laboral trans en el Poder Judicial

Tucumán

CULTURA DIGITAL| Dejá de Stalkear

El INADI recibió a Alejo, el joven agredido por un mozo en el microcrentro

Tucumán

Se aprobó el cupo laboral trans en San Miguel de Tucumán

Tucumán

Con “El Motoarrebatador” inaugura el autocine de Yerba Buena

Cultura

Sucribite a La Nota

Copyright © 2020 lanotatucuman.com todos los derechos reservados

Connect
Sucribite a La Nota