Estas Leyendo:
Las obras que se convirtieron en dominio público en 2018
Nota Completa 4 minutos para leer

Las obras que se convirtieron en dominio público en 2018

El 1º de enero entran en dominio público aquellas obras que sus derechos de autor o de reproducción están vencidas. En Argentina una obra de un/a escritor/a entra en dominio público 70 años después de su fallecimiento.

Todos los 1º de enero las obras de distintos escritores pasan a dominio público. La ley de derechos de autor establece cuándo expira el copyright de un creador. En Argentina, al cumplir 70 años del fallecimiento del titular de los derechos, las obras entran al dominio público, según dispone el artículo quinto de la ley 11.723. Por eso, este 1 de enero, los autores que fallecieron durante el 1947 son los homenajeados de la fecha.

El Convenio de Berna estipula que los derechos caducan 50 años después de la muerte del escritor, como sucede en Uruguay, Canadá, Panamá, Filipinas, El Salvador y República Dominicana y Cuba. En el caso de España, mantuvo la Ley de Propiedad Intelectual de 1879, que fijaba el plazo en 80 años, hasta 1987, cuando la modificó para equiparar a la mayoría de los países. Los escritores que murieron antes del 7 de diciembre de 1987 se rigen por la anterior ley, que protegía los derechos de autor hasta 80 años después de su muerte.

Los editores, lectores y usuarios pueden editar, subir y compartir El corazón es un cazador solitario, Frankie y la boda y La balada del café triste de la escritora estadounidense Carson McCullers (1917-1967), cuya obra está en dominio público desde que comenzó 2018, junto con los libros de Dorothy Parker (1917-1967). H.P. Lovecraft (1890-1937) pasa a dominio público sólo en España –como murió antes de 1987, se rige por la anterior ley que establecía un plazo de 80 años–; y el británico Aleister Crowley (1875-1947), escritor, pornógrafo, místico y “mago negro”.

Otra autora de renombre que entra en esta categoría es Edith Wharton, novelista y autora de numerosos relatos. Su obra se considera un reflejo maravilloso de la decadente clase burguesa a finales del siglo XIX y principios del XX. Fue la primera mujer en ganar el Premio Pulitzer, todo un hito en 1921. Hoy en día sigue siendo una de las grandes figuras de su época y tiene una gran fama y reconocimiento en los Estados Unidos. De entre su obra hay que destacar sobre todo dos títulos: La edad de la inocencia La casa de la alegría.

Pero sin duda, uno de los clásicos que va a dar que hablar en 2018 es J. M. Barrie, quien, a primera vista, no parece un autor muy famoso. Barrie es el creador de Peter Pan, uno de los cuentos infantiles más conocidos de todo el mundo y que ha recibido numerosas adaptaciones al cine, el teatro y la televisión. De hecho, los derechos de Peter Pan fueron cedidos por el autor al Hospital para Niños de Ormond Street, el cual se ha financiado más de 70 años gracias a esta aportación.

Las obras del artista surrealista belga René Magritte también entraron a formar parte del dominio público. El artista se hizo conocido por crear una serie de imágenes espirituosas y provocativas que a menudo representaban objetos comunes en un contexto inusual. Al hacer esto, él desafió las percepciones pre-condicionadas sobre la realidad. Su trabajo fue extremadamente influyente, especialmente en el arte pop, minimalista y conceptual.

El año pasado habían ingresado al dominio público las obras de la estadounidense Gertrude Stein, del británico H.G. Wells y del español Federico García Lorca. 

Hay que recordar también que aunque un autor entre en el dominio público, las traducciones son consideradas como una obra propia y dependen de su traductor. Así que las viejas traducciones de los años 40, 50 y en adelante, siguen estando protegidas. Eso sí, nada impide trabajar en otras nuevas.

Comentar

Comentarios

Escribí tu busqueda y presiona enter.